Está aquí
Home > Deportes > Ma-mi-ta: En el torneo de Maestros a Delpo le tocaron Djokovic y Rogelio

Ma-mi-ta: En el torneo de Maestros a Delpo le tocaron Djokovic y Rogelio

La Torre de Tandil se enteró en la sala de conferencias del O2 Arena de Londres del regalito antipático que le había dejado el sorteo, con choques contra Djokovic y Federer en la primera ronda.

Pero nada le hizo perder la sonrisa por el escenario general de lo que está viviendo: él sabe que llegar una vez más al Masters, esa gran cita del final de la temporada a la que acude por cuarta vez en su carrera (su mejor resultado fue en 2009, cuando cayó en la final ante el ruso Nikolai Davydenko), es algo reservado para muy pocos.

“Me siento feliz de ser parte de este gran torneo. Es muy bueno para mí jugarlo, y para mi país y para Sudamérica que haya un representante”, les aseguró a los periodistas reunidos en el lugar.

-¿Cómo llegás después de días tan movidos?

-Creo que con las últimas energías que me quedan, pero este torneo produce más energía y hace que uno saque fuerza de donde ya no siente. Sí jugué muchos partidos últimamente. Creo que soy el jugador que más partidos lleva este mes. En este nivel tan alto de intensidad puede ser una diferencia en mi contra, pero trataré de estar bien preparado y de hacer mi mejor tenis en cada partido. Ojalá pueda seguir jugando de esta manera.

-La última vez que te presentaste en Londres fue en esa semifinal brillante que perdiste contra Djokovic. Antes habías conseguido la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos. ¿Para vos jugar acá tiene alguna motivación diferente?

-Bueno, guardo grandes recuerdos de la semi que jugué en Wimbledon. Y tengo algo especial con el público acá, que me respeta mucho. Voy a tratar de jugar un poco mejor que en Wimbledon, aunque creo que fue un muy buen torneo mío y coseché una buena experiencia en esa superficie.

-¿Cómo evaluás el grupo?

-(Mira hacia un costado) Lo acabo de ver (ríe). Está difícil, ¿no? (vuelve a reír, para después ponerse serio otra vez). Bueno, todos los jugadores están jugando bien y todos los nombres son fuertes. Creo que cualquier grupo no hubiera cambiado mucho. Es verdad que yo jugué tres finales últimamente y calculo que los otros muchachos son favoritos contra mí. Pero en este torneo cualquiera puede ganarle a cualquiera.

-Siempre te toca Federer en el cuadro en Londres. Las dos veces anteriores le ganaste y fue el resultado que te sirvió para clasificarte a semifinales. ¿Es como una cábala para vos?

-Te aseguro que me gustaría tener otra cábala, y no a Federer en el grupo (ríe). Va a ser el tercer partido que juguemos en tres semanas. Venimos uno a uno por ahora y veremos cómo sigue. Es muy lindo poder enfrentar a los mejores, se aprende muchísimo. Y particularmente con Roger tuve buenos partidos últimamente. Trataré de hacerlo no como cuando perdí en París sino como cuando le gané la final en Basilea.

-Podés crecer todavía más en el ránking. ¿Le prestás alguna atención a eso, más allá de que ya dijiste que no es tu objetivo principal?

-No, no pienso mucho en el ranking. Sé que si lo hago bien acá voy a mejorar la posición. Igual es algo que no depende sólo de mí, porque si los que vienen atrás tienen buenas actuaciones me pasan. Pero hay algo que sí tengo muy en cuenta: una de mis metas más importantes para este año era jugar de igual a igual con los mejores, y en la última parte del año lo logré. Así que estoy contento con el número 5, y si subo mejor.

-Justamente está cerca de terminar el año. ¿Cuál es tu balance?

-El año creo que fue muy bueno. Por ahí un poco irregular en la primera parte; gané en Rotterdam, perdí rápido en Australia, levanté en Indian Wells y me caí en Miami, también en Montecarlo. Pero después de Wimbledon todo fue para arriba: gané en regularidad y el nivel de juego mejoró muchísimo. Conseguí grandes resultados. Pensar en los primeros meses del año y verme dónde estoy hoy es hasta sorpresivo para mí, más que nada por la forma en que venía en esos meses. Y estar acá es una motivación y un gran premio para el cierre de temporada.

-¿Pensaste algo sobre qué vas a hacer el año que viene con tu calendario, y puntualmente con la Copa Davis?

-Era lo que querías saber, ¿no? (vuelve a reír). Sinceramente no pensé nada. Este año fue muy exigente para mí, sobre todo este último mes, casi sin tiempo para descansar. Cuando termine aquí analizaré bien lo que hice este año, lo positivo y lo negativo, y me plantearé nuevos objetivos para el año que viene y el nuevo calendario.

Fue el final de la conferencia, pero no de la actividad para Delpo , quien se entrenó intensamente. Como para dejar claro que el objetivo del resultado que vino a buscar no admite desconcentración. Por más contratiempos, robos o malos sorteos.

Fuente: clarin.com

Deja un comentario

Top