Está aquí
Home > Todo y Nada > Adiós Torito

Adiós Torito

Marcos Vistalli escribió para El Diario de Tandil una emotiva despedida para un zurdo que hizo historia en el boxeo serrano

Las partidas son siempre dolorosas. A veces hay motivos para que alguna duelan más que otras, sobre todo cuando un amigo, que llegó a ser un hermano, con galardones que pocos conquistaron, se va en el silencio de la mediocridad que hace que no lo conoce.

Hoy sábado, una gloria del boxeo tandilense colgó los guantes para siempre. Su abandono no fue sólo de esta vida sino también de la memoria de quienes se desgañitaban al borde del ring pidiéndole que esa zurda implacable terminara con su rival.

Luis “Torito” Ibarra fue un boxeador de excepción, solamente uno de los tres tandilenses que en el campo amateur fue campeón sudamericano. Cherquis Bialo en el Gráfico cuando se coronó en Mendoza puso “le dicen Torito, hace falta decir porqué?”

Lo entrené unos años y luego lo terminó de pulir Roberto Palavecino. Con Luis, esos años que estuvimos juntos se generó un lazo amistoso que fue más allá de lo común. Cuando se coronó campeón argentino por primera vez, yo estaba convaleciente de mi accidente. Esa noche, entró mi padre a la pieza y me dijo “te lo manda el Torito”: era la copa que había ganado en el torneo y que hoy está en mi escritorio.

Se va con él un pedazo de historia del boxeo tandilense. Con más de cien peleas amateur, solamente perdió cinco y como visitante, una en Canadá, en Brasil y la de su gran ilusión en el Luna Park cuando Walter Gómez le quitó el lugar para ir a los Juegos Olímpicos de Münich. Allí, perdió su espíritu de bravo luchador y en apenas cuatro peleas de profesional me dio el bolso y me dijo: Marcos, no peleo más.

Hoy en medio de la afonía de los que debieran recordarlo nadie puede dejar de reconocer que el boxeo está de luto.

¡Torito! En la soledad de mi escritorio están sonando las diez campanadas que son el homenaje póstumo más sublime que puede recibir como saludo final quien brilló entre las cuatro cuerdas.

Deja un comentario

Top