Está aquí
Home > Notas Picantes > Gracias a los nabos y los inoperantes, Santa no será ni local ni visitante

Gracias a los nabos y los inoperantes, Santa no será ni local ni visitante

Lo decidió el CO.PRO.SE.DE. Seguramente el Auriné será local en Mardel o Tres Arroyos y su hinchada no podrá asistir a los partidos. Bien, muchachos… ¡¡lo lograron!!

Informe de Juan Casero, amigo y prensa aurinegro

Estimados colegas:

Cumplo en informarles que la comisión directiva del club Ramón Santamarina a través de su presidente ha sido notificada por al CO.PRO.SE.DE, sobre los siguientes temas.

Primero: En conjunto con la policía tucumana el CO.PRO.SE.DE informa que el partido del domingo entre San Martín y Santamarina deberá disputarse SIN PÚBLICO VISITANTE.- 

Segundo: Que hasta tanto se realicen una serie de obras dispuestas por el CO.PRO.SE.DE, en el estadio Gral San Martín, el club Ramón Santamarina deberá actuar como local en un estadio de otra localidad, a definir. Además en los mencionados encuentros que se disputen fuera de Tandil, se prohíbe la concurrencia de hinchas.-

Tercero: Que a partir de los hechos acontecidos el pasado lunes el CO.PRO.SE.DE, decide que luego de las obras que se lleven a cabo en el estadio Gral. San Martín, la tribuna techada será platea para socios y las tribunas populares serán las de piedra y madera respectivamente.-

 

Tras los incidentes grabé algunos pocos videos y tenía pensado armar una notita sobre el escándalo y papelón que fue para todo Tandil que 20 energúmenos nos hagan quedar como indios salvajes y logren clausurar el estadio y arruinar o empañar la campaña de Santamarina en el actual Argentino A.

Me emocioné con la bronca de Tony Bertoya, que se calentó mal con estos nabos sabiendo que los perjudicados iban a ser ellos, los jugadores.

Y lamenté ver tan a flor de piel la inoperancia de los policías que nunca supieron qué hacer dadas las circunstancias de desorden. Luego, los “inadaptados de siempre” -diría Ale Fabri- siguieron fuera de la cancha agrediendo absolutamente de gusto a los canas. Y éstos nunca atinaron a usar el sentido común, aunque sea ni 5 minutos.

En fin, comprendí la cara de desazón de los dirigentes (Pablito Bossio, pobre, estaba pálido y muy bajoneado) y antes de ponerme a escribir sobre ese sinsabor que me significó todo eso, pensé si valdría la pena dedicarle unas líneas a 20 nabos que son “hinchas de nadie”, porque de Santamarina no pueden ser. Pensé que tampoco valdría la pena contarle a los lectores de la inoperancia policíaca, porque todos los que estuvimos en la cancha la vimos tan evidente que el boca en boca se encargaría de difundirla y, aparte, no ganamos nada. Y caí, finalmente, en la conclusión que el CO.PRO.SE.DE es más de lo mismo: entre nabos e inoperantes. Así que mejor me guardé la crónica de una noche fea y que sea lo que Dios quiera.

(Foto Rody Becchi, El Eco)

Pepo

Deja una respuesta

Top