Está aquí
Home > Deportes > El Loco reconoce que a Grupo «sólo lo salva ganar»

El Loco reconoce que a Grupo «sólo lo salva ganar»

Los universitarios atraviesan una apremiante situación en la tabla del descenso, como no le tocaba vivir desde la temporada 2004/05, en la que terminó perdiendo la categoría (luego permaneció al ser invitado).

La zona 6 lo encuentra en el penúltimo lugar y su margen de error es ostensiblemente estrecho.

El domingo en Bahía Blanca, los universitarios lograron una victoria clave ante Tiro Federal (2-1). El cotejo marcó el inicio de un nuevo ciclo de Daniel Pérez en la conducción técnica.

El entrenador se prestó al diálogo con El Eco de Tandil  para contar detalles del mencionado triunfo y analizar el cotejo de mañana ante Villa Mitre, otro de los representantes bahienses:

-¿Qué análisis hiciste del partido en Bahía?

-Fue un difícil, ellos son un equipo que juegan bien al fútbol. Creo que hubo dos momentos claves. Primero, cuando el número 6 de ellos (Villalba) se hace expulsar. Quedaron con tres en el fondo pero muy metidos atrás, dispuestos a jugarnos de contragolpe. Y después, el gol de Matías (Méndez), que nos permitió levantarnos. Creo que redondeamos un partido muy bueno.

-¿Qué tipo de retoques se pueden hacer en estos casos donde prácticamente no hay tiempo para imponer un sello propio?

-Tengo la ventaja de que conozco a los jugadores, porque venía trabajando en el club, más allá de no ser el técnico. Traté de buscarle a cada jugador la posición en la que más puede rendir, sin inventar nada. Pero sobre todo trabajé en lo anímico. Le dije al plantel que, aunque me tocara estar un partido, yo venía para ganar. Los chicos lo entendieron, les gustó el trabajo que hicimos en la semana y se terminó dando un resultado positivo.

-¿Sabés exactamente lo que puede darte cada futbolista de este plantel?

-Sí, más allá de que a los “de afuera” no los conozca tanto, he ido a algunos entrenamientos y pude verlos. También hablaba mucho con Tenaglia (Hugo, su antecesor en el cargo) y él me iba contando sobre cada jugador.

-¿Encontraste un grupo cabizbajo o con la energía necesaria para salir adelante?

-De entrada, cabizbajo. Pero unos días antes del partido (ante Tiro Federal) el panorama cambió, la actitud fue otra y aparecieron ganas de cambiar las cosas. Lo noté en el viaje, en el hotel, se percibió que teníamos chance de sacar un buen resultado. No sabía cuál sería el rendimiento de algunos jugadores que están faltos de fútbol como Olaechea y Prezioso, son dos jugadores que no se pueden haber olvidado de jugar. Lo que más me gustó fue cómo se ganó, porque aunque nos está faltando gol, pudimos llegar de manera muy clara cuatro o cinco veces.

-En tu caso es asumir un desafío, en el que parece haber más por perder que por ganar.

-Pasé de la nada a tener un problema. Apenas ganamos un partido y me puede pasar que pierda todo lo que falta y nos vayamos al descenso. Pero Richard (Zarini) me dio la confianza y me decidí a dirigir el equipo. Y le dije que tengo una diferencia respecto a otro técnico que podría haber traído, que yo soy del club y dirijo más con el corazón que otra cosa. Otro técnico viene, se va al descenso y se va de Tandil como si no pasara nada.

-Tampoco hubiese sido apropiado contratar a alguien que no conozca el plantel o la categoría, restando tan pocos partidos.

-Es difícil, no hay tiempo para trabajar. Tenés que armar un equipo y día a día ir solucionando los problemas que se te van generando. Como me ocurre ahora, que contra Villa Mitre no voy a tener ni a Castro ni a Cristian Pérez.  Lo que más me preocupa es cómo reemplazarlos, más allá del rival, que será muy difícil.

-¿Comenzaste esta semana con otra tranquilidad luego de la victoria y de ser confirmado en el cargo hasta la finalización de la temporada?

-Para nada, mi único pensamiento es ganar, más allá de que tenga que estar un partido o muchos. Y quiero que los jugadores me banquen y me ayuden a lograrlo. Me gustó que en el plantel no hubo un solo problema, y noté que si les pedía que se tiren a trabar de cabeza lo harían, y eso se notó en Bahía Blanca. Se vio un equipo con más ganas, con más colaboración, los jugadores entendieron que es la única manera de salir adelante.

-¿Notás a Zarini desanimado en esta situación apremiante?

-Lo veo bien, está tranquilo. Es un dirigente con todas las letras, sabe lo que quiere y me transmite tranquilidad. En mi anterior ciclo, cuando me iba mal me respaldó y me brindó una seguridad que no te da cualquier dirigente. Sólo tengo palabras de agradecimiento para él, me puso a dirigir un Argentino B cuando yo venía de Atlético San Manuel. Me hizo quedar en el club y me dio esta nueva oportunidad, poniéndome antes que a otros técnicos que tienen un nombre en la categoría, algo que yo no tengo.

-¿En la lucha por no descender ves a algún rival más endeble que los demás?

-No miro rivales, tengo que ganar. Si me decís “tu equipo jugó mal pero ganó” está todo bárbaro, hoy lo único que me salva es ganar. No puedo pensar “acá tengo que sacar un punto, perdió aquel equipo…”, estamos obligados a ganar. El que estoy usando no es el sistema que me gusta, pero me tuve que adaptar a los jugadores que tengo. Tengo un equipo muy preparado para atacar, con un gran potencial de tres cuartos de cancha hacia adelante.

-Pensando en los arbitrajes, ¿hasta qué punto es perjudicial jugar una instancia de estas características sin tener una localía muy fuerte?

-Los arbitrajes en Tandil suelen ser perjudiciales para el local, hasta a Santamarina le pasa. Cualquier árbitro viene con la idea de que si se equivoca no pasa nada, entonces muchas veces te perjudican. No debe haber en la provincia, o en el país, un lugar tan tranquilo como Tandil para dirigir. En cambio, el otro día en Bahía el árbitro fue muy localista, nos anularon mal un gol y llegó un momento en el que nos metió en un arco.

-¿Qué te sugiere enfrentar a Villa Mitre?
-Es un equipo de muy buenos jugadores, con experiencia, capacidad en el juego aéreo y delanteros muy peligrosos. 

por Por Fernando Izquierdo, de El Eco de Tandil

Deja una respuesta

Top