Está aquí
Home > Deportes > Se calentó Nole

Se calentó Nole

«¡No quiero jugar!» dijo el N° 1 del mundo durante una discusión con el juez de silla argentino en la final de Roma

El umpire argentino Damián Steiner, designado para la gran final del Masters 1000 de Roma, entre el número 1 del mundo, Novak Djokovic, y el británico Andy Murray, tuvo una discusión con el serbio, porque se negó a suspender el partido por la lluvia, tal como pretendía el jugador.

Se sabe que el carácter de Nole no suele ser el de siempre cuando le toca perder. Y esta vez tuvo un serio intercambio con el umpire cuando estaba cayendo por 3-6 y 3-4 con break abajo. "¡No quiero jugar!", le dijo Djokovic a Steiner. El argentino le respondió: "Tenés que jugar, ya no llueve".

Nole replicó: "Ahora no llueve, pero estuvo lloviendo durante una hora". Pese a que hubo una ligera lluvia, el partido no se detuvo en ningún momento.

Djokovic venía de ser advertido con un "warning" (advertencia) por el argentino, por "abuso de raqueta". El serbio lanzó la raqueta contra el piso, que rebotó y terminó en la platea, en las manos de un espectador.

Luego del partido, en la conferencia de prensa le preguntaron a Djokovic por la situación y contestó: "Pedí tener una pausa de unos minutos para arreglar la cancha. No entendí por qué no podíamos parar el juego. Jugamos en un campo muy mojado, sobre todo en la línea de fondo, y podíamos lesionarnos. ¿Es necesario que uno se lesione antes de que se vea que no se puede jugar? Para mí es ridículo que el árbitro, que no lleva zapatillas de tenis, baje al campo y diga: sí se puede jugar", concluyó el serbio.

Djokovic terminó perdiendo el partido con Murray por 6-3 y 6-3.

Deja un comentario

Se calentó Nole

«¡No quiero jugar!» dijo el N° 1 del mundo durante una discusión con el juez de silla argentino en la final de Roma

El umpire argentino Damián Steiner, designado para la gran final del Masters 1000 de Roma, entre el número 1 del mundo, Novak Djokovic, y el británico Andy Murray, tuvo una discusión con el serbio, porque se negó a suspender el partido por la lluvia, tal como pretendía el jugador.

Se sabe que el carácter de Nole no suele ser el de siempre cuando le toca perder. Y esta vez tuvo un serio intercambio con el umpire cuando estaba cayendo por 3-6 y 3-4 con break abajo. "¡No quiero jugar!", le dijo Djokovic a Steiner. El argentino le respondió: "Tenés que jugar, ya no llueve".

Nole replicó: "Ahora no llueve, pero estuvo lloviendo durante una hora". Pese a que hubo una ligera lluvia, el partido no se detuvo en ningún momento.

Djokovic venía de ser advertido con un "warning" (advertencia) por el argentino, por "abuso de raqueta". El serbio lanzó la raqueta contra el piso, que rebotó y terminó en la platea, en las manos de un espectador.

Luego del partido, en la conferencia de prensa le preguntaron a Djokovic por la situación y contestó: "Pedí tener una pausa de unos minutos para arreglar la cancha. No entendí por qué no podíamos parar el juego. Jugamos en un campo muy mojado, sobre todo en la línea de fondo, y podíamos lesionarnos. ¿Es necesario que uno se lesione antes de que se vea que no se puede jugar? Para mí es ridículo que el árbitro, que no lleva zapatillas de tenis, baje al campo y diga: sí se puede jugar", concluyó el serbio.

Djokovic terminó perdiendo el partido con Murray por 6-3 y 6-3.

Deja un comentario

Top