Está aquí
Home > Deportes > A Santamarina le faltó «punch»

A Santamarina le faltó «punch»

El Aurinegro careció agresividad en ataque y a pesar de jugar los últimos ´25 con un hombre más acabó padeciendo de local, el sinsabor de un empate sin goles frente a Ferrocarril Oeste en partido válido por la sexta fecha de la B Nacional.-

Se sumó un punto. Y desde ese costado de un análisis -quizás caprichoso- no habría motivos para preocupase. Claro, todo se estaría acotando a una ecuación matemática que tampoco resulta del todo convincente. Tan poco convincente como lo fue el rendimiento colectivo y por eso resultó inevitable cierto dejo de decepción.
Porque la ambición del dirigente, del plantel, del cuerpo técnico y del hincha, apuntaba a volver a sumar de a tres en casa. Gustavo Coleoni repitió los titulares de lo que bien podría citarse como el “ideal”, pero que esta noche no encontraron la manera de quebrar a un rival ordenado y con mucho oficio.
Y no solamente le fue imposible desequilibrarlo, tampoco le supo llegar de la manera pretendida. Si bien tuvo el control de pelota se repitió en imprecisiones y falló al momento de profundizar. Se aproximó con aquel desborde de Fernando Telechea que encontró espacios por izquierda, pero su centro no tuvo receptores y recién sobre los 22 ensayó su primer remate al arco, ejecutado por Martín Michel y controlado sin problemas por el experimentado Damián Albil. Y no mucho más en un primer tiempo en el que todo se redujo a promesas e insinuaciones.
 
La etapa complementaria, no fue muy distinta. Falto de sorpresa, Santamarina continuó haciendo todo tan previsible que facilitó la tarea de ser contrarrestado por los de Caballito. Para colmo el visitante se arrimó con peligrosidad cuando su goleador Luis Salmerón encontró espacios y le dio desde el punto del penal, por suerte para el local, el disparo se fue por elevación. Al rato, en otra aproximación ofensiva de Ferro, Leandro Requena se esforzó para abortar el intento de Víctor Gómez y el mismo delantero se impuso en el juego aéreo tras un corner, saliendo la pelota salió junto a un palo.
Pese a tener un hombre más en el campo de juego (a los 22 se fue expulsado Brian Aquino por doble amarilla) el elenco tandilense siguió sin encontrar la forma de vulnerar a su adversario. Se buscó más agresividad a partir del ingreso de Juan Arraya por Alfredo González (quedó defendiendo con línea de tres)  pero esa fórmula, como tampoco las variantes anteriores dieron resultado, a medida que Ferro se aferraba al negocio del punto y dejaba correr los minutos.
Las escasas posibilidades del Aurinegro se originaron por remates de larga distancia (Juan Gáspari a los 33 y Arnaldo González, ya en el adicionado) ambas bien resueltas por el seguro Albil.
Y ya no hubo tiempo para más. Sí, para la autocrítica, para repasar lo sucedido y sacar conclusiones. Recuperar energías porque el torneo no da tregua y Santamarina debe enfocarse en el próximo compromiso cuando el martes se presente en Campana visitando a Villa Dálmine.

Deja un comentario

Top