Está aquí
Home > Todo y Nada > Bien ahí: Pajaritos de la Calle cumplió 15 años trabajando por los niños de la ciudad

Bien ahí: Pajaritos de la Calle cumplió 15 años trabajando por los niños de la ciudad

La organización surgió por el impulso del padre Raúl Troncoso, quien preocupado por los niños de la ciudad decidió crear un centro de día que trabajara en la prevención y contención, para evitar situaciones de calle.

María Eugenia Civalleri, la coordinadora de Pajaritos de la Calle, explicó que con el paso de los años, la ONG puso en marcha dos nuevos proyectos que se suman a esta tarea: la Casita de la Unión, ubicada en el barrio la Unión y el proyecto Callejeada que trabaja en diferentes barrios de la ciudad y cuyo principal objetivo es prevenir situaciones de calle.

A lo largo de estos años se ha trabajado con cientos de familias de diferentes barrios de la ciudad, específicamente con niños y adolescentes de 6 a 18 años de edad. Los principales ejes de trabajo son: educación, cultura y recreación, deportes, salud y trabajo.
 
Los objetivos principales de la ONG son: la atención integral del niño y su entorno familiar, contribuir a la satisfacción de las necesidades básicas de los niños y adolescentes que concurren al centro de día, apoyar a las familias en lo que respecta a la crianza, contención y desarrollo de sus hijos, ofrecer contención y acompañamiento a los niños y adolescentes que por algún motivo tengan algún derecho vulnerado, brindar herramientas que permitan desarrollar al máximo las capacidades de los niños y adolescentes que participan del programa, a la vez que generar un trabajo interinstitucional que actúe como red de recursos y contención comunitaria para el abordaje integral a la problemática de los niños, adolescentes y sus familias.
 
Todos escolarizados
 
Actualmente, asisten alrededor de 50 chicos al centro de día, organizados en dos turnos a contra turno del horario escolar. Se brinda servicio de comedor y se entregan los útiles escolares para que puedan concurrir a la escuela. Todos los niños se encuentran escolarizados y uno de los adolescentes que participa del programa desde los 8 años está estudiando el profesorado en educación física.
 
En ambos turnos se brinda apoyo escolar y se realizan reuniones de seguimiento con las diferentes escuelas a las que asisten los chicos para evaluar el desempeño de cada uno de ellos, diseñar estrategias complementarias para aquellos que lo necesiten y también se trabaja sobre las diferentes situaciones familiares.
 
En el caso de los niños y adolescentes que, por diferentes motivos, se evalúe la necesidad de que realicen algún tratamiento específico, ya sea psicológico, fonoaudiológico o psicopedagógico, todo ello es gestionado y sostenido desde Pajaritos de la Calle.
 
En el Centro de Día se desarrollan talleres que van variando de acuerdo a los intereses de los chicos: artesanías, cocina, carpintería, deportes, computación, cerámica, revista, jardinería, entre otros.
 
La institución permanece abierta de lunes a viernes de 9 a 17 y se fomenta la participación de los chicos en otras instituciones del barrio como el centro comunitario o clubes.
 
Se realizan festejos de cumpleaños una vez al mes, se organizan salidas, viajes y encuentros recreativos y deportivos con otras instituciones de la ciudad.
Durante el verano se planifican actividades de tipo recreativas: participación en la Colonia municipal y con el grupo de adolescentes se concurre a la pileta del Hogar de Varones.
 
Se realizan reuniones con las familias para ir evaluando el funcionamiento general del programa y se van planifican nuevas estrategias de trabajo.
 
El apoyo de la comunidad
 
Al ser una institución con historia dentro de la ciudad, hay mucho reconocimiento y colaboración por parte de diferentes sectores de la comunidad: ya sea empresas que donan productos una vez al mes como vecinos que se acercan de manera particular y colaboran con ropa o alimentos. También en el año 2012 hemos recibido la visita de un colegio de Buenos Aires que donó pintura para la institución y material deportivo.
 
El trabajo articulado con las instituciones de la comunidad y del barrio en particular, se torna imprescindible debido a la complejidad de las situaciones que se presentan y tomando en consideración las diversas instituciones que intervienen con las familias. Asimismo, se trabaja desde la co responsabilidad como la plantea la Ley 13.298 de Promoción y Protección de los Derechos del Niño. 

Deja un comentario

Top