Está aquí
Home > Deportes > 30 equipos y un gran negocio

30 equipos y un gran negocio

De alguna manera tenía que reestructurarse el fútbol. La primera instancia fue llamar a Tinelli, es decir, sumar una conducción externa al gobierno para el beneplácito del gobierno en relación al Fútbol para Todos. No llegaron a un acuerdo.¿Por el interés económico? ¿Por interés político? Quedará en el olvido.

La otra, antes de que se despida uno de los tipos más nefastos de la historia deportiva argentina que por arte dictatorial se mantuvo en el poder de la AFA, el torneo merecía otro cambio. Pero ¿La inclusión de 30 equipos es lo ideal?
 
Casualmente encuentra a Independiente en la B Nacional con pocas chances de ascenso y otros equipos importantes con promedio bajo para la próxima temporada. Como tandilense, debo admitir que a Deportivo Santamarina le viene muy bien este cambio ya que los equipos recién ascendidos a la B Nacional suelen conllevar muy buenas campañas en el comienzo. De modo que, en un eventual grupo de clasificaciones, tendríamos la suerte de que el equipo de las sierras esté en 2015 en la Primera División.
 
Cabe mencionar que algo más se esconde detrás del nuevo certamen. Tiene que ver con lo político (de cara a las elecciones) y en lo económico ya que la producción de FPT, como se sabe, le sale muy caro al gobierno, es decir a nosotros, los ciudadanos que gustamos del fútbol y lo abonamos en base al aumento de impuestos. Todos los argentinos no sólo pagamos la televisación del deporte más hermoso sino que además sostenemos la campaña publicitaria kirchnerista. Claro, ni hablar de que su privatización también es terrible.
 
El fútbol es un negocio, para pocos, por intereses empresariales y políticos.
Desde la seguridad, ¿Cómo se van a llevar a cabo los controles para 30 equipos si apenas se puede con 20?. Otra pregunta, ¿no es curioso que los hechos de violencia hayan ocurrido en el torneo local y no en la Copa Argentina adonde sí van los visitantes y viajan miles de kilómetros con muchas posibilidades de cruzarse con bandas opuestas?
 
Son dudas, pocas certezas. O hay certezas pero todas nos conducen al mismo sitio: mirar para otro lado. Porque el fútbol está siendo manoseado cada vez más por corporaciones estatales y privadas cuyo objetivo presupone más dinero y más votos.
 
¿Por qué no haber probado, primero, con un torneo largo? ¿Puede que un sólo clásico se juegue en todo un año? ¿Hay árbitros disponibles para tantos partidos? ¿Durarán más los técnicos en los equipos?
 
Más dudas, porque parece que lo impredecible también va por fuera de la cancha.
 
vtvictor9@gmail.com
www.manifiestodellector.blogspot.com

Deja un comentario

Top