FM Eich
"Los equipos que carecen de grandes figuras siempre se arman de atrás para adelante". (Juan Manuel Schang -titular de Manhattan Intrumentos Musicales y zaguero de "Salí de ahí maravilla"-.

03/03/2017

Comprale a Angie...

Angela Juliana Luna es na joven música que vende alfajores de maicena en la calle y desborda simpatía. El Diario de Tandil hizo un lindo retrato de ella

La conocí en la oficina, entró con una sonrisa que iluminaba todo. Llevaba del brazo una canasta con alfajores de maicena. No recuerdo bien, pero creo que compramos un par para acompañar unos mates.

Así volvió a pasar varias veces, siempre sonriendo, incuso cuando no le comprábamos. Se notaba que disfrutaba, que se sentía bien.

En una de esas visitas hablamos unas palabras, me contó que era música y estaba juntando plata para irse a Brasil de gira. Me contó que tocaba el piano, la guitarra y hasta el chello. Una mujer orquesta, pensé.

Luego me sorprendí de que solo tenga 22 años. Quizás parece más grande, más adulta.

Más adelante me topé con un flyer de un recital y su nombre impreso. Allí me di cuenta que hacía mucho no pasaba con su clásica sonrisa y la canasta a cuestas.

El misterio se desveló hace una semana, cuando volvió a repetirse esa escena. Me contó que había estado en Brasil, que se había ido a dedo y de lo que había disfrutado.

Así se gestó este #Personaje de la Semana. Una piba, como tantas otras, con una linda historia para contar. Música y viajera. Sencilla y radiante. Créanme que esta piba tiene ángel. Tiene ese brillo que nunca pasa desapercibido.

Su nombre completo es Angela Juliana Luna, pero muchos le dicen Angie. Su madre se llama Daniela López y es música al igual que ella. Su padre es cocinero, pero un melómano como pocos.

"Nací y me gusta vivir en Tandil, pero amo viajar. Desde chica mi familia estuvo de acá para allá y me acostumbré a vivir así. Estuvimos un tiempo en Córdoba y también en el campo. Después a los 16 años me fui a vivir a La Plata, soy así desde que tengo uso de razón", le comentó a ElDiarioDeTandil.

Ese estilo de vida itinerante es un legado de su madre. Quien hoy se encuentra en Paraty, Brasil abocada a la música. "Tengo muchas cosas de ella, pero también hay antecedentes en la familia. Por la rama materna, una bisabuela cruzó la cordillera a pie. Era mapuche y lo hizo por amor, una locura. Se ve que algo de eso queda", sostuvo.

Tantas mudanzas también repercutieron en su educación. Fue a la escuela Normal, a la de Azucena, en San Antonio, en Capilla del Monte y en Polivalente, donde pudo desarrollar el costado artístico que trae de fábrica.

"A los seis años empecé piano. Le insistí tanto a mis viejos que me lo terminaron comprando. Después a los 9 seguí con la guitarra y me anoté en el conservatorio. En La Plata tomé clases con profesores de jazz. La música estuvo desde siempre. Me acuerdo que a los 14 años me fanaticé con Piazzolla y le quemaba la cabeza a toda mi familia", contó.

Vaya donde vaya, la música va con ella. Era una adolescente y se animaba a dar clases. Formaba grupos o se presentaba con su madre. Le gusta el rock, el jazz y la bossa. Ama la música brasilera y sigue proyectando su vida en esta sintonía. Piensa continuar sus estudios con el groso del Mono Fontana, músico y amigo del Flaco Spinetta.

Al igual que su madre, la flasheó en Brasil. Ya estuvo en dos oportunidades viajando y tocando allí donde se pueda. A veces sola, otras veces en grupo o acompañando a Daniela.

Tiene una hermana más chica que sigue los pasos de la genética. En un futuro cercano seguro saldrá el trío. No hay forma de evitarlo.

"Generalmente me manejo a dedo. Aprendí a moverme de esta forma y lo disfruto. El año pasado tardamos 5 días en llegar a Río de Janeiro", dijo sobre su último viaje. Llevó a cuestas la guitarra y sus instrumentos. Es su modo de vida y lo tiene súper asumido.

"En Brasil siempre hay trabajo para los artistas. Hay mucho turismo y buena onda. Me manejo con mucho cuidado y soy respetuosa, nunca me pasó nada feo y en cambio tengo experiencias maravillosas", relató.

Siente un profundo amor y respeto por la música. Por eso no para de estudiar y relacionarse con otros artistas. "La música es mi vida, es una forma de vida. Tampoco se me caen los anillos si tengo que hacer otra cosa para sobrevivir o para bancar las clases. Pero tengo claro lo que quiero y lo que me gusta", indicó.

El "pique" gastronómico empezó cuando estaba en La Plata, probó suerte con los alfajores de maicena y salió bien. Acá en Tandil volvió al ruedo y le agregó panes rellenos.

Este trabajo le da libertad y lo hace a placer. Cada mañana llena la canasta y sale por Villa Italia. Camina por Quintana, dobla en Del Valle y luego retoma por Rodríguez. Cuando llega al centro ya se puede ver el fondo del recipiente.

Ahora lo hace a medias con otro amigo músico. El cocina y ella vende. Los rebusques del músico siempre están a la hora del día. "Generalmente salgo cada dos días, porque también tengo que estudiar y doy clases en mi casa. Los fines de semana me presento en restaurantes con un show a la gorra. Cuando tengo que pagar el alquiler o juntar plata para otro viaje salgo todos los días. Así me voy manejando. No me vuelvo loca y trato de disfrutar lo que hago", comentó.

Hace 40 años atrás la hubieran tildado de hippie. Pero hoy es más común escuchar estas historias. Son jóvenes con metas distintas a la mayoría. No ven la felicidad en la estabilidad o en el ya olvidado sueño americano.

Angie hace lo que ama y vive como quiere. Sin imposiciones ni metas a largo plazo. Hoy sueña pequeño, grabar un disco con sus canciones, seguir viajando y disfrutar de la vida: "Se puede ser feliz con poco, hay que hacer lo que nos gusta y no esperar nada a cambio", finalizó.

Esta es una pequeña radiografía de su historia. La misma que transmite en sus canciones y melodías.

El Diario de Tandil

Nombre: E-mail:
(Tanto el Nombre como el E-mail son campos obligatorios)

CosadeSerranos.com.ar no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros. Los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite.

CosadeSerranos.com.ar se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina.

He leído y acepto los Términos y Condiciones