Está aquí
Home > Deportes > Semana no tan Santa

Semana no tan Santa

El auriné regaló dos puntitos que duelen un huevo en Semana Santa. Una verdadera lástima, era para ganarlo ante Sportivo Belgrano.

¿El árbitro estaba comprado? Suena durísimo y cuesta creerlo dicho así tan directo, sí se equivocó. Tuvo un mal arbitraje pero Santa no perdió por el árbitro. Santamarina estuvo a instantes de ganarlo y si el desvío en Compagnucci tras una jugada aislada y de manotazo de ahogado no entraba, hoy no nos estaríamos quejando tanto. “Todas las divididas eran para el color verde”, dijo el Negro Ledesma, que fue figura. “Perdimos dos puntos por errores nuestros”, admitió Tony Bertoya con toda su grandeza y pese a reconocer que el juez, obviamente, no tuvo una buena tarde. Y el árbitro Bocca no podría haber hecho más nada. La gran falla del colegiado, indiscutible, fue no haber expulsado al 4 cuando ya estaba recontra amonestado (esto quiere decir: con cartulina amarela ya le habían, inclusive, perdonado la vida) y cometió un foul, a destiempo (sin pelota), y todo el público clamó por la roja. Es más, el Cabezón López asegura en el “parte oficial” que el línea le marcaba el foul y Bocca se hizo el sota. Y lo que todavía hizo más alevoso y grosero su error fue el cambio que el técnico de Sportivo Belgrano, muy bicho, ejecutó en el acto. Arafue el cuatro.

Me recordaba Pinchentti que Belgrano hizo gran alboroto tras su derrota sobre la hora vs. Talleres en cuanto a lo arbitral. Un jugador llegó a declarar que el árbitro le avisó que los iba a bombear instantes previos a colaborar con el Tallarín para el 3-2. Fue tanto el revuelo que causaron las quejas de Sportivo que tranquilamente los árbitros de este lunes se pudieron ver condicionados. “Hay que ser más vivos y quejarse más de los árbitros”, decía alguno por ahí y a últimas horas del día Ramón Santamarina envió una gacetilla en la que Pablo Bossio aseguraba que presentará una queja formal en AFA y con video incluído del partido. Me parece perfecto, ésa debería ser la forma de expresarse aunque hay que ver si en este fútbol argentino se toma nota de los reclamos por la senda correcta.

Santa mereció ganarlo, son dos puntos que duelen muchísimo porque de local hay que ganar como sea y para colmo por cómo se dieron las acciones, duele el doble pero también esto lo obliga a salir nuevamente de visitante a vencer. Y este equipo tiene con qué. Timpanaro anotó un bonito gol y el segundo tanto evidencia "la plantilla", pelotazo de Pitu y los ingresos del Sapito le daban el éxito: control y desborde de la Pantera de Monte Buey Strada e ingreso del Chiro Prudencio, amagando a ir por afuera y metiéndose por dentro, para convertir con pierna izquierda. Santamarina tiene recambio, tiene plantel y está convencido del camino.

Jugando a ser técnico yo diría que los cambios estuvieron bárbaro, yo lo habría puesto de una a Strada -de puntero- y al Chiro de nueve para las contras rápidas y ni siquiera con diferencia de dos goles lo sacaba al Pitu. Menos cuando con la orden ya enviada pero todavía a tiempo de frenarla, Sportivo hace el descuento y Nico Valerio entra por Arnaldo. En esta instancia, no podés regalar nada de nada. Cuentan que Coleoni lo sacó a González porque éste pidió el cambio, si no era grave había que dejarlo en la cancha por el peso individual del “10” para tenerla o lastimar en cualquier circunstancia y también por la influencia psicológica que genera para sus compañeros y rivales. Hay que ver que tan espinosa sería la molestia o si realmente pesó más el cansancio o la injusta amarilla que había recibido. Quiero decir que Gustavo Coleoni es el técnico de Santamarina que más me agrada de todos los que pasaron en los últimos tiempos. La cancha tan rápida no le jugó a favor a Santamarina que, insisto, igual mereció ganar y ahora se verá obligado a dar zarpazos a domicilio. Y, ojo, eso tiene su costado positivo porque obligará al plantel a demostrar si tiene el fuego sagrado que se necesita para lograr al ascenso a la B Nacional. Yo pienso que tiene con qué. 

Deja un comentario

Top