Está aquí
Home > Noches y Espectáculos > Tandil Jazz tiene swing, tiene swing…

Tandil Jazz tiene swing, tiene swing…

El domingo por la noche, The Generation of swing cerró la cuarta edición del Tandil Jazz y Afines con un invitado de lujo: Nelson Castro. FOTOS Y VIDEOS

El domingo por la noche en el Teatro del Fuerte, y con entrada libre y gratuita, tuvo su cierre la cuarta edición del festival Tandil Jazz y Afines. La banda que se encargó de ponerle mucho ritmo a la velada fue The Generation of Swing, quienes además contaron con la presencia de un invitado de lujo: Nelson Castro, que también fue distinguido antes del show.

The Generation of Swing realizó un excelente recital cargado de ritmo y alegría, además de una ejecución excelente de parte de todos los músicos que integran el grupo. Trasmitiendo en cada tema toda la onda del swing de los años 20 y 30, fueron haciendo que la gran cantidad de público que se acercó al teatro se fuera encendiendo cada vez mas. Y no solo desde la música ponían en contexto el ambiente swing, sino que también fueron vestidos a tono, como suelen hacerlo, para acompañar el muy buen sonido con un marco visual acorde y llamativo.

Entre las canciones, también hubo espacio para algunos pasos de comedia para explicar a su modo “que es el swing”, siempre con la simpatía de su cantante, Mariano Alonso, quien además de poner la voz en las canciones de forma maravillosa, hizo las veces de maestro de ceremonia en cada uno de los discursos que fueron sirviendo para hacer aun mas amena la noche.

En uno de estos cortes fue que dijeron que el swing también es un estilo de baile dentro del jazz, y cumpliendo con esto, aparecieron dos bailarines quienes los acompañaron durante gran parte del show como para completar el lindo combo.

En lo musical, insistimos: excelente. Se notó una banda que está en todos los detalles a la hora de meterse de lleno en un género, más allá que obviamente tiene su aggionarmiento a nuestros días. Una voz perfecta y con una muy buena pronunciación del inglés, un guitarrista que supo demostrar su talento cuando le correspondió, un conjunto de vientos con tres caños que por momentos parecían muchos mas, y todo el resto que no mencionamos para no hacer larga la nota, pero que también cumplieron su rol con nota sobresaliente.

Ya promediando el show, apareció tocando desde las butacas el invitado de lujo: el trombonista tandilense Nelson Castro, de quien está demás describir su excelencia a la hora de tocar jazz. Un símbolo del género en si mismo.

Entre las “perlitas” del repertorio podemos mencionar versiones de “I will survive”, “Rubias de New York” o el cierre con “Crazy Little Thing Called Love”, siempre interpretadas con una gran dosis de swing.

 

Textual: El Diario de Tandil

Deja un comentario

Top