Está aquí
Home > Deportes > Batata Clerc: «No está mal que Del Potro no quiera jugar la Davis»

Batata Clerc: «No está mal que Del Potro no quiera jugar la Davis»

El ex N° 4, enfocado en la escuela para chicos ciegos, habló del tandilense; propone que el estadio de Villa Soldati se llame Guillermo Vilas y dice que «en el tenis argentino no se enseña más».

Las imágenes de su época de tenista profesional no se borran. Sus condiciones técnicas, su buen humor, sus ocurrencias en los courts para alternar su técnica con las bromas arrancaba aplausos y ovaciones desde las tribunas. Hoy se contrasta aquellas sonrisas con las lágrimas que a los 55 años derrama por proyectos que lo llenan de orgullo y de responsabilidad. "El tenis me dio todo en la vida. No quiero más nada. Por eso me dedico a cumplir con iniciativas que tengan contenido social. No hay nada más lindo en la vida que ver sonreír a un chico. Y ahí encuentro la forma de llenarme el alma", confiesa "Batata".

Hoy Clerc está abocado a una escuela de tenis para niños de escasos recursos, además de dedicarse también a los alumnos de las escuelas públicas. Todo ello en el Parque Roca, donde también tiene su academia. Pero su esfuerzo está abocado al desarrollo de una disciplina que comienza a dar sus primeros pasos: tenis para chicos ciegos.

Sentado frente al estadio Mary Terán de Weiss, José Luis Clerc, icono del tenis argentino, ex N° 4 del mundo y estandarte del equipo nacional que llegó a la primera final por la esquiva ensaladera de la Davis, en 1981, también habló del tenis actual y el estigma argentino en esa competencia: "Nosotros perdimos la gran oportunidad de ganarla. Fue en la final de Mar del Plata. Yo me di cuenta el sábado, tras el dobles, que la habíamos perdido. Tuvimos todo. No sólo porque fue en nuestro país. No sólo porque no jugaba Nadal, sino porque Ferrer y Verdasco no eran lo que son hoy. La ganó Feliciano López. Yo iba al estadio para la transmisión de la TV y veía al equipo español, conducido por Emilio Sánchez, jugando al fútbol en la cancha. Y los argentinos con mucha tensión. Quizá no soportaron la presión de ganarla. Todo el mundo la daba por ganada. Yo tampoco me imaginaba que la perdíamos. Fue una gran decepción. Se lo dije a Jaite: «Con vos se puede ganar la Davis». Pero tiene que tener a todos los jugadores".

 

Del Potro debe creérsela más

 

-¿El año próximo tendrá a todos los jugadores?

-Ya no. Porque hay que tener jugadores de otro ranking. Tenemos muy buenos tenistas, pero hay que estar en el máximo nivel. Hoy la Copa no la gana un solo jugador. Hay que tener un gran equipo.

-Pero si el mejor jugador de tu equipo no quiere estar, también se complica.

-Es cierto. Pero no está mal que un jugador como Del Potro no quiera jugarla. La Davis te desgasta muchísimo. Conozco varios jugadores que no soportan la presión o que luego no se pueden mover después de jugarla. Y hay otros que prefieren dedicarse a su ranking o ganar un Grand Slam. Juan Martín tendrá mucho tiempo para jugarla. Hay tenistas que están hechos para la Davis. Hoy Charly Berlocq funciona muy bien dentro de esa presión.

-Si fueras el presidente de la AAT, ¿qué harías para contar con Del Potro?

-(Risas) Hablaría con él.

-Siendo él el máximo exponente, ¿no hay que armar un equipo alrededor de su figura?

-Sin dudas.

-¿Y si la relación con el capitán no es la mejor?

-No podría hablar de eso porque lo desconozco.

-¿Te gustaría ser capitán del equipo de la Davis?

-Con un gran equipo, sí. Pero Martín [Jaite] está muy bien en ese lugar.

-¿Del Potro puede ser número 1 del mundo?

-Sí, pero no depende de él. Tiene condiciones, es laburador y muy agresivo, lo que temen sus rivales. Debe creérsela más. Debe creer que él puede. Pero si tenés a Nadal o Djokovic en un nivel superlativo, es difícil. Además, para ser N° 1 hay que ganar Grand Slams. Pero creo en las condiciones de Juan Martín.

 

Hace mucho tiempo que digo que el tenis argentino no se enseña más

 

-¿Cómo ves el nivel del tenis argentino?

-Hace mucho tiempo que digo que el tenis argentino no se enseña más. Y se pagan las consecuencias. Hoy el tenis es un medio de vida para muchos entrenadores, los padres exigen y ya no se trabaja como antes. No está el profesor que pasa horas bajo el frío o trabajando bajo el sol con la piel seca. Hoy es recreativo y todo lo que no se hace bien, a la larga se paga. Tenemos un gran nivel de tenis, pero el nivel mundial es tan competitivo como nunca antes. Fijate que es la primera vez en el historia que los juveniles que son N° 1 del mundo les cuesta muchísimo meterse en los mejores lugares.

-Estamos en el Parque Roca y vos proponés otro nombre para el estadio.

-Sí. Yo no tengo ninguna duda que el estadio del tenis argentino debe llamarse Guillermo Vilas. O Gabriela Sabatini. Fueron los que revolucionaron el tenis en nuestro país. A nivel mundial cualquiera de los dos son gigantes. Vilas fue más grande porque jugó en el cuadro masculino, y tiene mayor relevancia en nuestro país. En el mundo hablás de Gaby y la gente se para. Así como tardaron muchos años, pero muchos, en reconocer a Marito Kempes en Córdoba, acá debería pasar lo mismo con Guillermo. Es tremenda nuestra mentalidad en este país. Fangio, Maradona y tantos otros, acá no los valoramos. Los políticos deberían saber que la Argentina es conocida afuera por los deportistas, no por los políticos.

-¿Por qué el estadio no puede llamarse José Luis Clerc?

-Porque yo estoy muy lejos de lo que fue Guillermo o Gaby. Yo sé quién soy. Tengo los pies bien apoyados sobre la tierra.

-Pero sos un referente del tenis argentino también.

-Sí, pero ellos fueron lo máximo. Por Grand Slams ganados, por lo que representan, por todo. Y el reconocimiento es muy importante. Ni a Vilas ni a mí nos hicieron una despedida. Ya está, ya pasó, pero hubiera sido lindo habernos despedido. No vivo de eso, pero a todos nos gusta que nos valoren. Por eso afuera solemos sentirnos más valorados. Así y todo, este país me fascina.

-El año pasado jugaron juntos vos y Vilas. ¿Se reencontraron?

-No, para nada. Jugamos y nada más. Cada uno está enfocado en su familia y sus cosas.

Deja una respuesta

Top