Está aquí
Home > Medios tandilenses > Cierra «La Tandilura»

Cierra «La Tandilura»

Para todos aquellos que la consumíamos a diario, una pena. De seguro para Juancho Martínez Belsa o Néstor Auza será un alivio. El Turco Elías El Hage pasa a ser jefe de redacción de un nuevo portal.

(Por Elías El Hage) Decía un silogismo de Facundo Cabral: “No hay muerte, hay mudanza”. Con este argumento y quitándole todo dramatismo a la cuestión, digamos que el autor de estas líneas se muda. Cierra su casa, este Portal, a partir del 28 de febrero. Por estrictas razones laborales (empiezo dos nuevos proyectos periodísticos) y literarias: no tengo más ganas de escribir por lo menos en el día a día y desde este espacio narrativo. La Tandilura, tras casi cinco años de residencia, cumple un ciclo con sus lectores, auspiciantes, amigos y enemigos.

Lo que no cambia, envejece. O dicho de otro modo: cambiar para vivir. Hacía rato que venía pensando en dar este paso, y un ofrecimiento doble del empresario Ricardo Berlari terminó por convencerme. La jefatura de redacción de un nuevo portal que será lanzado el 28 de marzo (eldiariodetandil.com) y un programa radial en Eich (93,1) le dieron forma a un adiós a unas cuantas cosas, entre ellas a La Tandilura.

He sostenido este sitio durante mucho más tiempo del que pensé por la fidelidad de los lectores y de los auspiciantes, y porque de alguna manera el Portal se constituyó en una comunidad de cómplices, amigos y refutadores unidos por el lazo intangible de la identidad, el humor y la opinión (que muchas veces divide). Lo sostuve en momentos anímicos bajos y frente a desafíos literarios que le quitaban tiempo al sitio. De hecho escribí algo así como cinco libros mientras abría el Portal cada mañana. Sin embargo, hace rato que el detector de hastíos, esa pulsión íntima que siente un escritor a la hora de poner las manos frente al teclado, me venía dando señales de agotamiento. O de querer hacer otra cosa. Sobre todo, de escribir en otro tono y desde otro lugar. Diría mi amigoPepo Sanzano que un culo inquieto no tiene remedio. He cambiado, pulido o agregado fragmentos a una obra de teatro en medio de las funciones, cuando no había por qué tocar nada del texto. Me ocurre lo mismo con los otros espacios de la escritura. No tolero la meseta. Y me tienta el abismo de lo nuevo, de lo que todavía no tiene forma, de lo que aparece con el rasgo de la incertidumbre.

Hace algunas semanas el empresario Ricardo Berlari, con quien me une un vínculo de amistad y también una larga tradición laboral, me ofreció dos proyectos de trabajo muy motivadores, ambos ligados a la comunicación. La conducción de un nuevo portal informativo generalista y de un programa de radio en Cadena Eich, de sólo una horita de aire, es lo que aparece en el horizonte, y lo que –siendo responsable- me llevó a tomar la decisión de cerrar La Tandilura. Es obvio que la voy a extrañar, tal como se extraña a alguien que nos acompañó un buen trecho de la vida. Este Portal se ha dado grandes gustos y los ha compartido con su cofradía de lectores. Hasta los clásicos malos tragos de un medio se toman como experiencias que valieron la pena digerir. Ocurre que el lenguaje, o el relato (para darle un término muy de esta época) también requiere de otros pentagramas donde escribir la música de las palabras. Y en el desafío de lo nuevo se impone clausurar “lo viejo”, aunque duela porque sabemos muy bien qué cosas estamos dejando atrás.

A partir del 28 de marzo aquellos lectores que gusten de leer mis artículos podrán encontrarlos enwww.eldiariodetandil.com  La novedad incluye un regreso a la radio, desde el 3 de abril en la 93.1, conduciendo “Toco y me voy”, concepto futbolero que alude a la fuga inminente con el que hace casi cinco años fundé el Portal sin imaginarme que la cosa iba a durar tanto tiempo.

Deja un comentario

Top