Está aquí
Home > Notas Picantes > CRITICAN AL CRITICO NUMERO UNO DE COSA DE SERRANOS

CRITICAN AL CRITICO NUMERO UNO DE COSA DE SERRANOS

(7 comentarios). Agustín Gómez Di Nardo, columnista nuestro que defenestró el sitio días atrás, recibió condecoraciones verbales de otro internauta con cierta labia.

A uno le dan ganas de aplaudir hasta despellejarse las manos al leer el discurso perspicaz con el que se despachó el Dr. Gómez. No dejan de maravillarme las profundas enseñanzas que dejan en una persona 5 ó 6 años de educación universitaria.

La nunca vista capacidad del defensor de pobres y desprotegidos nos guía a través de un apasionante laberinto de oraciones  construidas de una manera tal, que hubiesen hecho abandonar al instante su profesión de escritor a los Hemingway, a los Cortázar, a los Bioy Casares, a los Galeano (perdón, soy un pelagato, no conozco al Sr. Conde de Lautréamont , pero prometo leerlo) por sentirse unos principiantes. Ya hubieran querido tener el talento de ubicar la palabra “meridianamente” en algunos de sus textos, pero no les “dio el cuero” (bah, tal vez se dieron cuenta de su cacofonía y de su poca belleza y la descartaron).

Al leer lo que escribe el sabio en leyes no deja de invadirlo a uno la sensación de estar frente a un “nuevo rico” de la palabra, que al contar con una aparente y recientemente adquirida  riqueza de vocablos, no duda  en mostrarla con altivez a los demás, pero llevándose por delante las más básicas leyes del buen gusto (justo él, todo una paradoja – ¿por sus formas, se creería que estaba redactando un expediente?-). Lamentablemente, cuando el lector, con mayor o menor esfuerzo por superar el tedio, llega al final del mencionado laberinto, se topa con la melancólica conclusión de la superficialidad y la vacuidad absoluta de sus dichos, de todas maneras, merece que nos paremos y renovemos el aplauso por su talento de hablar mucho y no decir nada, eso sí, una nada oportunamente adornada con afectada pompa, lo que se dice, un cosmetólogo de la labia.

Pero atención, que el mercachifle de la verba no se limita (o no se circunscribe, corregime Agustín) a enceguecernos con el brillo de su prodigiosa retórica, sino que además se hace un tiempo para aleccionarnos sobre el ABC del marketing y, por qué no, ya que está, también nos enseña cuantos pares son tres botas en la cuestión de lo que es banal y lo que no en una página de internet (para este fin nos comenta acerca de los intereses del internauta medio –?- y ¡¡de la barra desplazadora!!, lo que se dice, gastar pólvora en chimangos teniendo en cuenta su insondable aptitud).

Querido Pepo, los que tienen iniciativa y avanzan construyendo, siempre se encuentran en el camino con alimañas carroñeras, agazapadas y olfateando algún error o defecto, con el cual alimentarse y encontrar un patético motivo para quedarse como están, estancadas en una vida consagrada a la ignominiosa actividad de ser un botón por elección y vocación. Adelante CDS y que los proyectos nobles no detengan su marcha.

 

La nota de AGD: DESPEDAZAN (CON ALTURA) A COSA DE SERRANOS

Deja una respuesta

Top