Está aquí
Home > Anécdotas y Curiosidades > Goles son calzones

Goles son calzones

Al fin Facu Corradi recibió su merecido y prometido premio. Un Milo Boxer por cada gol que convirtió. Tre-men-do. Ahora tiene para lucirse en la intimidad por muuuucho tiempo.

Nos demoramos más de la cuenta en entregarlos y fue por culpa nuestra, porque Milo Boxers los tuvo listos en su momento a estos 25 espectaculares “calzones” pero nosotros no pudimos recogerlos estando colapsados con el Apertura que se iba entre las atajadas de Bachi Cordero y los goles del potente y rubio delantero. Un delantero robusto que fue una piedra para todos sus adversarios, inamovible para "cuerpearlo" y con mucho olfato, sin dudas, de las figuras del Apertura Moncho Monzón en el que su equipo, Intocables, se consagró campeón de la gran A-1.

Meses más tarde, nos ceba un mate y nos cobija en su casa mientras una lluvia insoportable no cesa ni de casualidad. Hoy su presente es otro. Ya no grita goles en las canchas de Talleres, Nahuel o Independiente. Está roto. Pero Dios quiera que pronto nos vuelva a deleitar con su oportunismo en la Copa Cosa de Serranos. Aunque él, sin dudas, esté con la cabeza en cosas mucho más importantes. En la dulce espera de Olivia, quien será su segunda hija, su otro nene (Franquito) descansa en una pieza y su amada Manu Torrecillas se prende “a los verdes”. Entre los dos miran y tantean a todos los Milo que casi no entran en la mesa y juegan a escoger cuál les agrada más dada la variedad. Se quedan chocho con la calidad y el colorido de los Milo. Facu ceba y mientras tanto cuenta que los boxers le vienen al pelo “y que ahora tiene para rato”. Además, la placa que se le entregó junto a los calzoncillos está tremenda y pronto estará colgada en una de sus paredes.

A su vez, el rubio goleador nos confiesa que pese a la lesión no se pierde ni un sólo partido de la “Into”. Y nos consta, porque el domingo estuvo alentando el triunfo de los dirigidos por la dupla Cordero-Daurgna en cancha de Boca.

Le agradecemos infinitamente la paciencia por la demora en la entrega, la toalla con la que nos cobijó -porque llegamos hechos sopa- y, sobre todo, la sencillez y la calidez con la que nos atendió y los consejos tan bien intencionados que nos ofreció sobre el torneo.

Goles son calzones. En este caso, Milo Boxers. Un lujazo para el tremendo goleador Corradi. Un placer, Facu querido y ¡te esperamos pronto por las canchas!

Deja un comentario

Goles son calzones

Al fin Facu Corradi recibió su merecido y prometido premio. Un Milo Boxer por cada gol que convirtió. Tre-men-do. Ahora tiene para lucirse en la intimidad por muuuucho tiempo.

Nos demoramos más de la cuenta en entregarlos y fue por culpa nuestra, porque Milo Boxers los tuvo listos en su momento a estos 25 espectaculares “calzones” pero nosotros no pudimos recogerlos estando colapsados con el Apertura que se iba entre las atajadas de Bachi Cordero y los goles del potente y rubio delantero. Un delantero robusto que fue una piedra para todos sus adversarios, inamovible para "cuerpearlo" y con mucho olfato, sin dudas, de las figuras del Apertura Moncho Monzón en el que su equipo, Intocables, se consagró campeón de la gran A-1.

Meses más tarde, nos ceba un mate y nos cobija en su casa mientras una lluvia insoportable no cesa ni de casualidad. Hoy su presente es otro. Ya no grita goles en las canchas de Talleres, Nahuel o Independiente. Está roto. Pero Dios quiera que pronto nos vuelva a deleitar con su oportunismo en la Copa Cosa de Serranos. Aunque él, sin dudas, esté con la cabeza en cosas mucho más importantes. En la dulce espera de Olivia, quien será su segunda hija, su otro nene (Franquito) descansa en una pieza y su amada Manu Torrecillas se prende “a los verdes”. Entre los dos miran y tantean a todos los Milo que casi no entran en la mesa y juegan a escoger cuál les agrada más dada la variedad. Se quedan chocho con la calidad y el colorido de los Milo. Facu ceba y mientras tanto cuenta que los boxers le vienen al pelo “y que ahora tiene para rato”. Además, la placa que se le entregó junto a los calzoncillos está tremenda y pronto estará colgada en una de sus paredes.

A su vez, el rubio goleador nos confiesa que pese a la lesión no se pierde ni un sólo partido de la “Into”. Y nos consta, porque el domingo estuvo alentando el triunfo de los dirigidos por la dupla Cordero-Daurgna en cancha de Boca.

Le agradecemos infinitamente la paciencia por la demora en la entrega, la toalla con la que nos cobijó -porque llegamos hechos sopa- y, sobre todo, la sencillez y la calidez con la que nos atendió y los consejos tan bien intencionados que nos ofreció sobre el torneo.

Goles son calzones. En este caso, Milo Boxers. Un lujazo para el tremendo goleador Corradi. Un placer, Facu querido y ¡te esperamos pronto por las canchas!

Deja un comentario

Goles son calzones

Al fin Facu Corradi recibió su merecido y prometido premio. Un Milo Boxer por cada gol que convirtió. Tre-men-do. Ahora tiene para lucirse en la intimidad por muuuucho tiempo.

Nos demoramos más de la cuenta en entregarlos y fue por culpa nuestra, porque Milo Boxers los tuvo listos en su momento a estos 25 espectaculares “calzones” pero nosotros no pudimos recogerlos estando colapsados con el Apertura que se iba entre las atajadas de Bachi Cordero y los goles del potente y rubio delantero. Un delantero robusto que fue una piedra para todos sus adversarios, inamovible para "cuerpearlo" y con mucho olfato, sin dudas, de las figuras del Apertura Moncho Monzón en el que su equipo, Intocables, se consagró campeón de la gran A-1.

Meses más tarde, nos ceba un mate y nos cobija en su casa mientras una lluvia insoportable no cesa ni de casualidad. Hoy su presente es otro. Ya no grita goles en las canchas de Talleres, Nahuel o Independiente. Está roto. Pero Dios quiera que pronto nos vuelva a deleitar con su oportunismo en la Copa Cosa de Serranos. Aunque él, sin dudas, esté con la cabeza en cosas mucho más importantes. En la dulce espera de Olivia, quien será su segunda hija, su otro nene (Franquito) descansa en una pieza y su amada Manu Torrecillas se prende “a los verdes”. Entre los dos miran y tantean a todos los Milo que casi no entran en la mesa y juegan a escoger cuál les agrada más dada la variedad. Se quedan chocho con la calidad y el colorido de los Milo. Facu ceba y mientras tanto cuenta que los boxers le vienen al pelo “y que ahora tiene para rato”. Además, la placa que se le entregó junto a los calzoncillos está tremenda y pronto estará colgada en una de sus paredes.

A su vez, el rubio goleador nos confiesa que pese a la lesión no se pierde ni un sólo partido de la “Into”. Y nos consta, porque el domingo estuvo alentando el triunfo de los dirigidos por la dupla Cordero-Daurgna en cancha de Boca.

Le agradecemos infinitamente la paciencia por la demora en la entrega, la toalla con la que nos cobijó -porque llegamos hechos sopa- y, sobre todo, la sencillez y la calidez con la que nos atendió y los consejos tan bien intencionados que nos ofreció sobre el torneo.

Goles son calzones. En este caso, Milo Boxers. Un lujazo para el tremendo goleador Corradi. Un placer, Facu querido y ¡te esperamos pronto por las canchas!

Deja un comentario

Goles son calzones

Al fin Facu Corradi recibió su merecido y prometido premio. Un Milo Boxer por cada gol que convirtió. Tre-men-do. Ahora tiene para lucirse en la intimidad por muuuucho tiempo.

Nos demoramos más de la cuenta en entregarlos y fue por culpa nuestra, porque Milo Boxers los tuvo listos en su momento a estos 25 espectaculares “calzones” pero nosotros no pudimos recogerlos estando colapsados con el Apertura que se iba entre las atajadas de Bachi Cordero y los goles del potente y rubio delantero. Un delantero robusto que fue una piedra para todos sus adversarios, inamovible para "cuerpearlo" y con mucho olfato, sin dudas, de las figuras del Apertura Moncho Monzón en el que su equipo, Intocables, se consagró campeón de la gran A-1.

Meses más tarde, nos ceba un mate y nos cobija en su casa mientras una lluvia insoportable no cesa ni de casualidad. Hoy su presente es otro. Ya no grita goles en las canchas de Talleres, Nahuel o Independiente. Está roto. Pero Dios quiera que pronto nos vuelva a deleitar con su oportunismo en la Copa Cosa de Serranos. Aunque él, sin dudas, esté con la cabeza en cosas mucho más importantes. En la dulce espera de Olivia, quien será su segunda hija, su otro nene (Franquito) descansa en una pieza y su amada Manu Torrecillas se prende “a los verdes”. Entre los dos miran y tantean a todos los Milo que casi no entran en la mesa y juegan a escoger cuál les agrada más dada la variedad. Se quedan chocho con la calidad y el colorido de los Milo. Facu ceba y mientras tanto cuenta que los boxers le vienen al pelo “y que ahora tiene para rato”. Además, la placa que se le entregó junto a los calzoncillos está tremenda y pronto estará colgada en una de sus paredes.

A su vez, el rubio goleador nos confiesa que pese a la lesión no se pierde ni un sólo partido de la “Into”. Y nos consta, porque el domingo estuvo alentando el triunfo de los dirigidos por la dupla Cordero-Daurgna en cancha de Boca.

Le agradecemos infinitamente la paciencia por la demora en la entrega, la toalla con la que nos cobijó -porque llegamos hechos sopa- y, sobre todo, la sencillez y la calidez con la que nos atendió y los consejos tan bien intencionados que nos ofreció sobre el torneo.

Goles son calzones. En este caso, Milo Boxers. Un lujazo para el tremendo goleador Corradi. Un placer, Facu querido y ¡te esperamos pronto por las canchas!

Deja un comentario

Top