Está aquí
Home > Deportes > A Santa le pesó la primera final

A Santa le pesó la primera final

No le pudo ganar a Sportivo Belgrano de San Francisco. Fue 0-0. Jugó 15 minutos con dos hombres de más, pero careció de ideas y en el ST lució demasiado tenso. ¿El San Martín? Colmadísimo.

Con un “Pitu” González bajo en lo anímico y más dependiente de Martín Michel que nunca, Santamarina dejó pasar la chance de picar en punta como local en la primera final del Torneo Argentino A por el ascenso a la B Nacional. Recordamos que la serie termina igualada, el equipo cordobés pegará el salto de categoría. Por supuesto que no está todo dicho, pero los cordobeses se fueron festejando como locos (tanto en la cancha, como los dirigentes que estuvieron en las cabinas de prensa).
 
Con un estadio San Martín a pleno, colmadísimo como nunca en esta campaña, la gente alentó pese al frío y apoyó continuamente al equipo tandilense que no tuvo una buena noche y se llevó, tras eso, dos noticias pálidas: “Pitu” González y Emiliano Capella llegaron a la quinta amarilla y se perderán el partido en Cordoba.
 
En la primera etapa, Santa tuvo hombres de muy buena labor como Germán Palacio y Diego Bucci, pero le faltó el sprint final. Pitu González lució desconocido y a Martín Michel le faltó un socio. Brittes mostró garra, pero no tuvo grandes chances.
 
Spotivo Belgrano se mostró como un equipo inteligente y, si se quiere, más pintoresco a la hora de la distribución del balón. De arriba, los cordobeses inquietaron en diversas ocasiones y sobre el epílogo de la etapa inicial, se les anuló un gol por presunto off side –según la televisión cordobesa estaba habilitado-. A Santa, que fue superior por empuje y garra más que por fútbol en la primera etapa, no se le cobró un claro penal que le cometieron a la Pantera de Monte Buey Román Strada (se lo llevó puesto un defensor).
 
En la complementaria, el auriné lució tenso desde el arranque nomás. Sapito Coleoni sacó rápidamente a Strada, que no venía rindiendo en ofensiva pero en la marca estuvo impecable y mandó a la cancha a Nico Valerio, que rindió -como de costumbre- aunque sin tanta pimienta como en otras ocasiones.
 
Pitu González pareció que sufrió alguna molestia y no pidió el cambio, puesto que recibió la quinta amonestación y no querría dejar al equipo en banda, pero en algún momento dejó de enviar centros de larga distancia y buscaba por vías más cercanas. Eso llamó la atención. Como que fue perdiendo confianza con el correr de los minutos o sufrió alguna molestia.
 
La primera expulsión cordobesa fue por doble amonestación, la otra por una violenta entrada sobre Palacio (de gran partido). A Santa esa necesidad imperiosa de ganar y los dos hombres de más le jugaron en contra, careció de iniciativas y sólo atinó a enviar centros casi siempre sin destino. Una lástima porque los nervios pudieron más y dejó de lado su habitual estilo. Pero no hay que perder las esperanzas, si bien Sportivo Belgrano parece un equipo mejor consolidado, partidos son partidos y un buen planteo de visitante puede darle a los tandilenses la alegría máxima. Por algo se llegó hasta donde se llegó y está claro que pese a este primer empate, Santa tiene con qué.

Deja un comentario

Top