Está aquí
Home > Todo y Nada > Justicia por Pablo

Justicia por Pablo

Este lunes se llevó cabo una marcha del silencio en Ensenada, en pedido de justicia por el asesinato del joven tandilense Pablo Girado

La movilización principal fue en Ensenada -cerca de La Plata-, donde ocurrió el homicidio, pero en Tandil se llevó adelante una movilización de apoyo, a la misma hora, en la Plaza Independencia.

En Facebook la madre de la víctima, Marcela Pioli, publicó: “Estaré en la Plaza Independencia de Tandil respaldando la marcha del silencio organizada en Ensenada para que no se olvide lo que le pasó a mi hijo y mi nuera. Al que quiera acompañarme, lo esperaré. Mi hijo debe saber que su mamá no lo dejará solo, que siempre luchará para que el asesino Walter Serraras no salga de la cárcel”.

Cabe recordar que el joven de 32 años fue muerto a puñaladas durante un asalto en Ensenada. Juan Pablo Rigotti estaba radicado en la capital provincial desde que emigró para estudiar la carrera de Comunicación Social y Periodismo en la Universidad Nacional de La Plata.

El tremendo hecho de sangre ocurrió en la vivienda que habitaban el tandilense y su pareja Berenice Martínez, en el barrio Cambaceres de la localidad de Ensenada.

Horas después del crimen, la policía detuvo a un hombre de 50 años que vive a diez cuadras del domicilio de la víctima. De acuerdo al relato de los familiares de Berenice Martínez (27 años), pareja de Juan Pablo Rigotti, al diario El Día de La Plata el delincuente accedió a la propiedad después de treparse al balcón del dormitorio del primer piso, al que accedió desde la vivienda lindera.

Al escuchar ruidos, el tandilense subió a la habitación y se topó cara a cara con el intruso, quien esgrimía un cuchillo. Aparentemente, no tuvo ninguna chance de oponer resistencia, ya que el agresor lo redujo colocándole el arma en el cuello. De ese modo lo hizo descender las escaleras hasta la planta baja, donde estaba Alejandra Martínez.

En cuanto a los motivos de la violencia que manifestó el agresor, se especula con que Juan Pablo Rigotti pudo haberlo reconocido, teniendo en cuenta que residía a unas diez cuadras del lugar.

Otra hipótesis es que pudo haber ofrecido resistencia, entonces el ladrón le cortó el cuello y luego le asestó, al menos, otras cuatro puñaladas, una de ellas cerca del corazón.

Sin embargo, sus familiares también indicaron al diario El Día de La Plata que el victimario “tenía los ojos dados vuelta, estaba borracho y drogado”.

Tras el tremendo episodio, una ambulancia trasladó al joven herido al hospital Cestino, donde murió a las 17 en punto. En tanto, otra unidad llevó a su mujer, quien sufrió cortes en los brazos al intentar separarlos.

Deja un comentario

Top