Está aquí
Home > Notas Picantes > Las festicholas de River en Tandil

Las festicholas de River en Tandil

No hay un ser humano más pirata que el futbolista. Y en nuestra ciudad los players del Millo lo demostraron con jodas y encaradas a diestra y siniestra.

En pleno recibimiento histórico, imaginen, ni siquiera habían desembarcado en la ciudad, el micro iba a paso de hombre sobre la ruta y dos jugadores, uno de ellos ni más ni menos que Ponzio (no cualquiera), ya le estaban mangueando el pin (del celular Black Berry, para aquellos no entendidos) desde la ventanilla del micro a una chica muy hermosa que con shorcito simplemente los saludaba a distancia. De ahí, para adelante… imagínense. Ni hablar que la invitaron a salir 200 veces en sus pocas jornadas libres. Ella puede que haya coqueteado un poquito, pero al fin y al cabo no les dio cabida.

Esta es mortal: “Tatalo” Gómez pegó muy buena onda con el Flaco Schiavi. Incluso fue invitado a una fiestita que el zaguero hizo al despedirse de Boca, ya hemos contado la anécdota al respecto (La anécdota de Carlos “Tatalo” Gómez en la despedida del Flaco Schiavi), y recién incorporado al plantel de River el talentoso y picante Leonel Vangioni llamó a su amigo Rolando (se conocen de haber coincidido en Newell´s) para saber cuál podía ser la movida por aquí. Quién tendría la posta. Y el Flaco le pasó el tel. del gran Tatalo. Y éste, obviamente, recibió con orgullo tal llamado. A tal punto que armó de inmediato, para el día que tendrían libre los jugadores, una jodita en una quinta. A la misma acudieron, entre otros y aunque no lo crean, el gran goleador David Sergio. Dicen que había varios, comieron bárbaro y bebieron lindo hasta que llegó el momento de irlas a buscar a ellas. Cuentan que los “gatos” (llamémoslos así puesto para adecuarnos a la terminología que los propios futbolistas utilizan) llegaron desde Capital Federal. Entonces, cualquiera podría pensar, “ah, eran de calidad”. Pero naaa, un detalle no menor: llegaron en micro y fueron recogidos (en todo sentido, je) por la mismísima terminal de ómnibus de nuestra ciudad. Y quienes los vieron bajar, aseguran que no eran nada de otro mundo. “Tranquilamente aquí en Tandil habrían conseguido chicas similares”. Bue, cuestión: la pasaron de diez hasta altas horas de la madrugada.

Aquí va otra: día libre y asado con el bueno de Heber. Quintita, buena onda. Y varios cracks en sintonía, entre ellos, Mora. Todo muy lindo, algunos copetines y cuando pintaba la noche, según nos cuentan, varios jugadores hicieron la suya por su cuenta. Con gestiones de idas y vuelta aquí en la ciudad, que “firmame un autógafo”, que “bueno, pero pasame tu tel.” los players del Millo rescataron varias “simpatizantes” y consiguieron un depto. prestado. Conclusión: todos los jugadores, obviamente, vacunaron. Y las chichis se fueron chochas porque hasta ellas pensaban que “eran poco” tratándose de jugadores de la primera de River. Imagínense. Cirigliano se despachó con un triplete. Sabemos quiénes son las damas pero para resguardarlas no largaremos más data. (Y sepan que las bancamos a muerte y las felicitamos. Si fuéramos damas, seríamos botineras).

Una última y nos vamos. Abecasis se enteró que Fernanda Metilli (la chica tandilense que actúa en “La Pelu” de Flor de la V) era de aquí, de la ciudad. Y por intermedio del representante, que tiene conocidos en la serrana, le mandó a pedir a alguien de confianza que le consiga el tel. de ella y la tantee para ver si podía llegar a tener onda con él. Así son los jugadores y varios famosos, se tiran el lance “satelital” y si agarran viaje, genial. De lo contrario, desmienten y chau. ¿Qué pasó? Obviamente a Fer Metilli, muy feliz y de novia paseando –por esos días- por el centro de su ciudad de la mano con su enamorado, le llegó el comentario y, copada como es, se lo tomó con gracia pero le echo flit al cobarde sondeo. Jua.

Sépanlo: el hombre es pirata por naturaleza y el futbolista es una exageración de ese prototipo.

Deja una respuesta

Top