Está aquí
Home > Noches y Espectáculos > Viene «Licha» Aristimuño a Tandil

Viene «Licha» Aristimuño a Tandil

Bonitas palabras de «Saymon» Ventos sobre la llegada del talentoso músico sureño a la serrana.

Durante el invierno tandilense, si salís a la calle a la mañana y soplas, sale humito. Un humo que no quema, fresco, lindo y que llama la atención. Las ciencias naturales seguro tienen explicación, pero no el pibe que se levanta y ve salir ese vapor de su boca por el simple frio. Lisandro Aristimuño puede producir esa sensación en todo el cuerpo: Frescura, placer e inquietud.  Y al igual que el frio, uno no siempre tiene ganas de sentirlo.

El frio no se elige: Aparece, se va, vuelve y abandona.

La primera vez que alguien muerde un kínder, pierde.  Lo mismo pasa con la Coca Cola y el helado soft. Es un pozo ciego del que las personas salen por convicción y no gustos. Tal vez aburra, por ahí asusta  o simplemente está muy lejos, algunos no llegan a juntar las monedas necesarias. Lisandro Aristismuño es candy. Quién escuche cualquiera de sus clásicos va a sentir glucosa en su cuerpo. No ese azúcar mala o adictiva: Es de la que realmente llena.

La dulzura puede cansar.

Lo más cercano a algo fresco y dulce es una pastilla de menthol. Hace diez años teníamos bocha de cosas dulces, empalagosas y vacías. La frescura estaba a cargo de Bom bom kid. Las discusiones, peleas y quiebres deben haber sido gigantes. Todo en un mismo walkman, auto o cama. Caos.

La reconciliación estaba tan cerca.

El frió de Viedma salvo el alma de Lisandro Aristimuño. El destino cuido su inspiración. El trabajo de un sensible nos devolvió la fe en la innovación híbrida. Se pueden crear grandes momentos en cuatro minutos de guitarras, percusiones, piano y alguna voz. Se puede narrar testamentos, frustraciones, deseos y utopías sanamente.

Tenemos la obligación de consumir Azúcar del Estero porque engorda el alma pero no tapa las arterias.

Deja una respuesta

Top