Está aquí
Home > Copa - Cosa de Serranos > Tras el clásico, resucitaron Pinocho y CAVI

Tras el clásico, resucitaron Pinocho y CAVI

El equipo de Emilio Miguel demolió a Taponazo que jugó completito. La crónica de Nahuel Bonaduce para la Copa Cosa de Serranos. Esteban Borras, jugador de play station, fue figura.

En el único partido de la fecha que se jugó en el sintético de Independiente, los de Pinocho dieron una muestra de lo que se puede conseguir con trabajo desde el primer minuto hasta el último y de conocer sus virtudes dado que el primer tiempo el equipo comandado por Mauri Vera fue quien manejó el trámite y el resultado. Porque si bien Pinocho llegaba con pelota al piso y tuvo varias ocasiones, el que abrió el marcador fue el “Lechuga”, el 10 de Taponazo luego de desviarla tras un remate cruzado de Pedro Gonzalez. De ahí en más fue otro el panorama, porque Pinocho salió a buscar el empate y un muy bien parado Macías les frenaba los gritos. De tanto ir, en una de las contras un remate cruzado de Conqueiro hizo que salieran las telas de araña de un ángulo y dejara a Sequeira sin nada que hacer y siendo un espectador de lujo. Este resultado sorprendía por el desarrollo del juego pero “Pistola” Murrone, justo antes de terminar el primer tiempo puso el descuento ante la floja respuesta del arquero. En la segunda mitad, se vio otro cambio en el partido, no solo en la actitud de los equipos sino también en el marcador, porque fue un claro dominante desde el primer minuto el conjunto que finalmente seria el ganador. Antes de los 5 minutos apareció Borras y puso el empate tras un remate que se desvió en la defensa y dejó mal parado a Macias, luego una muy buena jugada a los toques hizo que el arquero le cometa penal a Borras y que Murrone lo transforme en gol. De ahí en más era saber la diferencia que se podía dar ya que Taponazo se vio superado y no encontraba la forma de llegar al arco rival. Y más aun cuando Borras volvía a convertir y el Rusito Delahorca marcaba dos tantos consecutivos en donde el primero no quiso ser menos que el golazo de su rival, televisado seria para pelear por el mejor del torneo. El broche lo puso el número 9 decretando el marcador final 7 a 2. La figura del vencedor y del partido fue el diminuto Borras, por sus continuas intenciones de jugar y buscar el gol y del lado del vencido Conqueiro por algunas buenas individualidades y su excelente gol.

 

En cuanto podamos publicaremos las crónicas de los partidos que se disputaron en el Riva. Tremendo partidazo se dio entre CAVI y Juventud Cristiana, venciendo los primeros por 8-7. Maaaaamita.

Deja un comentario

Top