Está aquí
Home > Copa - Cosa de Serranos > Sensaciones coperas

Sensaciones coperas

Se viene otro año de competencia y ojalá podamos disfrutarlo TODOS. Nace un tribunal de penas (foto).

Voy a contar algunos de los sueños que tengo. No sé si hago bien o mal en adelantarlos, pero ya estoy más allá del bien y del mal:

  1. Que a lo largo de 2015 no se escuche un solo insulto a árbitros o rivales. Y lo que convierte esto todavía mucho más en una utopía sería que las canchas sigan estando concurridas por hinchas (familiares y amigos como viene ocurriendo). Porque sin gente, claro, no habría insultos. Sueño con ver abuelas y abuelos tomando mate y compartiendo facturas con sus nietos y que la gente pueda gritar un gol a rabiar sin que esto pueda tomarse a mal por el rival. Y que cualquiera vaya a jugar con su chica y sus hijos. Principalmente sueño con que una vez terminado el partido, los equipos se saluden y cada jugador salude al árbitro sin ningún comentario de enfado. ¿Qué tan lejos estamos de esto?
  2. Largar una web exclusiva de la competencia y que vuelva el DT Serrano pero con actualización permanente de puntuaciones individuales. Esto solo, ya me devoraría un tiempo impronunciable. Cargar uno por uno el puntaje de todos los jugadores y enlistarlos en un ranking semanal llevará un tiempo de locos. Ni hablar el hecho de cargar notas del torneo. Últimamente siento que si bien hemos mejorado muchísimo en cuestiones estadísticas y de actualización y calidad de crónicas, perdimos esa “chispa” o “color” que otorgaba la suba de notitas picarescas.
  3. Otro sueño que tengo es poder armar un ranking semanal donde los 10 jugadores o equipos más destacados de la semana puedan verse reflejados. Quizás intercalados con el fútbol femenino y porqué no con el Circuito de tenis. Y poder premiar a ese líder del ranking figurativo con “algo” semana a semana sería espléndido. Hacer lo propio entremezclando a los destacados del fútbol masculino con sus pares de otras ciudades sería igualmente de novedoso y atractivo.
  4. El tercer anhelo, de los que sobrevuelan en mis ideas, pasaría por lograr lanzar y sostener a lo largo de nuestras competencias una transmisión radial exclusiva de fin de semana (sábado y domingo) que abarque de todo un poco: desde buena música hasta resultados deportivos de toda índole, con mucha dinámica, con entrevistas en vivo a los protagonistas serranos, pero también con el repaso de resultados desde el Circuito mundial del tenis al local de Match Point Serrano en vivo desde La Cabaña, Uncas o dónde fuere. Mechar cómo salió el Bayern Munich en la liga alemana, goleadores argentinos por el mundo, con el Marsella de Bielsa y de golpe ir al contacto con un veedor para que nos arroje la formación de Xeneizes a punto de saltar a jugar en Talleres por la categoría “F”, y que ese veedor anuncie cada uno de los nombres con alguna particularidad como puede ser un sobrenombre o su profesión. Que nos vayan pegando el grito desde distintas canchas sintéticas para anunciar notas salientes o goles destacados. Que desde Junín nos informen scores, lo propio en Ayacucho o la ciudad que se sume. Que los veedores sean movileros en vivo y a todo eso sumarle info de otros acontecimientos locales, Liga tandilense, atletismo, rugby, fútbol agrario, y data nacional e internacional. Que el domingo sea una fiesta y que en cada cancha o auto se sintonice la emisora en cuestión. Como lo sueño, lo cuento. Ah, y que el abuelo que haya ido a ver su nieto se prenda a la transmisión para saber cómo va el club de sus amores.
  5. Polémica en el bar de la Copa. Que cada equipo tenga su programa especial desandando anécdotas. Que los equipos se evidencien como grupos de amigos pasando un buen rato y nada más que eso. Y que la chispa de Ciancaglini y su fiel ladero Hansen encienda a los comensales con cuentos incontables.
  6. El anteúltimo y quizás el segundo más delirante (después del de los “insultos” y, en este caso, por cuestiones de costo y logística) sería transmitir un partido de la Copa en vivo por Eco TV. Pero, claro, para eso deberíamos lograr otra gran inversión publicitaria y asegurarnos que los jugadores vayan en tiempo y forma a la cancha (lo más difícil de todo, SIN DUDAS). El futbolista amateur no está mentalizado para algo así. Me tocó ser productor en campo de juego en transmisiones del Argentino “A” y no veo ni imagino la forma de que algo así local pueda salir medianamente prolijo y bien.
  7. Que los equipos de Tandil puedan gozar de viajar, entre amigos, no solamente a Junín a mitad de año, también a algún otro lugar a finales de 2015 con la excusa del Regional. Competir “oficialmente entre amigos” pero sobre todo pasar un buen rato hinchando las bolas con sus compinches. Saliendo de joda o lo que sea. Y que se sientan parte de un torneo prolijo y que los cuida y los mima. Que se sientan importantes, porque para nosotros son importantes.  

Tengo algunas otras fantasías, varias vinculadas a las canchas nuevas de La Juve Stadium (Juan B. Justo al fondo, Jujuy y Gorrión es la dire exacta) donde gentilmente me han invitado a participar por un 10% de las ganancias y a cambio de llevar parte de esta movida. Es una gran inversión que hizo gente del ambiente, muy sencilla y laburadora, y la verdad que están poniéndole mucha garra y el proyecto comenzará bien de abajo. Habrá que remarla y ojalá que sobre ese césped gente honesta pueda seguir apostando y generando cosas en torno al deporte más lindo del mundo. Desde fútbol senior hasta infantiles. Es un espacio amplio para explotarlo. Hace pocos días Independiente de Tandil se entrenó allí, Tigre estuvo a punto de hacerlo también y Las Toscas del fútbol agrario también quizás lo haga. Y eso es motivo de orgullo para cualquiera que se sienta parte del proyecto. Aunque sea una parte mínima, como en mi caso.

Ahora, de tooooodo este dicho al hecho… hay un casi infinito trecho. Y mal que me pese, el tiempo me lo ha demostrado. Me lo dejó bien claro. Y me bajonea mucho tener ese freno de mano colocado en forma permanente. Porque aunque les parezca mentira, el torneo crece desde lo organizativo cuando la pelota está quieta. Y si bien la Copa creció a límites insospechados y estoy orgulloso y agradecido de eso porque el principal motivo del desarrollo fue el entusiasmo de los equipos, lamento que CASI SIEMPRE tengamos que dedicarle el 90% del tiempo a corregir cuestiones y que esto nos dificulte avanzar para mejor puerto. Yo siento, y miren que hemos mejorado cosas, que el torneo está en un 20% de lo que realmente pretendo y de lo que, con los pies en la tierra, realmente se puede hacer. Más allá de la cantidad de equipos, que potencian la adrenalina de la competencia, es difícil establecer “saltos de calidad” con las condiciones actuales. Porque, claro, cómo vamos a poder armar una transmisión radial si de lunes a jueves estamos atendiendo pedidos de horarios y de lunes a lunes recibimos descargos y apelaciones por fallos “exagerados”. Es imposible. El desgaste es gigante. Nunca un excluido del torneo reconoció estar bien sancionado. Jamás. Eso es increíble. No hay autocrítica. Y se mira todo el tiempo al ajeno. “Porque a fulano el domingo pasado le cambiaron el horario”, “¿Por qué a sultano no lo echaron?”. La macana se la mandan ellos pero el culpable es uno. Y yo siento que estos menesteres me devoran los sueños. Estamos todo el tiempo atendiendo equipos, facilitándoles horarios y dando explicaciones de sanciones a aquellos a los que se les fue la mano. Nos han estudiado, nos han tanteado y se ha corroborado que los que hacemos la Copa somos buena gente. De lo contrario, en Tandil, sería imposible hacer algo así. Nos conocemos todos. Y lo que más pido es que se pongan en nuestro lugar. Y casi nadie lo hace. Por supuesto que anhelo un torneo en el que se juegue a ganar siempre, pero una vez escuchado el pitazo final se haya ganado, empatado o perdido, se salude al árbitro y al rival. ¿Es imposible? Es un torneo de fútbol amateur, muchachos. Nada de otro mundo. Tiene más rosca, tiene más color y tiene bocha de equipos, bárbaro pero disfrutémoslo. Ganar o perder, si la pasás con amigos, da igual. Que no se insulte a nadie bajo ninguna circunstancia. ¿Tan difícil es eso? Me aburro de escuchar “esto es fútbol”. ¿Qué es el fútbol… ir a insultar a la cancha? ¿Eso es el fútbol para nosotros? Alentar, chicanear, jorobar es fabuloso. Surgen frases de la cancha que son memorables, pero sería mucho más lindo si nadie se pasara de la raya. Una chicana, una anécdota. Bárbaro ¿Por qué amedrentar al árbitro? No es de vivo intentar condicionando. Tampoco se es más piola por hablarle durante todo el encuentro. “Nunca vas a poder cambiar eso”. La frase de Lolo García revolotea mi conciencia. Sobre todo porque en el fondo lamento sospechar que tiene toda la razón. Pero no pierdo las esperanzas. Él es todo un ejemplo. Una de las personas más coherentes, sensatas y qué más saben de fútbol y de este mundillo del fútbol amateur de la Copa. Siempre que hablo con él, me convence, me entretiene y me siento cómplice porque siente el fútbol como lo siento yo. Es un tipo encantador y querible por donde lo mires. Compartir un asado con él es fenomenal. Increíble lo que sabe, lo que conoce y con qué naturalidad te lo cuenta. Ahora, en la cancha, se transforma. Es imposible que cambie porque él mismo te lo reconoce. Podrá aguantar uno o dos partidos pero tarde o temprano le hervirá la sangre. Es un personaje hermoso y de alguna manera con él grafico esta sensación que tengo. ¿Podremos “mejorar” la idiosincrasia argentina al menos en cuanto al fútbol? O significaría modificar la idiosincrasia en forma general y eso es todavía mucho más remoto. Ricardo Mollo, a quien considero un crack, en el recital que Divididos ofreció en Tandil -en un momento dado- al escuchar algo que no le agradó, dijo algo así: “Chicos, esto es música. Venimos a disfrutar. Si quieren insultar vayan a la cancha”. Y yo pensé “qué feo que todo se resuma así. Pero es así. En Argentina es así”. En Argentina vas a la cancha y en parte sufrís. Sabés que es parte del paquete. La pasás genial, si amás este deporte, pero no deja de ser un ambiente hostil. Te puede tocar la hinchada adversaria en una bandeja alta y te mean. Te roban a la entrada, a la salida o en el entretiempo. O camino. De golpe podés quedar metido en el contexto de una gresca o una balacera. ¿Pero por qué uno no puede empezar a cambiarlo desde su propio ser y en un torneo amateur?, ¿qué tiene de malo intentarlo? Yo siento que muchos grupos de amigos han encontrado su razón de ser un domingo. Porque se la pasan toda la semana charlando de la Copa, se gastan y se ríen con lo que haya pasado. Leo y me cuentan que infinidad de veces en la “previa” del sábado a la noche distintos jóvenes escuchan música, comen y beben y presagian aventuras del domingo. Sé de muchos pibes que antes no jugaban este tipo de torneos porque “no se podía porque te cagaban a patadas” que hoy van y juegan y se sienten cómodos. Eso es lo mejor que le puede pasar a cualquiera. En Tandil la fantasía y la creatividad de los participantes de la Copa superó la realidad. Ya nada nos sorprende y nunca estaremos a la altura de aquellos que van a disfrutar y nada más. El equipo que en, su totalidad, se porta como corresponde y contagia alegría se merece más de lo que le estamos brindando. Y obtiene menos por el tiempo que nosotros invertimos en aquellos que no entienden hacia dónde va el torneo. Para eso se crearán distintas áreas. Una de ellas denominada “Tribunal de disciplina”. El staff de la misma se está conformando y pronto saldrá a la luz. Dicha área será autónoma de las otras. Así pretenderemos que cada uno se enfoque en lo suyo y mejorar tantas cuestiones que anhelamos mejorar sin que esto de la indisciplina nos consuma tiempo de más. Hay una realidad, me dijo quien seguramente presidirá el Tribunal de Disciplina, “vos no organizás el torneo para pasarte el tiempo dando explicaciones de porqué se expulsó a éste o a aquél. Confeccionaremos una planilla de sanciones bien específica donde se diga qué sanción corresponde a cada infracción y nos apegaremos a eso. Y si algo no está detallado en el reglamento, lo resolveremos como nos parezca pertinente”. Simple y sencillo. Me abro del tema de las sanciones porque tengo la cabeza quemada de intentar remar contra la corriente, siento que me estoy obsesionando con ese tema y voy perdiendo la chispa y la gracia de la competencia, además de cierta ecuanimidad, por fumarme todos los quilombos juntos. Y si, desde el lugar que ocupo, yo no estoy motivado mucho menos podrán estarlo los demás. El Tribunal, de ahora en más, decidirá y que sea lo que Dios quiera. Yo me enteraré por la web de lo que suceda en tal sentido. E intentaré plasmar algunos de estos sueños que ojalá le agraden a alguien más. Porque siento que eso es "lo mío".

Por último, quiero agradecerle a todos los que hicieron que el torneo crezca en 2014, que son muchísimas personas… tantas que no podría mencionarlas a todas, pero principalmente destacar a La Chola Díaz y al Poeta Marino. Gente que trabaja a conciencia. Gente como que la ya no se encuentra. Sin ellos, el Clausura no habría podido salir a flote porque yo estaba absolutamente desgastado y desmotivado y ellos le dieron vida. Tienen pasión y le ponen el lomo a lo que hacen. Son fuera de serie.

Deja un comentario

Top