Está aquí
Home > Notas Picantes > Dos embarazadas robaron salamines en Monarca y les pegaron flor de «quemazo» en público

Dos embarazadas robaron salamines en Monarca y les pegaron flor de «quemazo» en público

¿Será declarada la semana del salamín en Tandil? En pleno centro los empleados del súper salieron a los gritos y, se presume, las curaron de espanto. Ahí, quedate tranquilo Bertolín, no vuelven a infringir la ley.

Al parecer, los empleados las “pescaron” hurtando pero como que las dejaron pastorear. La onda es escracharlas en público, a la salida del supermercado más importante que tiene Tandil: el Monarca de la calle San Martín tirando a la esquina con Irigoyen y que ante semejante quemazo se curen de espanto y no vuelvan a chorear… Antes que llamar a la policía y cumplir con la burocracia que nada corrige ni sana.
 
Sí, las muy novatas buscaron infringir la ley en semejante contexto híper-céntrico y en la ciudad del qué dirán. Y el escarnio de la vergüenza ajena las aniquiló: toda la calle San Martín, clientes del Monarca mismo y quienes cafeteaban en Figlio tuvieron un espectáculo inconcebible y, lo más lindo, gratuito. Casi que mejor que ir al cine o al teatro: dos mujeres embarazadas afanaron salamines y otros comestibles del súper y cuando se alejaban por la esquina de Irigoyen empleados del coloso salieron chistándoles al grito de “¡nos robaron!”. Maaaamita, qué quemo. Casi que no se dio vuelta nadie a ver la escena y mientras ellas se hacían las sotas y apuraban el tranco, las capturaron y ahí, en el apremio, negociaron una especie de tregua: abran sus carteras o llamamos a la policía. Y a ellas no les quedó otra… Y para asombro de los espectadores de lujo, al parecer, ellas antes de ir al súper se habían dado una vueltita por Mimo & Co o vaya a saber uno que otro local de ropa para niños porque de sus carteras caían zapatitos de bebé y demás. ¿Qué ternura, verdad? De esa manera comprobamos que, al menos, estaban embarazadas de verdad y no cayeron en el viejo truco del simulacro de ser futuras progenitoras lo cual hubiese sido, todavía, más indigno. Ahora, lo del choreo de salamines (¡justo en la semana en la que el artista Donald llegó dos horas tarde a su show en Tandil por haber perdido tales embutidos!) es insólito. Si nos contaran, si quiera, que estaban robando un alimento más productivo para la salud de sus futuros herederos podríamos tener otro tipo de contemplación en estas líneas… ¿Será declarada la semana del salamín en Tandil?
 
PD: La foto, de más está decirlo, es ilustrativa (guía de bebés.com) 

Deja un comentario

Top