Está aquí
Home > Noches y Espectáculos > Gira latinoamericana

Gira latinoamericana

Un grupo de teatro tandilense presenta cinco espectáculos y seis talleres artísticos por diferentes países del continente americano

Proyecto Mondo es un grupo de teatro tandilense que se encuentra en una gira teatral por Latinoamérica con cinco espectáculos y seis propuestas de talleres artísticos. Ya llevan nueve meses de viaje, 115 presentaciones y 25 seminarios dictados. Actualmente crearon una plataforma de financiamiento colectivo para que, con ayuda de la comunidad, puedan costear los últimos dos meses de esta travesía profesional autogestionada.

En diálogo con El Eco de Tandil, Clara Giorgetti, Marianela Vallazza, Gastón Dubini y Catalina Landívar, todos graduados de la Carrera de Teatro de Unicén, relataron la experiencia de estos meses.

-¿Cuándo y dónde inició el viaje?

CG: -Dejamos Argentina el 16 de marzo de este año. Nuestro primer destino fue Ecuador. Allí estuvimos durante tres meses donde visitamos Guayaquil, Santa Elena, Cuenca, Baños de Agua Santa y Quito. En junio llegamos a Colombia y recorrimos Cali, Bogotá, Sopó, Medellín y Cartagena. Entre septiembre y diciembre atravesamos Centroamérica y estuvimos en algunas ciudades de Costa Rica, Guatemala y El Salvador. Nuestro destino más al Norte fue México, en donde permanecimos un mes entre San Cristóbal de las Casas, Ciudad de México y Cuernavaca.

MV: -Diciembre nos encuentra planeando la vuelta a Argentina. Estamos invitados a un Festival en la ciudad de Pasto (Colombia). En enero volveremos a Ecuador y será Perú el último destino antes de volver a nuestro país en febrero de 2017. En total serán siete países y más de 30 ciudades recorridas.

-¿Cómo fue el proceso de trabajo en estos meses?

GD: -En cada lugar fuimos realizando presentaciones de nuestras obras y dictando clases. El recorrido nos permitió acercar el teatro a contextos diversos. Actuamos en escuelas, salas teatrales, universidades, museos, centros culturales, centros penitenciarios, centros barriales, bibliotecas, asociaciones culturales comunitarias y espacios públicos.

Cada comunidad nos mostró distintas realidades: otras formas de vivir, de vincularse con el arte y el mundo. Visitamos lugares con profundas heridas sociales, que nos permitieron reflexionar sobre nuestro trabajo y sobre aquello que queremos seguir haciendo juntos.

CL: -En estos meses ocurrieron hechos significativos para nuestro recorrido profesional ya que tuvimos la posibilidad de presentarnos en el Teatro Malayerba de Quito, dirigido por Arístides Vargas y Charo Francés, ambos referentes del teatro y la dramaturgia a nivel internacional. En enero volvemos a dictar un taller intensivo allí.

Además fuimos invitados al Festival Artístico Chalateco en San Antonio Los Ranchos, El Salvador, en donde compartimos días de intercambio con artistas y gestores culturales que trabajan por la convivencia y la paz, en zonas que aun padecen los daños causados por la guerra civil en la década del 80.

MV: -Trabajamos en la Universidad San Carlos de Guatemala y en la Universidad Nacional de Quito, generando vínculos con alumnos y docentes de carreras artísticas.

Pudimos presentarnos ante un público masivo -junto a otros artistas callejeros- en espacios públicos de Heredia (Costa Rica) y de Coyoacán (Ciudad de México). Además, durante nuestra estancia en cada país vimos obras teatrales de artistas locales, tomamos clases y fuimos espectadores de ensayos de diversos procesos creativos.

-¿De qué se trata el video de Ideame?

CL: -Ideame es una plataforma de financiamiento colectivo que permite que proyectos que no cuentan con apoyos económicos estatales ni privados, puedan crecer.

Nuestro viaje es autogestionado y podemos hacerlo gracias al enorme esfuerzo grupal de gestionar funciones y talleres. En la mayoría de las presentaciones la ganancia para el grupo es a riesgo con la sala; es decir que según la cantidad de entradas vendidas o de alumnos inscriptos a nuestras clases, ganamos dinero. Hoy sabemos que para un grupo extranjero es más compleja la afluencia de público a sus obras.

GD: -Por ser uno de los objetivos del proyecto, nos acercamos también a espacios en donde no es posible cobrar una entrada ni recibir una remuneración económica. Eso ocurrió y ocurre en algunas escuelas y centros barriales. Nunca dejamos de ir a hacer un trabajo por poco que fuera el pago. Eso, por suerte, nos ha permitido conocer gente que nos enseña sobre la alegría en medio del dolor. Aprendimos sobre la injusticia y nos volvimos más conscientes de que el teatro es una herramienta poderosa de transformación social.

CG: -El viaje fue y sigue siendo arriesgado. Hay cosas que ocurren y se vuelven desafío. Esta travesía fue un impulso grupal de conocer el mundo a través del teatro y hoy- en el último tramo de la gira- reconocemos cómo nos ha transformado y estamos convencidos de volver a Tandil a seguir creando y trabajando con otras personas.

MV: -A través de Ideame se puede colaborar económicamente con nuestro proyecto y así ayudar a costear los gastos de los pasajes de estos últimos dos meses. Somos cuatro, una especie de familia rodante y el precio de los transportes (aéreos y terrestres) es siempre una dificultad económica.

La plataforma da a elegir qué monto se puede aportar y de qué manera hacerlo (tarjeta de crédito, débito o a través de Pago fácil). Cada colaborador recibe recompensas (remeras, almanaques, imanes, calcos y entradas al teatro de nuestras obras).

-¿Tienen fecha de regreso?

CL: -Volvemos el 10 de febrero con mucho entusiasmo para seguir trabajando en conjunto. Ya hay pautadas funciones en el Club de Teatro, posibilidades de nuevos viajes y la certeza de continuar en la organización del Ciclo La Bufanda como lo hicimos en ediciones anteriores. Tenemos planes de invitar a nuestra ciudad a artistas que fuimos conociendo en el camino; gente que trabaja de modo comprometido por la cultura de su país y de quienes hemos aprendido mucho.

Estos meses están siendo una bisagra determinante en nuestra forma de ver el continente, el arte, el mundo y la gente que lo habita. Ahora tenemos la enorme tarea de compartir experiencias, continuar generando lazos y seguir trabajando- junto a muchos colegas- en la cultura de Tandil.

Deja un comentario

Top