Está aquí
Home > Deportes > La Cobrita: «Salió todo como lo habíamos planeado»

La Cobrita: «Salió todo como lo habíamos planeado»

El campeón tandilense entrevistado por Fernando Daniel Uranga para El Eco de Tandil.

A días de su logro, “La Cobrita” visitó la Redacción de El Eco de Tandil para brindar detalles:

-Se te vio dueño de la iniciativa en todo momento. ¿Tiene que ver con tu estrategia o con cierto respeto que ya imponés en tus rivales?

-Fue el plan de pelea. Si algo nos caracterizó en este caso es que nada fue improvisado. Teníamos todo planeado, y gracias a Dios salió todo tal cual lo programamos. Con mi entrenador (Sergio Vega) nos cansamos de ver videos, juntándonos o cada uno por su lado. No había forma de que nos sorprendiera.

-¿Y qué características habían observado en Solís?

-Que es contragolpeador, y que mete muy bien el uppercut. En situaciones en las que se ve complicado mete uno o dos y después te ataca con un cross. Es algo que quiso hacer contra mí dos o tres veces, y quedó “pagando”. Llegó un momento en el que estaba desesperado por pegarme. No hizo nada que estuviera fuera del libreto. Solís fue a entrenar al gimnasio de Emanuel Cusolito (boxeador de Zárate) y le dijo que llegaba a esta pelea en su mejor forma, además dio muy bien el peso.

-Antes de esta pelea, sufriste un par de postergaciones. ¿Esas alteraciones te quitan el ritmo y el enfoque?

-Sí, encima una pelea se cayó el último día. Es algo que un poco te desmotiva, las dos semanas previas al combate apretás el entrenamiento y achicás los descansos para llegar bien a punto. Al no pelear, poco tiempo después tenés que hacer el mismo desgaste. Tuve que aflojar un poco, volver a apretar para pelear el 7 y ahí me dijeron “no, del 7 se pasó al 21”, otra vez a descender y después apretar de nuevo. Nos ayudamos mutuamente con Sergio Escobar, que también tuvo peleas programadas por estas fechas.

-El mismo día te enteraste que la pelea no iba a 12 rounds, sino a 10. ¿Eso modifica la planificación?

-Se encara más o menos igual, aunque cambiamos algo sobre la marcha, en el camarín.

-¿Qué cosas variaste?

-Si la pelea iba a 12 rounds, la idea era apretar a fondo entre el noveno y el décimo. Al ser a 10, optamos por hacerlo entre el séptimo y el octavo, calculaba que a esa altura iba a cambiar el aire más o menos.

-¿Cuánto tiempo antes de subir te avisaron que iba a 10?

-Diez o quince minutos. También uno como profesional ve otras cosas, como que no está tan mal pelear a una distancia más corta por la misma bolsa.

-Nunca completaste 5 rounds. ¿Te generaba cierta incertidumbre una pelea a 12 respecto a tu integridad física?

-A 6 ú 8 ya me la generaba, porque nunca alcancé esa distancia. Supongo que hubiera llegado sin problemas, porque la otra vez en el quinto round estaba fresco, ni había cambiado el aire. Lo que pasa es que yo tengo un boxeo medio raro, no me desespero, espero la oportunidad, no tiro las manos hasta que no encuentro el momento justo. No tiene sentido apurarse cuando tenés 10 rounds para tirar.

-¿En la previa quién creés que tenía ventaja si la pelea llegaba a los 10 asaltos?

-Eso es algo que no podés saber antes. Nosotros apostamos a ganar en velocidad y potencia. Cada tres o cuatro golpes míos venía uno de él. Después, como se dieron los primeros rounds, creo que la única forma que tenía de ganarme era noqueándome.

-¿Hiciste algún entrenamiento de 12 rounds para ver cómo respondías?

-Sí, una semana antes de la pelea hicimos una prueba piloto con Sergio Escobar, quien pesa un poco más que yo. Estuvo muy buena, los dos terminamos muy bien, él está en gran forma. Fue muy intenso porque la hicimos en un ring mucho más chico, entonces el contacto es más frecuente. Mejor sparring que él no voy a encontrar, ha hecho muchísimas peleas, contra boxeadores de distintos estilos y categorías, es complicado y muy mañero. Obviamente, que él pelea con sus características, que no son las mismas que las del rival que vas a tener.

-¿Te dio cierta tranquilidad ver que podías desenvolverte en esa distancia?

-Seguro, antes había hecho diez rounds, para ayudarlo a Sergio antes de que pelee por el título latino. Le dimos una mano con su hermano Mauro y con Leo Cicopiedi.

-Antes de ganarle a Méndez en el Luna Park dijiste que sería muy difícil noquearlo y le ganaste por puntos. ¿Ante Solís presagiabas una definición rápida?

-No, pensé otra vez que llegaríamos al final. Sergio (Vega) creía que en el séptimo round la terminaba. Y Julio (Lester, su preparador físico) dijo que en el octavo. Lo que nunca pensamos es que iba a ser tan fácil anularlo, eso y meterle manos firmes fue lo único que hice.

-De hecho, recibiste muy poco castigo, a excepción de una combinación en el segundo round.

-Claro, eso pasó porque me metía en su guardia, de otra manera no podía llegarle. A veces hay que arriesgar, recibir una mano para meter dos.

-¿Este título es un punto de inflexión en tu carrera? ¿O se trata de una pelea más?

-Pienso que me podría dar otro tipo de oportunidades, como cobrar mejores bolsas o que se me abra una puerta para pelear en el exterior o enfrentar a otro tipo de rivales. No sé si todavía no caí o la tomé como una pelea más.

-¿En la previa manejaste las mismas sensaciones de siempre?

-Sí, hay cosas que las sentís siempre, quizá sentía un poco más de nervios por lo que había visto de Solís, llegando a pensar que era superior a mí. Lo vi peleando contra Leo Prieto y contra Thompson (mexicano al que enfrentó en Cancún), que es un pegador bárbaro y se la bancó muy bien, le respondió y le pegó. Finalmente, fue todo más simple de lo que pensaba.

-¿El dio menos de lo que esperabas? ¿O tuviste el mérito de no dejarlo progresar?

-Quizá un poco de las dos cosas. Lo que puedo decirte es que llegué muy bien, ese mes y pico que tuve preparando la pelea, incluyendo la postergación, me hizo ponerme en gran forma y poder estudiar mejor a mi rival.

-Suele relativizarse la jerarquía de los títulos como el que acabás de ganar. ¿Qué representa para vos?

-A mí me ponés un plato de chapa y voy a hacer todo lo posible por ganarlo y después, para sacármelo, se van a tener que matar, y para defenderlo voy a entrenar el triple de lo que venía entrenando. Tuve un título amateur y lo defendí durante 26 peleas, enfrentando a boxeadores de distintas categorías. Mirá si no me va a interesar tener un título. En cuanto al valor real de éste, rescato que me posiciona entre los 15 primeros del ranking mundial de la categoría en la OMB, no digo 15 mejores porque abajo suele haber boxeadores superiores que no tienen la oportunidad.

-No tan lejos de una chance mundialista.

-Claro, aunque soy consciente de que todavía no estoy para eso, nunca llegué al sexto round y lo tengo muy claro. En cuanto al ranking argentino, venía tercero y al ganarle a Solís es muy probable que me pongan primero o segundo.

-Entrenás sin golpear la bolsa, algo no tan habitual.

-Sí, Sergio (Vega) utiliza el estilo de los cubanos, que no usan la bolsa sino que entrenan en el cuerpo a cuerpo, por eso tienen tanta variedad de golpes y velocidad. A veces a la bolsa le pego por joder, pero no como parte de un entrenamiento.

-¿Qué efecto notás en la gente por este buen momento del boxeo tandilense?

-En algunos festivales ves personas que nunca habías visto cerca del boxeo. Ocurre que no el público que sigue a Sergio Escobar no es el mismo que el mío, a él lo ven desde hace mucho tiempo, yo estoy hace poco en el profesionalismo.

-Y peleas como las del sábado, televisadas y por un título, también generan expectativa.

-Impresionante. De pronto, te ve gente que nunca veía boxeo. Esto está bueno.

-¿Te predispone distinto saber que la pelea será televisada?

-No me cambia demasiado las cosas, porque tuve la suerte de que en mi época de amateur televisaron muchas de mis peleas, en un ciclo que emitía América. Igual, se tiene en cuenta y uno sabe que tiene que ser prolijo en algunas cosas, como en no tirar “zapallazos”.

Deja una respuesta

Top