Está aquí
Home > Deportes > MONACO CACHETEO A ANDREEV EN ROMA

MONACO CACHETEO A ANDREEV EN ROMA

Juan Mónaco utilizó el pico y la pala para vencer al último tipo que le ganó bien, sobre polvo, a Rafa Nadal: el ruso Igor Andreev. Fue por 7-6 y 7-5 en el foro itálico y que se venga Hanescu. Ojo, si le gana, después dice “chau” ante el mallorquín. (Por Pepo)

Me declaro admirador de Rafa Nadal, es el deportista contemporáneo al que más garra, huevos o cojones le he visto en una contienda deportiva. Hecha esta aclaración, y dada mi subjetividad, debo decir que el último tipo que yo siento que le ganó “bien” un partido de tenis sobre polvo de ladrillo a mi apreciado Rafa se llama Igor y se apellida Andreev. De ahí, la valoración que tengo del triunfo de Pico Mónaco hace instantes en el Foro Itálico. Piquito lo bajó al ruso del buen drive por 7-6 y 7-5, en el segundo set estuvo break abajo pero quebró dos veces para pasar al frente y lo cerró bien y ahora jugará con el rumano Victor Hanescu.

¿Es bueno esto? ¡Que sé yo! Para mí el rumano es más jugador que Berrer, que era la otra opción pero también cierto es que el alemán venía de ganarle días atrás a Pico por un doble 6-4 en Montecarlo. Además, Piquito en el historial se impone 1-0 sobre Hanescu porque le ganó el año pasado en Auckland, aunque sobre duro (ronda 32, fue por 6-3 y 6-4).

Ahora, bien, si el tandilense supera a Victor se despediría en tercera ronda a manos del gran Rafa que tras apabullar a todos en Montecarlo, descansó y no jugó en Barcelona, por lo que debería ganar este torneo no digo que caminando (se cruzaría con Federer o Cilic en semis) pero más o menos al trote.

 

¿POR QUE ANDREEV FUE EL ULTIMO EN GANARLE BIEN?
Los seguidores de Nadal sabrán que antes de la soberana racha de triunfos y palizas consecutivas que cosechó él, Igor Andreev fue su último verdugo en Valencia 2005 (7-5 y 6-2). Antes de eso, muchos se pueden confundir, con que el Gato Gaudio fue quien lo venció en Buenos Aires ese mismo año, pero Gastón vendría a ser el anteúltimo en un partido muy raro (0-6; 6-0 y 6-1) en Baires.

¿Y todas las derrotas que vinieron luego? Acá expongo mi muy discutible teoría. La más estruendosa fue ante Soderling el año pasado en Rolanga, cuando le cortaron la racha. Rafa estaba, no desgastado, desgastadísimo físicamente y tal es el caso que no pudo jugar Wimbledon después (donde defendía el título). Más ejemplo que ese para testificar que su lesión fue real, no hay.

Ahora: las derrotas con Ferrero en Roma y con Federer en una final de Hamburgo tienen distintas lógicas. Con el Mosquito no podía pisar de las ampollas que tenía, es más, el propio Andrés Mónaco estaba en Roma ese día y lo fue a visitar tras dicho partido y me contó que era impresionante cómo Rafa se había animado a salir a la cancha en esas condiciones. La de Federer es la que más me discuten mis amigos pero casualmente fue el fin de la estratosférica racha de triunfos y aunque muchos no me crean, a Rafa le convenía perder. ¿Por qué?  Fue en Hamburgo 2007, Nadal acumulaba una racha animal de éxitos consecutivos sobre polvo y toda España y el mundo hablaban de cuándo culminaría. Venía de ganar Mónaco, Barcelona y Roma, o sea, más no podría haber ganado y llegó en una gamba a la final del torneo alemán. Jugando pésimo, creo que nunca lo vi jugar tan mal sobre polvo (sacando la derrota con Robin) se llevó el primer set por 6-2 y yo pensé, “listo, si jugando así lo vence, es imposible que alguna vez pierda”. Pensado esto, empezó a errar extrañamente y Roger ganó la final por 6-2 y 6-0. Más raro, echale barro. Me quedé con la sensación de que todo había sido un engaño, de que al tipo le convenía sacarse la mochila de encima de tanta presión que sostenía por tener que ser el mejor sobre polvo y ganar sí o sí y pensé que me estaba volviendo loco. Ese lunes escuché la Oral Deportiva tras discutir y bancar dicha teoría con un compa de laburo que decía que yo no reconocía el mérito de Federer y ahí fue cuando lo escuché a Juano Moro, en radio Rivadavia, decir exactamente lo mismo que pensaba yo, que a Nadal le vino bárbaro perder esa final. Me agarró tal excitación que no aguanté y apenas salió del aire el experimentado periodista avezado en tenis desde toda su vida, lo llamé a la casa. Le comenté que compartía cien por cien su idea y me tranquilicé. Estaba vivo y cuerdo. Luego Rafa superó a Federer en la final de Rolanga de ese año y nos dio la razón a Moro y a mí. Tras eso Rafi le ganó varias veces más a Roger y llegó la final de Madrid del año pasado, aunque no parezca, la última vez que se enfrentaron. Nadal venía de ganarle al suizo en el Abierto de Australia (cuando lo dejó llorando) pero mucho más que eso, en una semifinal épica le ganó en el patio de su casa y completamente exhausto a un Djokovic que jugó el mejor tenis o uno de los mejores tenis de su vida sobre polvo. Llegó tan destrozado a la final Rafita que cayó sin atenuantes 6-4 y 6-4 ante el suizo. Pero estando bien, nadie duda de que es un extraterrestre que baja del espacio y le gana a cualquiera sobre polvo. Hay veces tengo la sensación de que descansado, si le unen a Djokovic, Murray y Federer en un mismo día, él les ganaría.

Vi varios duelos Nadal-Federer (en total jugaron 20 veces y yo vi con certeza 15, el historial favorece al español por 13-7) y puedo asegurar que en el mano a mano es de una raza superior al mejor tenista de todos los tiempos. No hay vuelta que darle. En fin… quería publicar esto, agarré la guitarra y no paré. Ojalá podamos ver a Nadal ante Pico en tercera ronda de Roma.

Deja una respuesta

Top