Está aquí
Home > Todo y Nada > «Dije que la Provincia estaba colapsada y me quedé corto»

«Dije que la Provincia estaba colapsada y me quedé corto»

(Audio). El senador Carlos Fernández, en declaraciones radiales, se refirió al anuncio del Gobierno de Scioli de corredores viales basado en la instalación de peajes y otros problemas que la Provincia no puede ni sabe cómo resolver.

“Cuando dije que la Provincia estaba colapsada, me salieron a contestar como si dijera un disparate y la realidad indica que me quedé corto”, manifestó ante nuevos problemas que la gobernación de Scioli está atravesando y que, según el Jefe del Bloque de Senadores de la UCR, intenta resolver “tirando una moneda al aire a ver si cae de canto”.

En diálogo con el flamante programa, “Bien informa2” que conduce Guillermo Tenaglia por Radio de la Sierra (AM 1180), se le consultó al senador tandilense Carlos Fernández sobre la la instalación de peajes y el anuncio de varios corredores viales a lo largo de las rutas de la Provincia de Buenos Aires. Como los casos de las rutas 30 y 74 que circundan Tandil.

“Yo voy a repetir lo que le manifesté personalmente al ministro de Economía, Alejandro Arlía, en oportunidad del tratamiento del presupuesto correspondiente a este ejercicio en el Senado, cuando concurrió la comisión de presupuesto siendo uno de los integrantes de la misma. Varios le consultamos qué pensaba hacer el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires ante el deplorable estado que tienen muchas rutas de la misma y se despachó con este anuncio. Yo soy absolutamente escéptico, creo que tiene poco viso de concreción. No me voy a negar a analizar ninguna de las alternativas que permitan encontrarle una solución a este problema, que se está tornando cada vez más grave por la falta de mantenimiento de la estructura vial de la Provincia. De hecho, el propio Director provincial de vialidad acaba de declarar públicamente que durante el año 2012 se ejecutó el 30% del presupuesto que tenía asignado y que el 90% de esos fondos fueron a sueldos. Por lo tanto, mantenimiento de ruta hubo cero. La realidad es que esta conducta se viene repitiendo hace varios ejercicios y lo que conocemos de 2013 hace presagiar algo exactamente igual. Y soy escéptico porque en el contexto inflacionario que hay es muy difícil encontrar empresas que hagan inversiones para recuperar esa inversión a largo plazo salvo que lo único que se haga es poner la casilla de peaje sin llevar a cabo ninguna obra de infraestructura en la ruta. Acá lo que hay que imaginarse es el negocio concreto, tiene que venir alguien y poner ciento de millones de pesos para recuperarlos a través del cobro de una tarifa de peajes regulada por el Estado que sigue los vaivenes políticos para aumentar cualquier tarifa regulada por el mismo Estado y, sino, miren en Tandil lo que sucede cada vez que hay que aumentar el boleto del colectivo. Está sometido a ese nivel de discusión. Yo la verdad que no conozco muchos empresarios que estén dispuestos a hacer ese tipo de inversión. Sobre todo cuando estamos viendo que las inversiones salen disparadas por los altos costos de inflación que tiene la economía argentina. De todas maneras, cuando venga el Proyecto concreto me sentaré a analizarlo para discutirlo. Para ser más claro, a mí Arlía me dijo –personalmente- que esto en 6 meses lo iban a poner en funcionamiento. Teóricamente en junio iban a estar concesionados 2.500 kilómetros de ruta. Francamente no creo que eso sea posible. No hay mediciones de tráfico, es decir, nadie sabe cuántos vehículos circulan por estas rutas. E inclusive nosotros hemos consultado a los encargados de vialidad de las distintas regiones en la provincia y la realidad es que todo esto parece un anuncio que demorará mucho pero mucho tiempo en llevarse a cabo.

-Enciende una luz de alerta porque pareciera que queda supeditado, el arreglo de las tantas rutas que lo necesitan con urgencia, a ver si algún empresario que se decida a participar de esta concesión. Digo, el caso de la ruta 74 entre, la 226 y la 29, partimos de la base que sería el último corredor. Está anunciado como cuarto corredor…. No sé si entendí mal, pero es lo que se desprende del anuncio oficial.

-No, no entendiste mal. Esto mismo es lo que nos dijo a nosotros, el ministro Arlía, en forma personal. La realidad es ésa, está todo supeditado a que aparezca algún loco que venga a poner plata para arreglar las rutas y después recuperar ese capital que invierte a través de la tarifa de peajes. Y en la Argentina de hoy, pensar en eso, me parece casi una utopía. Pero… el Papa es argentino, por ahí trae suerte. Yo creo que estamos ante un Gobierno que lo que hace es lanzar anuncios para tratar de zafar de la situación… venimos en el medio de un proceso en un año electoral y la Provincia se encuentra en una situación muy compleja a nivel de relaciones con el Gobierno Nacional. El reclamo que se escucha en Tandil por la ruta 74, yo les puedo asegurar que es el mismo que hay por la ruta 51, por la 227, el mismo que hay por la ruta 33, por la 88 y podría seguirles diciendo ejemplos de prácticamente todas las rutas de la Provincia de Buenos Aires en los diez mil ochocientos kilómetros que tiene de pavimento puesto que en condiciones de transitabilidad creo que hay tan sólo un 10%. El resto es una trampa mortal, mucho más para el que no la conoce. Y se los dice quien cambia cubiertas por roturas ocasionadas en estas rutas que menciono, muy seguido. Lo digo con conocimiento de causa.

-Lo que está muy en claro es que la Provincia no tiene un peso para invertir en lo que es rutas. La única que le queda es licitar, pero muchas veces visto desde otro lugar parece un gran negocio el tema de los peajes.

-Depende desde donde se mire, cuando vos lo ves desde el punto de vista del usuario, parece que te están cobrando caro. El problema es cuando se tienen que bancar, como se han bancado en Argentina, 5 o 6 años de tarifas congeladas con costos crecientes. Entonces, si estuvieras del lado del empresario, yo no lo miraría como tan negocio. O con los cambios  de reglas de juego que hace el Estado argentino donde un día te dice que vos tenés que hacer las inversiones y al otro día te dice que las va a hacer él para que no cambien las tarifas. Entonces, se termina o en un negociado como es el caso de la Autopista Buenos Aires. Que la Provincia de Buenos Aires no va a invertir un peso en estructura vial, ni hospitalaria, tampoco escolar, es seguro. Yo hace un tiempo que vengo manifestando que estamos ante una provincia colapsada. Y me salieron a replicar como que yo estaba diciendo un disparate y creo que hoy los hechos no solamente demuestran que tenía razón, sino que además me había quedado corto. Estamos tirando una moneda al aire a ver si cae de canto. Es la confesión de la impotencia para resolver uno de los problemas centrales que tiene la Argentina. 

Deja un comentario

«Dije que la Provincia estaba colapsada y me quedé corto»

(Audio). El senador Carlos Fernández, en declaraciones radiales, se refirió al anuncio del Gobierno de Scioli de corredores viales basado en la instalación de peajes y otros problemas que la Provincia no puede ni sabe cómo resolver.

“Cuando dije que la Provincia estaba colapsada, me salieron a contestar como si dijera un disparate y la realidad indica que me quedé corto”, manifestó ante nuevos problemas que la gobernación de Scioli está atravesando y que, según el Jefe del Bloque de Senadores de la UCR, intenta resolver “tirando una moneda al aire a ver si cae de canto”.

En diálogo con el flamante programa, “Bien informa2” que conduce Guillermo Tenaglia por Radio de la Sierra (AM 1180), se le consultó al senador tandilense Carlos Fernández sobre la la instalación de peajes y el anuncio de varios corredores viales a lo largo de las rutas de la Provincia de Buenos Aires. Como los casos de las rutas 30 y 74 que circundan Tandil.

“Yo voy a repetir lo que le manifesté personalmente al ministro de Economía, Alejandro Arlía, en oportunidad del tratamiento del presupuesto correspondiente a este ejercicio en el Senado, cuando concurrió la comisión de presupuesto siendo uno de los integrantes de la misma. Varios le consultamos qué pensaba hacer el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires ante el deplorable estado que tienen muchas rutas de la misma y se despachó con este anuncio. Yo soy absolutamente escéptico, creo que tiene poco viso de concreción. No me voy a negar a analizar ninguna de las alternativas que permitan encontrarle una solución a este problema, que se está tornando cada vez más grave por la falta de mantenimiento de la estructura vial de la Provincia. De hecho, el propio Director provincial de vialidad acaba de declarar públicamente que durante el año 2012 se ejecutó el 30% del presupuesto que tenía asignado y que el 90% de esos fondos fueron a sueldos. Por lo tanto, mantenimiento de ruta hubo cero. La realidad es que esta conducta se viene repitiendo hace varios ejercicios y lo que conocemos de 2013 hace presagiar algo exactamente igual. Y soy escéptico porque en el contexto inflacionario que hay es muy difícil encontrar empresas que hagan inversiones para recuperar esa inversión a largo plazo salvo que lo único que se haga es poner la casilla de peaje sin llevar a cabo ninguna obra de infraestructura en la ruta. Acá lo que hay que imaginarse es el negocio concreto, tiene que venir alguien y poner ciento de millones de pesos para recuperarlos a través del cobro de una tarifa de peajes regulada por el Estado que sigue los vaivenes políticos para aumentar cualquier tarifa regulada por el mismo Estado y, sino, miren en Tandil lo que sucede cada vez que hay que aumentar el boleto del colectivo. Está sometido a ese nivel de discusión. Yo la verdad que no conozco muchos empresarios que estén dispuestos a hacer ese tipo de inversión. Sobre todo cuando estamos viendo que las inversiones salen disparadas por los altos costos de inflación que tiene la economía argentina. De todas maneras, cuando venga el Proyecto concreto me sentaré a analizarlo para discutirlo. Para ser más claro, a mí Arlía me dijo –personalmente- que esto en 6 meses lo iban a poner en funcionamiento. Teóricamente en junio iban a estar concesionados 2.500 kilómetros de ruta. Francamente no creo que eso sea posible. No hay mediciones de tráfico, es decir, nadie sabe cuántos vehículos circulan por estas rutas. E inclusive nosotros hemos consultado a los encargados de vialidad de las distintas regiones en la provincia y la realidad es que todo esto parece un anuncio que demorará mucho pero mucho tiempo en llevarse a cabo.

-Enciende una luz de alerta porque pareciera que queda supeditado, el arreglo de las tantas rutas que lo necesitan con urgencia, a ver si algún empresario que se decida a participar de esta concesión. Digo, el caso de la ruta 74 entre, la 226 y la 29, partimos de la base que sería el último corredor. Está anunciado como cuarto corredor…. No sé si entendí mal, pero es lo que se desprende del anuncio oficial.

-No, no entendiste mal. Esto mismo es lo que nos dijo a nosotros, el ministro Arlía, en forma personal. La realidad es ésa, está todo supeditado a que aparezca algún loco que venga a poner plata para arreglar las rutas y después recuperar ese capital que invierte a través de la tarifa de peajes. Y en la Argentina de hoy, pensar en eso, me parece casi una utopía. Pero… el Papa es argentino, por ahí trae suerte. Yo creo que estamos ante un Gobierno que lo que hace es lanzar anuncios para tratar de zafar de la situación… venimos en el medio de un proceso en un año electoral y la Provincia se encuentra en una situación muy compleja a nivel de relaciones con el Gobierno Nacional. El reclamo que se escucha en Tandil por la ruta 74, yo les puedo asegurar que es el mismo que hay por la ruta 51, por la 227, el mismo que hay por la ruta 33, por la 88 y podría seguirles diciendo ejemplos de prácticamente todas las rutas de la Provincia de Buenos Aires en los diez mil ochocientos kilómetros que tiene de pavimento puesto que en condiciones de transitabilidad creo que hay tan sólo un 10%. El resto es una trampa mortal, mucho más para el que no la conoce. Y se los dice quien cambia cubiertas por roturas ocasionadas en estas rutas que menciono, muy seguido. Lo digo con conocimiento de causa.

-Lo que está muy en claro es que la Provincia no tiene un peso para invertir en lo que es rutas. La única que le queda es licitar, pero muchas veces visto desde otro lugar parece un gran negocio el tema de los peajes.

-Depende desde donde se mire, cuando vos lo ves desde el punto de vista del usuario, parece que te están cobrando caro. El problema es cuando se tienen que bancar, como se han bancado en Argentina, 5 o 6 años de tarifas congeladas con costos crecientes. Entonces, si estuvieras del lado del empresario, yo no lo miraría como tan negocio. O con los cambios  de reglas de juego que hace el Estado argentino donde un día te dice que vos tenés que hacer las inversiones y al otro día te dice que las va a hacer él para que no cambien las tarifas. Entonces, se termina o en un negociado como es el caso de la Autopista Buenos Aires. Que la Provincia de Buenos Aires no va a invertir un peso en estructura vial, ni hospitalaria, tampoco escolar, es seguro. Yo hace un tiempo que vengo manifestando que estamos ante una provincia colapsada. Y me salieron a replicar como que yo estaba diciendo un disparate y creo que hoy los hechos no solamente demuestran que tenía razón, sino que además me había quedado corto. Estamos tirando una moneda al aire a ver si cae de canto. Es la confesión de la impotencia para resolver uno de los problemas centrales que tiene la Argentina. 

Deja un comentario

Top