Está aquí
Home > Deportes > TELECHEA PAGA CON GOLES

TELECHEA PAGA CON GOLES

El balcarceño ex Santamarina debutó en la red de Primera División del futbol argentino.

Fernando Telechea está pagando con muy buenas actuaciones y ahora le suma gol a la confianza que Caruso Lombardi le deposita, en su primer partido de titular jugó un gran encuentro encarando siempre a la defensa de Gimnasia y Esgrima de La Plata y tuvo como corolario un gran gol de cabeza inatajable para el Gato Sessa.

Chequeamos distintas paginas y foros del Matador y están todos enloquecidos con la actuación del atacante, el venir de un equipo de ascenso como Santamarina habría signos de interrogación que rapidamente esta develando. Nosotros en Tandil estabamos seguros de lo que podía dar.

Hace unos años el que recorrió el mismo camino fue Chavo Alustiza, esta vez le tocó a Telechea, el proximo puede ser Amiel Cuesta, alguno de los mellizos Valerio, quien sabe. El futbol del interior vale y es una cuna de grandes jugadores.

A continuación la cronica del Diario Deportivo Ole:

Tigre se despreocupó: como este Lobo no muerde, el Matador jugó suelto, presionó y con un Román Martínez inspirado se impuso con justicia por 2-0 gracias a los goles de Castaño y Telechea.

Tic, tac… Tic, tac… Las agujas, más pesadas que nunca, fueron de plomo para Gimnasia. El reloj, cuando las vísperas no son buenas, es el peor enemigo. Y el Lobo, que parece haberse acostumbrado a no hacer goles, a medida que corría el tiempo engordaba por el consumo de nerviosismo y la preocupación de la tabla roja en el lomo.

Es que este Lobo no tiene dientes, por lo que no encuentra ninguna Caperucita que morder. Esto, más un mentalizado "justo a nosotros nos van a hacer un gol", hizo que Tigre se despreocupara: mantener su arco bien custodiado no fue una prioridad. Y se soltó. ¿Raro en un equipo de Caruso? No, inteligencia pura para leer el rival que tenía enfrente.

El Matador siempre fue más. Con la justeza, la inteligencia y la claridad de un Román Martínez que jugó a ser otro Román, el del Topo Gigio. Con un Castaño que entendió que, lejos de formarse charcos, la pelota viajaba a 110 kilómetros por hora con la lluvia como rocío en el Monumental de Victoria. Con un Telechea persistente y un Ribair Rodríguez vigoroso.

El gol de Castaño fue un premio al esfuerzo y el de Telechea un gancho al mentón. En el amanecer del segundo tiempo, Tigre cantó el 2-0 y Ardente le sacó el último colmillo al canino: Graf se perdió lo único más parecido a un mano a mano que tuvo el equipo de Cocca, incapaz de meter algún tarascón. No hizo falta un bozal, el Matador siempre lo tuvo bien amarrado a la correa.

Deja una respuesta

Top