Está aquí
Home > Notas Picantes > Picante mexicana intentó pasar la frontera con cocaína a puro «coqueteo»

Picante mexicana intentó pasar la frontera con cocaína a puro «coqueteo»

Dicen que la coquetería es la mejor arma de una mujer…pero también puede ser su peor enemiga. La morocha está buena pero sus pechos y sus efectos, en este caso, la delataron…

Eso fue lo que le sucedió a Anett Pikula, una atractiva mujer de origen mexicano, cuando el pasado domingo 20 de julio intentaba cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

Pikula, de 39 años, condujo un vistoso Mercedes dorado de 2006 –suficiente para llamar la atención-, hasta el cruce fronterizo de Lukeville, en Arizona, para la inspección de rigor. Una vez allí la mujer comenzó a hablar hasta por los codos, y no sólo eso, sino que también intentó coquetear con los agentes fronterizos.

Su comportamiento provocó sospechas entre los agentes federales, quienes decidieron referirla a una inspección secundaria, durante la cual el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) usó una máquina de rayos X y luego la unidad canina.

Un perro alertó a las autoridades sobre la existencia de un compartimiento oculto entre dos paneles frontales del auto de Pikula, donde se hallaron seis paquetes de cocaína, un total de 13 libras de la droga, valorada en casi 134.000 dólares, según un comunicado de la CBP.

Los agentes arrestaron a Pikula y decomisaron las drogas y el Mercedes. Un pasajero que viajaba con ella no fue detenido.

En declaraciones a la agencia Associated Press, el portavoz de CBP, Garrett Reinhart, dijo que la mujer, residente en Phoenix, Arizona, había sido "excesivamente habladora” con los oficiales fronterizos en el cruce del domingo. “Hubo coqueteo", señaló Reinhart.

Documentos obtenidos por el diario The Daily Mail indican que Pikula, quien está divorciada, buscó acogerse a leyes de protección de bancarrota en 2010, pero su petición fue rechazada al año siguiente. Tenía una deuda de más de 100,000 dólares.

De acuerdo con su página de Facebook, Pikula trabaja como “dueña de Perfect Pixel Estudios Photography”.

La mujer reside en un apartamento de 215,000 dólares en Phoenix, y tiene una amplia presencia en las redes sociales, donde aparece viajando por el mundo y exhibiendo artículos lujosos de marcas como Prada y Louis Vuitton.

Deja un comentario

Top