Está aquí
Home > Deportes > Nole brillante: completó el Grand Slam

Nole brillante: completó el Grand Slam

Djokovic ganó Roland Garros, la única joya que le faltaba, y se metió en la galería exclusiva de los tenistas que ganaron los cuatro grandes. Venció a Murray en cuatro sets.

El tenis de estos tiempos tiene un solo dueño: Novak Djokovic. Hoy, volvió a quedar demostrado. El serbio, N°1 del mundo, aplastó en la final de Roland Garros aAndy Murray por 3-6, 6-1, 6-2 y 6-4, se coronó en el torneo parisino por primera vez, se convirtió en el campeón vigente de los cuatro Grand Slams y celebró el 12° título grande de su carrera. ¿De qué planeta viniste, Nole?

En otro día ausente de sol, cielo plomizo y con mucha humedad, Djokovic comenzó con un quiebre en cero, pero ese arranque resultó un espejismo, porque Murray se afirmó pronto, recuperó enseguida el break y tomó distancia de 4-1, a partir de un juego más intenso y consistente, sin dar ángulos para la búsqueda del serbio, que a su vez tropezaba con ocho errores no forzados de derecha en ese primer parcial.

Sin embargo, Djokovic reaccionó enseguida. Con otra determinación, asumió más el protagonismo en el comienzo del segundo set, tomó mejor la cancha, subió con más frecuencia y capitalizó también un súbito bajón del escocés, que cedió su saque con un par de desaciertos y una doble falta. Aquí sí asomó la versión más conocida del número 1 del mundo, que desbordó a Murray con dos breaks y se llevó por 6-1 el segundo parcial.

Con un set por lado, Murray intentó emparejar el desarrollo, pero Djokovic no aflojó la presión, y por el contrario, se mostró firme en su propuesta, decidido y oportuno para capturar cualquier situación propicia, y así tomó otros dos quiebres de diferencia en el tercer set (4-1), y encarrilar definitivamente el partido hacia su lado. Pronto se adelantó 5-2 en el cuarto parcial. Aparecieron algunas dudas; jugado a todo o nada, el escocés se animó con un par de certeras devoluciones y recuperó un quiebre. Todavía le quedaba una chance más a Djokovic, que esta vez no falló, y luego de tres horas de acción consiguió lo que vino a buscar durante 12 años y recién consiguió hoy: la corona de Roland Garros.

De este modo, Djokovic se convierte en el octavo jugador de un selecto club, los que ganaron , durante su carrera los cuatro Grand Slams, en una nómina que comparte con Fred Perry, Donald 'Don' Budge, Rod Laver, Roy Emerson, Andre Agassi, Roger Federer y Rafael Nadal. De todos los mencionados, sólo Budge (1938) y Laver (1962 y 1969) consiguieron conquistar los cuatro 'majors' en un año. Djokovic conseguirá la misma hazaña si festeja en Wimbledon y el US Open. Pero ya es el primero, después de Laver, que gana los cuatro de manera sucesiva, a partir de Wimbledon 2015.

Por otra parte, y ya con 12 títulos mayores, empieza a recortar distancias en la tabla de máximos campeones de Grand Slam, lista que domina Roger Federer (17), seguido por Rafael Nadal y Pete Sampras (14). Djokovic ahora está tercero, a la par de Roy Emerson, a cinco coronas del suizo.

 Otro logro de Djokovic: es el primer jugador en 24 años que gana Australia y Roland Garros en una misma temporada. Algo que no sucedía desde que Jim Courier lo hizo en 1992.

El serbio, que en este torneo también se convirtió en el primer jugador en la historia que supera los 100 millones de dólares sólo por ganancias oficiales, postergó a Murray, que buscaba su primer título en Roland Garros; el escocés, por el momento, sólo tiene festejos en Wimbledon y el abierto de los Estados Unidos.

Además de consagrarse en los cuatro torneos más importantes del circuito, Djokovic también cuenta con coronas del Masters y la Copa Davis, obtenida en 2010 por Serbia con él como figura. En su notorio palmarés sólo le falta un título de Masters 1000, en Cincinnati, donde increíblemente perdió las cinco finales que disputó, y la medalla de oro de los Juegos Olímpicos, un premio que sí tienen, por caso, Agassi y Nadal.

Deja un comentario

Top