Está aquí
Home > Deportes > ¿Cómo nace el apodo «La Torre de Tandil»?

¿Cómo nace el apodo «La Torre de Tandil»?

Rescatamos del archivo una nota que se le hizo, tras ganar el US Open, al prestigioso periodista venezolano Luis Alfredo Alvarez, de la cadena internacional ESPN, para El Eco de Tandil. En la misma contó la anécdota de cómo nació el famoso seudónimo con el que bautizó de por vida a nuestro tenista Del Potro.

Desde Bristol, Connecticut (Estados Unidos) y con la amabilidad y cortesía con que se lo oye en cada transmisión de ESPN para toda Latinoamérica, Alvarez se tomó unos minutos para dialogar con El Eco de Tandil.

Primero contestó un correo electrónico en el que se le consultaba, precisamente, por la posibilidad de dialogar telefónicamente a lo que respondió con total simpatía: “Hola tocayo, siento no haber accedido a mi correo anteriormente. A Juan M. le tengo un gran respeto y merece todo lo que le está sucediendo. Si aún te soy útil déjame saber”.

Prestigioso analista en béisbol y conductor de las transmisiones de tenis de la cadena internacional, este venezolano que forma una excelente dupla periodística con Javier Frana se mostró encantado de poder expresarse para con la ciudad de Juan Martín Del Potro, tenista al que apodó de por vida bajo el seudónimo “La Torre de Tandil”.

¡Si lo habremos escuchado los tandilenses! Y, sobre todo, últimamente a raíz de los excelentes desempeños de Delpo y especialmente con la consagración en el último Grand Slam del año, US Open 2009. 

Se lo felicita, en primera instancia, por la cordura y sensatez con que se maneja al aire y responde humilde: “La verdad que tenemos muy buena química los dos, con Javier (Frana) y creo que eso ayuda”. 

-¿Qué me puede contar del otro perfil de Juan Martín, lo que no se ve de él estando fuera de las canchas?

-Yo le tengo un aprecio muy especial a él, porque recuerdo uno de los torneos de Grand Slam donde él estaba en una cancha… no recuerdo exactamente dónde era, creo que en el US Open, casualmente. Era su primero. Y yo estaba con Javier y le pregunté: “¿Quién es este flaco?”. Me explicó y no recuerdo quién era el entrenador, no estaba con Davin todavía.

-¿Eduardo Infantino?

-Ajá, con Infantino. Entonces conversamos con él un rato y, bueno, nada, le vimos que tenía muchísimo potencial y Javier me avisó que le deje un espacio en el futuro que se lo veía entre los 20 mejores. Y después, cuando lo conocí, me impresionó mucho su humildad, su control. Es una persona que se controla absolutamente para todo lo que dice, no dice nada en exceso y me llamó mucho la atención porque creo que eso lo está reflejando también en su tenis. Y, bien, después en distintos torneos cuando nos encontrábamos, nos saludamos. 

-¿Y cómo nace el apodo ya famoso la “Torre de Tandil”?

-De repente un día le pregunté a Javier si había un monumento en Tandil que fuera conocido y me habló de una piedra. ¿La Piedra Movediza, no? Y entonces yo le dije: “Este va a ser el próximo monumento de Tandil porque este chico va a llegar lejos”. Y por su estatura lo llamé la Torre, la Torre de Tandil y a él le gustó muchísimo porque en el US Open del año pasado, cuando me lo encontré, me dijo: “Che, todo el mundo me dice la Torre de Tandil por ti”. Porque todo el mundo lo ve en la tele. Y siempre hay muy buena onda, muy buena comunicación con él, él sabe que nosotros lo apoyamos y lo respetamos mucho. Realmente es un placer decir que uno es amigo de Juan Martín.

-¿Y usted es consciente de que su apodo le quedará de por vida a uno de los grandes deportistas de Argentina? Siendo que va camino a eso.

-(sonríe). Bueno, yo no tengo el acceso lamentablemente a lo que ustedes tienen en cuanto a la recepción del trabajo de uno y después de las transmisiones en general porque yo vivo en Estados Unidos y aquí no llega absolutamente nada de eso. Pero, casualmente, recibí un e-mail de Javier donde me dice que es una locura todo. No solamente por Del Potro sino por la transmisión y todo lo que está recibiendo él allí, los elogios en nombre de los dos porque la gente se identifica mucho con lo que hacemos. Creo que todo parte de la amistad que tenemos Javier y yo y tratamos de hacer algo liviano, ligero, como si estuviéramos en casa. O sea, charlando con nuestros amigos pero siempre tratando de mantenerle un respeto y una imparcialidad, pero por otro lado conociendo y destacando a los jugadores.

-¿En algún viaje ha tenido la oportunidad de conocer a la familia de Juan Martín?

-No, no conozco a la familia de Juan Martín y me encantaría conocerla. Sobre todo porque me gustaría llegar y decirles, como yo soy padre de tres hijos y cuando me hablan bien de ellos me siento muy orgulloso, me encantaría conocerlos y decirles lo orgullosos que tienen que sentirse, no por la parte de deportista, sino por la calidad humana de hijo que tienen.

Deja un comentario

Top