Está aquí
Home > Todo y Nada > Ricardo Alfonsín pasó por Tandil y elogió a Lunghi, al senador Fernández y a la lista de candidatos a concejales

Ricardo Alfonsín pasó por Tandil y elogió a Lunghi, al senador Fernández y a la lista de candidatos a concejales

La lista A del Frente Progresista Cívico y Social está compuesta por Margarita Stolbizer como la primera candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires y secundada por Ricardo Alfonsín, ambos en busca de la renovación de su banca en la Cámara de Diputados.

En diálogo con El Eco de Tandil, Ricardo Alfonsín pasó por la ciudad como parte de su campaña electoral que consta de la recorrida de distintos puntos de la provincia de Buenos Aires. Además, aprovechó la oportunidad para elogiar tanto al intendente Miguel Lunghi como a los actores políticos de la lista local. “El Intendente es un ejemplo para nosotros porque es buen vecino, buena persona, honesto, transparente, trabajador, define bien sus prioridades y es querido por todos incluso por los vecinos que no lo votan pero lo respetan. Yo espero que logremos seguir con el acompañamiento mayoritario, tanto con Atilio (Magnasco) como con Susana (González) ya que ambos son muy buenas personas y estamos muy contentos con ellos. Sin embargo, no venimos a acompañarlos a ellos sino que más bien les pedimos a ellos que nos acompañen a nosotros porque sabemos que van a tener más votos en las próximas elecciones”, destacó el hijo del ex presidente Raúl Alfonsín.  
 
La importancia de las legislativas
 
Desde el Comité local de la UCR, el precandidato del Frente Progresista expresó que estas elecciones son “muy importantes” de cara a 2015, pero también lo son porque cuentan con la iniciativa de llevar distintos proyectos al Congreso.
 
En primera instancia insistirán con una jubilación mínima del 82 por ciento del salario de un trabajador activo así como también la sanción de una ley que evite que los jubilados deban hacer juicio para cobrar lo que les corresponde. Por otro lado, explicó que pretenden modificar la ley de accidentes de trabajo así como también el mínimo no imponible y la ley de blanqueo; todo esto sumado al pedido de normalización del Indec “para que no sigan engañando a la sociedad”.
 
Sin embargo, y desde su perspectiva, las legislativas también tienen otro objetivo que tiene que ver con el impedimento de la reformulación de la Constitución. Frente a esto, Alfonsín aseguró que la re reelección de la Presidenta depende de que “el oficialismo no tenga más diputados de los que renueva”.
 
“Lo que nosotros votamos en este caso son diputados y lo que tenemos que lograr es que el oficialismo pierda la mayoría en las Cámaras tanto de diputados como de senadores. Ahora dentro de la oposición, tratemos de votar a aquellos que más garantías nos dan en el sentido que no van a votar nunca una reforma constitucional”, advirtió el precandidato.
 
Y agregó que “hay gente que hasta hace 24 horas formaba parte del FPV y se van a volver a unir porque en el fondo son peronistas. Nosotros somos la única alternativa no peronista de la provincia de Buenos Aires y además ninguna de las otras fuerzas tiene carácter nacional, excepto nosotros”.
 
Oposición contundente
 
Frente a las especulaciones de los electores a nivel nacional sobre la falta de oposición al actual Gobierno, el diputado nacional especificó que luego del 2001 estalló el sistema de partidos tradicionales y fue en ese momento cuando nació el FPV.
 
Además recalcó que muchos de los problemas que existen hoy en el país son porque “no hay un adecuado sistema de partidos nacionales”, sino que existe un partido hegemónico de gobierno y en la oposición, “una profusión de partidos que ninguno por sí solo está en condiciones de garantizar la alternativa”.
 
A raíz de esto es que Alfonsín aseguró que el Gobierno no hubiera cometido muchos de los errores que tuvo si hubiera sabido que en la oposición había un partido que estuviera en condiciones de desafiar la hegemonía electoral.
 
“Por eso se sintieron invencibles, invulnerables y se apoderó de ellos la omnipotencia, la soberbia y hasta cierta tendencia autoritaria, pero esto ocurrió hasta ahora”, remarcó.
 
Por eso, ratificó: “El Frente Progresista Cívico y Social no es una expresión más del kirchnerismo ni del peronismo sino que es una unión de todos los que estaban trabajando separados y piensan igual: republicanos, democráticos, con una visión seria del país a mediano y largo plazo, preocupados por la transparencia, por la decencia en el sentido de la gestión, por la degradación de valores fundamentales de la democracia, la ejemplaridad en el ejercicio de la política y a eso sumada la sensibilidad social”. 
 
Además recordó que hay muchas cosas que la comunidad “ya no tolera como es el caso de sacar 13 mil millones de dólares para comprar energía en otros países, el aumento de la inflación y la preocupación de que el Gobierno no la reconozca, la perdida de competitividad en la economía, los problemas de seguridad y educación, entre otras cosas”.
 
“Tenemos una combinación de sucesos que explica que la sociedad ahora está mirando a la oposición y espero que nos mire a nosotros que somos los únicos que señalamos estas cosas desde el principio”, advirtió.
 
“Hay cosas que no se supieron aprovechar”
 
Alfonsín además remarcó que no se pueden negar que en estos años se han producido mejoras o cambios importantes en la situación económica y social; pero remarcó que también es cierto que estas mejoras sobre todo tienen que ver con circunstancias mundiales extremadamente favorables para la Argentina. Según su postura, no se han aprovechado como se podría haber hecho; por lo que las cosas que no dependían tanto de “nosotros” anduvieron bien y las que sí dependían exclusivamente, no tanto. Tal es el caso de la energía ya que producimos menos petróleo y gas que antes del 2003 pero hoy se debe importar por 13 mil millones de dólares que hay que sacarlo de la economía del país.
 
Lo mismo sucede con la educación pública que dependía del Gobierno en términos de calidad y no mejoró; el sistema ferroviario; el tributario que podría ser menos injusto ya que los trabajadores y los jubilados pagan mucho por Impuesto a las Ganancias y el nivel de inversiones pudo haber sido mucho mayor. 
 
Otro punto que destacó el diputado nacional son las reservas las cuales son importantísimas para un país que quiere financiar un proceso de industrialización. Alfonsín explicó que este año se tuvo record de cosecha pero en vez de tener reservas, hay 6.500 millones de menos, lo que se lee como “un record histórico y mundial de incapacidad en la gestión”.
 
“No digo que se resuelva todo; pero no solo no mejoramos sino que estamos peor. Yo creo que no se asignaron los recursos donde debían y es por incapacidad de gestión ya que fueron incapaces de aplicar políticas selectivas. El mejorar muchas veces alcanza para ganar elecciones y la gente no tiene por qué darse cuenta que podíamos estar mejor; si lo que está es mejor de lo que fue, se pueden ganar elecciones”, concluyó Ricardo Alfonsín.

Deja un comentario

Top