Está aquí
Home > Copa - Cosa de Serranos > Golopolis, el primer ascendido

Golopolis, el primer ascendido

La Copa Cosa de Serranos estalla en los corazones de tantos pibes que dejan el alma y se entretienen con este torneo mediático. Golopolis es uno de esos casos.

Desde un puñado de amigos pueden surgir muchas cosas. Incluso un equipo de fútbol. Y la alegría que genera lograr objetivos deportivos entre amigos, verdaderamente, no tiene precio. Por  eso hoy la Copa Cosa de Serranos es furor en Tandil. Porque cualquier puñado de amigos, de esos que suelen patear en un turno fijo, se puede reunir y poner unos pesos para darle rienda suelta al deporte más lindo del mundo. Ponerse un nombre, buscar su propia camiseta, compartir asados y hablar de táctica y estrategia mientras se chicanean. Eso hizo, sin ir más lejos, Juan Pablo Rica.

Más conocido para todos nosotros como "JPR", se sentó un día en el banco de la plaza aledaña al Club Talleres y empezó a soñar con el ascenso. Se tenía una fe ciega. A partir de tener, primero, un grupo de amigos y luego reforzar con conocidos. Golopolis sonaba fuerte en la previa para meterse en la A. Y gozaba de ventaja deportiva algo que el año pasado fue ninguneado pero hoy sirve de lección y para calificar y valorar a todos aquellos equipos que ancan la competencia hasta el final, así no tengan chances de nada. Eso le da seriedad al torneo y fomenta el respeto por el rival. Y tarde o temprano se convierte en recompensa.

Golopolis vivió momentos increíbles, partidos bajo frías heladas y goles apasionados como el de Ramiro Fernández (ver video acá) durante 2012. El que grita con el alma el "¡goooool, la puta madre!, ¡bien Ramiro!" es JPR. O pasar por la radio para vibrar en la previa de un clásico en el que luego se comieron un paseo (ver video acá). En fin, buenas y pálidas.

Hay equipos que por pasión y emoción generan una simpatía mayor. El año pasado Los Pasucci, El Matador y Golopolis fueron planteles que quedaron en las puertas del salto de nivel. Una picardía porque si era por grupo humano, los tres merecían ascender. Pero Manchester Matambre, hoy peleando el título en la Museo Bar A-1, Real Bañil (a punto de caer de categoría), Intocables (colita de perro en la Museo Bar A-1) y Anónimo (de digna labor en la Zona Intermedia Riders peleando por el título) corrieron mejor suerte y del mismo modo merecieron clasificar. Mientras escribimos estas líneas, notamos -con orgullo- que todos los equipos mencionados nacen de la amistad. Quieren ganar en la cancha, a morir, pero sobre todo son amigos. Y, salvo El Matador, que está a un pelito pero todavía no lo confirmó: todos lograron esa emoción de ascender. Está claro que en la Copa Cosa de Serranos, la unión hace a la fuerza. No es casualidad que sean amigos.

Golopolis clasificó, valga la aclaración, porque se supo reforzar con dos jugadores "distintos" como Barandarian y el Negrito Paredes pero también por el aguante de los Ithurralde que, desde el banco de suplentes, siempre le pusieron buena cara y empujaron. Ascendió porque Emi Fritz (el "Coloccini de la Copa") jugó un gran campeonato. Porque JPR supo motivar a los suyos y tenerlos a todos bien prendido y, además, desde el fondo estuvo, por momentos, impasable dejando la piel en cada pelota. Por el buen clima que contagia Carlitos Bruzzanitti, un tipazo y que también sabe con la pelota. Ascendió porque Calderón tuvo partidos espectaculares y Maxi Salette, cuando le tocó calzarse los guantes, rindió. Ascendió porque los muchachos de Clabecq los estuvieron apoyando siempre y porque Nuevo Envase, si bien arremetió, pese a que puede alcanzarlo en unidades, no goza de la ventaja deportiva. Ascendió el equipo de JPR también porque Taponazo, si vence a La Filarmónica, puede pasarlos pero los de Durruty quedarían detrás. Y viceversa. Es decir, Golopolis ascendió por un montón de cuestiones pero, más que nada, porque tiene buena onda y unión. Ahora, con el objetivo cumplido, van por la gloria del título del ascenso. 

Deja una respuesta

Top