Está aquí
Home > Todo y Nada > Investigadores de Ciencias Exactas realizan estudios en la Antártida

Investigadores de Ciencias Exactas realizan estudios en la Antártida

La protección del ambiente antártico, el mantenimiento de la paz y la cooperación científica internacional constituyen los tres principios fundamentales sobre los cuales se sostiene el Sistema del Tratado Antártico (acordado en 1959).

A partir de este tratado, y muchos esfuerzos de la comunidad internacional, se ha reconocido la oportunidad que ofrece la Antártida para observación científica e investigación de procesos de alcance global y regional, así como la necesidad de su protección.

Con relación a estos principios, la Facultad de Ciencias Exactas de la Unicen anunció que tres investigadores de su institución -Dr. Marcos Chaparro, Lic. Daniel Gargiulo y Dr. Mauro Chaparro-, integrantes del Grupo de Paleomagnetismo y Magnetismo Ambiental del IFAS, junto con colegas del país y el extranjero, viajaron a la inhóspita Isla Vega en la Antártida a realizar sus estudios científicos.
 
Aunque para algunos de ellos fue una de sus primeras visitas al continente blanco, para Marcos Chaparro fue su cuarta campaña antártica de verano (CAV), ya que desde el año 2005 ha trabajado con suelos y sedimentos de este remoto lugar.
 
Sus estudios previos en la base Marambio, han constituido una de las primeras investigaciones de monitoreo magnético y contaminación por metales pesados, demostrando que los método magnéticos ofrecen técnicas adecuadas para la evaluación de contaminación en la Antártida.
 
En la actualidad, los estudios del grupo se centran fundamentalmente en lagos antárticos y se realizan bajo un proyecto de investigación de la nación (FONCyT) y la Dirección Nacional del Antártico (DNA). Los ambientes lacustres del grupo de islas James Ross (Lat. 63°S; Long. 57°O) se investigan desde distintas especialidades, entre ellas, Magnetismo Ambiental y Paleomagnetismo, Limnología, Geoquímica del agua, Diatomeas y Microbiología.
 
En esta campaña, denominada CAV-2012/2013, un grupo de ocho investigadores emprendió su viaje a la Antártida el día 2 de enero y finalizó el 22 de febrero de 2013. Un viaje en etapas, que se inició en el gigantesco avión “Hércules” desde Buenos Aires hasta la Base Marambio (previa escala en Río Gallegos); la segunda etapa fue en helicóptero, ya que el grupo acampó durante 39 días en un lugar deshabitado de la Isla Vega. El lugar constituye una de las distintas zonas de interés para el proyecto, no obstante, se encuentra alejado de los asentamientos humanos en Antártida. Se destaca que la única forma de comunicación es a través de radio y la forma de traslado es a través de helicópteros, claro que, cuando las condiciones meteorológicas lo permiten.
 
En esta área de estudio, los investigadores recolectaron muestras de sedimentos, material biológico y muestras de agua de lagos y arroyos. Si bien se realizaron estudios en el lugar, el material recolectado se trasladará al continente para luego ser estudiado en los distintos laboratorios del país (Tandil, Buenos Aires y Córdoba) y el extranjero (República Checa).
 
Se espera a partir de estos estudios, obtener registros magnéticos y ambientales de alta resolución que brinden una valiosa información sobre los procesos ocurridos durante el Holoceno (aproximadamente los últimos 10000 años) en el grupo insular James Ross, NE de la península Antártica.
 
Se espera también, que estos estudios permitan construir curvas paleomagnéticas confiables de lagos de la región, así como contribuir a la interpretación ambiental actual y previa del área bajo estudio.
________________________________________________________________

Deja un comentario

Top