Está aquí
Home > Todo y Nada > El tandilense Mauricio D Alessandro: «Pienso mucho antes de hablar»

El tandilense Mauricio D Alessandro: «Pienso mucho antes de hablar»

Panelista de “Bendita”, diputado provincial, es el abogado más requerido a la hora de analizar los problemas legales de la farándula local. Aquí, su historia y cómo llegó a los medios.

“Tener conocimientos sobre derecho y farándula es una combinación explosiva”. Mauricio D’Alessandro nació en Tandil y desde chico fantaseó con cumplir el sueño frustrado de su padre: ser abogado. Sin embargo, nunca dejó de lado el periodismo, su otra pasión. Trabajó en varios programas de televisión y defendió a personajes polémicos. Conoció la popularidad cuando condujo La Corte(América TV, en 2002) y ahora es diputado en la provincia de Buenos Aires y panelista en Bendita (a las 20.30, por Canal 9).

En una reconocida confitería de Palermo posa para la foto y se despacha sin siquiera haber recibido una pregunta. “Cuando tenía 12 años, en mi casa compraban la revista Gente, que llegaba los viernes a la una de la tarde. Yo esperaba con mucha ansiedad ese día para poder leerla y enterarme de todo lo que pasaba en el mundo del espectáculo”, recuerda Mauricio, quien se recibió de abogado en la Universidad de Buenos Aires.

Mientras come un yogur con frutas explica cómo llegó a ser reconocido por el público. “Durante el menemismo trabajé con varios casos que tuvieron repercusión en los medios. Además, siempre sentí mucho interés por el periodismo, así que era el único abogado que se acercaba a la sala de periodistas de Tribunales. Ahí conocí mucha gente”, explica.

En los ’90 participó, entre otros programas, en Abogados de señoras, con Guillermo Marconi, donde asesoraba mujeres en procesos de divorcio. Luego tocó la fama cuando condujo  La Corte, donde hacía de mediador en conflictos que, por diferentes motivos, no podían llegar a Tribunales, como el caso de los gauchos que se peleaban por la tenencia de una cabra; o la mujer a la que le habían hecho un implante de silicona en las piernas.

“El programa tuvo tanto éxito porque, si bien parecía que lo hacía en serio, yo sabía que la gente se moría de risa y toda la situación era muy graciosa. Al principio los casos eran verdaderos, después creo que todo se fue degenerando”, asegura, entre risas.

Al hablar sobre cómo influyó la farándula en su carrera como abogado, el tandilense no duda: “Fue todo positivo, el derecho y la televisión son la combinación ideal. La pantalla chica permite que te muestres tal cual sos. Yo voy a  Bendita  y me olvido de todo, opino lo que realmente creo”.

En palabras del diputado (por la Udeso), saber de derecho y de farándula tiene muchas ventajas, ya que un recinto y un programa de TV tienen cierta similitud. Según Mauricio, un abogado corre con ventaja cuando aparece por televisión porque se anima a decir cosas en los que otros no se meten por desconocimiento y miedo a ser demandados.

Casado y con tres hijos, cuenta que durante sus fines de semana disfruta de pasear hasta cuatro horas con su madre, de 89 años. Antes de irse, Mauricio D’Alessandro asegura, a modo de conclusión: “Al igual que en un juicio, para trabajar en la tele hay que estar preparado. Yo miro el rating minuto a minuto y digo lo que me parece más adecuado para el bien del programa. Yo pienso mucho antes de hablar”.

Deja un comentario

Top