Está aquí
Home > Deportes > Daniel Romeo y aquella época de oro de Ramón Santamarina en el Nacional del 85

Daniel Romeo y aquella época de oro de Ramón Santamarina en el Nacional del 85

(AUDIO). El «Show Aurinegro» se dio el gustazo de entrevistar al hasta hace poquito manager de Estudiantes y aquel gran DT que tuvo Santa cuando realizó el campañón del 85. Escuchá toda la entrevista en esta publicación.

Confesó que no sigue la campaña de Santa…

“Ser manager de Estudiantes requiere mucho tiempo y por ahí pasa un mes o un mes y medio que no visito Tandil”. Lamentablemente nos acabamos de enterar que, ante la llegada de Juan Sebastián Verón, renunció Daniel a su cargo de Director del Fútbol.

¿Por qué no frecuenta el club?

“Mi trabajo no estaba en Tandil, anduve mucho tiempo afuera. Me tocó vivir en Arabia y cuando voy a Tandil”.

“A uno le gustaría frecuentar y hacer la parte social del club, uno lo va dejando para adelante pero ese tiempo no llega.

¿El técnico que hay en usted duerme la siesta?

Es difícil saber si alguna vez voy a volver a dirigir. Me han seducido pero ahora estoy muy inclinado en esto de ser Director Deportivo, charlo mucho de fútbol con entrenadores, incluso con mi sobrino Bernardo que ahora es manager de San Lorenzo y despunto el vicio así, sin tanta locura.

-Lo remontamos un poco al pasado y a aquellas dos grandes finales ante Loma Negra (Olavarría). ¡Qué jugadores tenían ellos, eh! Caravelli, Rossi y Osvaldo Rinaldi, que habían sido campeones del Juvenil en el 79.

Sí, todos los equipos del interior tenían un valor grande. Douglas Haig, Loma Negra, había planteles realmente fuertes. Buenos jugadores, bien rentados.

-Cuando termina el partido, 0-0 en Tandil, y Santamarina ingresaba a la puerta grande del fútbol nacional. ¿Qué sintió en el pecho, en el alma?

Siempre fue un desafío el llevar a un club de Tandil a lo más alto. Si bien yo nací futbolísticamente en Gimnasia, y era hincha de Gimnasia porque me crié ahí al lado, después Santamarina me dio la posibilidad de dirigir y llevarlo al fútbol donde lo llevé. Pero hubo mucha gente que me acompañó, un “Memo” Depietri, y muchos jugadores de gran valor. Tengo unos recuerdos increíbles de esa época.

-Hace poco, Daniel, lo entrevistamos a José Luis Ducca desde Necochea. Por pedido de varios hinchas de aquella época que nos contaban lo espectacular que eran sus intervenciones en el arco.

Sí, realmente. José era un gran atajador, tiempista, si bien no era muy grande pero para hacerle goles se les complicaba y tuvo una racha que no lo bajaban con nada. Para lo que era Tandil y lo que cumplía José era realmente imponderable.

-¿Qué recuerda de aquel partido trascendental para la ciudad, al enfrentar al Independiente campeón intercontinental con Bochini, Trossero, Marangoni, Clausen, Villaverde?

No, ese partido fue increíble. Y para mí fue el mejor partido que jugamos. Y después por el afán de ir a buscarlo, nos meten dos goles más. Para mí fue el mejor primer tiempo, por lejos, que hizo aquel Santamarina.

-¿Recuerda algo de aquella charla técnica?

Nosotros sabíamos que ellos poco conocían de nosotros y nosotros sabíamos mucho de ellos. Y si a Santamarina les dejabas espacios, íbamos a andar bien porque teníamos jugadores de buen pie.

-¿Quién era tu jugador favorito de aquel entonces, hoy transcurrido el tiempo?

-(sonríe). No sé si mi jugador favorito, pero sí me cumplía tácticamente y cuando un jugador te cumple tácticamente en diversos puestos y el equipo gana… “Tati” Erviti. Era un jugador rendidor, la rueda de auxilio, lo ponía de un lado, en otro y siempre cumplía y el equipo ganaba. Y eso para un técnico es fundamental.

-¿Qué extrañá de aquel momento, algo del día a día, el trato con algún jugador, un dirigente, alguna mascota, amigo o la ciudad misma…?

-La ciudad, obviamente. El domingo después de que Estudiantes enfrentó a Independiente fui para allá y ahora, tras el torneo, me voy a tomar una semanita porque desde llegué como manager a Estudiantes –hace un año y medio- que no me he tomado ni un día. Pero de aquel momento extraño mucho, las cosas lindas de Santamarina. Si bien en ese entonces todo era más amateur, nosotros lo profesionalizamos un poco más. Me gustó porque el pueblo, en expresión porque la ciudad es muy pujante, se volcó al club. La gente se sintió identificada y acompañó. Junto a todos los grandes dirigentes que tuvimos, por algo hoy todos recuerdan a aquel equipo.

-¿Si bien está en otra esfera, vendría a dar algún consejo o el día de mañana le interesaría ser manager de Santamarina?

-Sí, sin dudarlo.

-¿No importa la categoría?

-Naaa, uno está por encima de esas cosas. Lo lindo es que se comprometan todos y empujen todos para el mismo lado. Pero hay que dedicarle tiempo, así de taquito no se maneja nada.

-¿Por qué no juega Mariano González en Estudiantes?

-Andubo bien en la gira que hicimos por Colombia, estuvo lesionado y después le costó agarrar ritmo y un jugador cuando no agarra ritmo no es fácil. Es un brillante jugador, más que muy buena persona pero hoy los tiempos son ésos en el fútbol, tenés que entrar y jugar. Y cuando las cosas no salen bien y él por ahí entraba y en 15 minutos quería demostrar todo, se complica. Pero yo creo que va a volver y encontrar la regularidad que tenía antes.

Deja un comentario

Daniel Romeo y aquella época de oro de Ramón Santamarina en el Nacional del 85

(AUDIO). El «Show Aurinegro» se dio el gustazo de entrevistar al hasta hace poquito manager de Estudiantes y aquel gran DT que tuvo Santa cuando realizó el campañón del 85. Escuchá toda la entrevista en esta publicación.

Confesó que no sigue la campaña de Santa…

“Ser manager de Estudiantes requiere mucho tiempo y por ahí pasa un mes o un mes y medio que no visito Tandil”. Lamentablemente nos acabamos de enterar que, ante la llegada de Juan Sebastián Verón, renunció Daniel a su cargo de Director del Fútbol.

¿Por qué no frecuenta el club?

“Mi trabajo no estaba en Tandil, anduve mucho tiempo afuera. Me tocó vivir en Arabia y cuando voy a Tandil”.

“A uno le gustaría frecuentar y hacer la parte social del club, uno lo va dejando para adelante pero ese tiempo no llega.

¿El técnico que hay en usted duerme la siesta?

Es difícil saber si alguna vez voy a volver a dirigir. Me han seducido pero ahora estoy muy inclinado en esto de ser Director Deportivo, charlo mucho de fútbol con entrenadores, incluso con mi sobrino Bernardo que ahora es manager de San Lorenzo y despunto el vicio así, sin tanta locura.

-Lo remontamos un poco al pasado y a aquellas dos grandes finales ante Loma Negra (Olavarría). ¡Qué jugadores tenían ellos, eh! Caravelli, Rossi y Osvaldo Rinaldi, que habían sido campeones del Juvenil en el 79.

Sí, todos los equipos del interior tenían un valor grande. Douglas Haig, Loma Negra, había planteles realmente fuertes. Buenos jugadores, bien rentados.

-Cuando termina el partido, 0-0 en Tandil, y Santamarina ingresaba a la puerta grande del fútbol nacional. ¿Qué sintió en el pecho, en el alma?

Siempre fue un desafío el llevar a un club de Tandil a lo más alto. Si bien yo nací futbolísticamente en Gimnasia, y era hincha de Gimnasia porque me crié ahí al lado, después Santamarina me dio la posibilidad de dirigir y llevarlo al fútbol donde lo llevé. Pero hubo mucha gente que me acompañó, un “Memo” Depietri, y muchos jugadores de gran valor. Tengo unos recuerdos increíbles de esa época.

-Hace poco, Daniel, lo entrevistamos a José Luis Ducca desde Necochea. Por pedido de varios hinchas de aquella época que nos contaban lo espectacular que eran sus intervenciones en el arco.

Sí, realmente. José era un gran atajador, tiempista, si bien no era muy grande pero para hacerle goles se les complicaba y tuvo una racha que no lo bajaban con nada. Para lo que era Tandil y lo que cumplía José era realmente imponderable.

-¿Qué recuerda de aquel partido trascendental para la ciudad, al enfrentar al Independiente campeón intercontinental con Bochini, Trossero, Marangoni, Clausen, Villaverde?

No, ese partido fue increíble. Y para mí fue el mejor partido que jugamos. Y después por el afán de ir a buscarlo, nos meten dos goles más. Para mí fue el mejor primer tiempo, por lejos, que hizo aquel Santamarina.

-¿Recuerda algo de aquella charla técnica?

Nosotros sabíamos que ellos poco conocían de nosotros y nosotros sabíamos mucho de ellos. Y si a Santamarina les dejabas espacios, íbamos a andar bien porque teníamos jugadores de buen pie.

-¿Quién era tu jugador favorito de aquel entonces, hoy transcurrido el tiempo?

-(sonríe). No sé si mi jugador favorito, pero sí me cumplía tácticamente y cuando un jugador te cumple tácticamente en diversos puestos y el equipo gana… “Tati” Erviti. Era un jugador rendidor, la rueda de auxilio, lo ponía de un lado, en otro y siempre cumplía y el equipo ganaba. Y eso para un técnico es fundamental.

-¿Qué extrañá de aquel momento, algo del día a día, el trato con algún jugador, un dirigente, alguna mascota, amigo o la ciudad misma…?

-La ciudad, obviamente. El domingo después de que Estudiantes enfrentó a Independiente fui para allá y ahora, tras el torneo, me voy a tomar una semanita porque desde llegué como manager a Estudiantes –hace un año y medio- que no me he tomado ni un día. Pero de aquel momento extraño mucho, las cosas lindas de Santamarina. Si bien en ese entonces todo era más amateur, nosotros lo profesionalizamos un poco más. Me gustó porque el pueblo, en expresión porque la ciudad es muy pujante, se volcó al club. La gente se sintió identificada y acompañó. Junto a todos los grandes dirigentes que tuvimos, por algo hoy todos recuerdan a aquel equipo.

-¿Si bien está en otra esfera, vendría a dar algún consejo o el día de mañana le interesaría ser manager de Santamarina?

-Sí, sin dudarlo.

-¿No importa la categoría?

-Naaa, uno está por encima de esas cosas. Lo lindo es que se comprometan todos y empujen todos para el mismo lado. Pero hay que dedicarle tiempo, así de taquito no se maneja nada.

-¿Por qué no juega Mariano González en Estudiantes?

-Andubo bien en la gira que hicimos por Colombia, estuvo lesionado y después le costó agarrar ritmo y un jugador cuando no agarra ritmo no es fácil. Es un brillante jugador, más que muy buena persona pero hoy los tiempos son ésos en el fútbol, tenés que entrar y jugar. Y cuando las cosas no salen bien y él por ahí entraba y en 15 minutos quería demostrar todo, se complica. Pero yo creo que va a volver y encontrar la regularidad que tenía antes.

Deja un comentario

Top