Está aquí
Home > Notas Picantes > El rollo que le falló al viejo verde y precoz

El rollo que le falló al viejo verde y precoz

Ojo que esta vez, no se trata del Dios del sexo y la acción.

Queremos aclarar que Sex Tandil.com está en contra de la trata de personas, independientemente de lo que puede aparentarse en algunas de nuestras historias que, en su mayoría, son verídicas pero no por eso recomendables: todo lo contrario. Acá va una nueva y ya vendrán, en los próximos días, fábulas del Dios del sexo y la acción.

Veterano de unos actuales 60 y pico pirulos. De esto hace 5 u 8 años atrás. Propietario de un humilde comercio que da a la calle y no es céntrico.

Putañero viejo, conocedor de la mujer callejera, no la del cabaret. La que se la sabe lunga, la que apela a la clientela cuando no tiene un sope… (leé la historia en Sex Tandil, SIEMPRE Y CUANDO SEAS MAYOR DE EDAD).

Deja un comentario

El rollo que le falló al viejo verde y precoz

Ojo que esta vez, no se trata del Dios del sexo y la acción.

Queremos aclarar que Sex Tandil.com está en contra de la trata de persona, independientemente de lo que puede aparentarse en algunas de nuestras historias que, en su mayoría, son verídicas pero no por eso recomendables: todo lo contrario. Acá va una nueva y ya vendrán, en los próximos días, fábulas del Dios del sexo y la acción.

Veterano de unos actuales 60 y pico pirulos. De esto hace 5 u 8 años atrás. Propietario de un humilde comercio que da a la calle y no es céntrico.

Putañero viejo, conocedor de la mujer callejera, no la del cabaret. La que se la sabe lunga, la que apela a la clientela cuando no tiene un sope…

Hombre que peina canas pero de bigote morocho. Pícaro, entrador, carismático. Un tipazo pero de esos que mueren por una hembra. Se relamen con cualquiera y le dedican gran parte de su tiempo a la caza y pesca.

De tanto tratarla a ésta, una de sus varias amigovias, entró en determinada confianza como para plantearle la posibilidad de una orgía con varios de sus amigotes. En realidad, la historia comenzó planteándose como un trío.

La paga era el doble de lo que acostumbraba y ella aceptó casi con placer. Hacía rato no la descolocaban con una propuesta así y le encantó el desafío.

Una noche de asado con amigos, él la contactó. Ella apareció con una personalidad de no creer y, palabra más o palabra menos y bien ocasional, se mandaron al reducto siendo tres; con una salvedad: otros 7 no aguardaban, directamente pispeaban.

Y, metida en el baile, se agrandó la dama y fue por más. “No tengo drama en que filmen o saquen fotos”. El pedido sonó como, obvio, una obligación. Los veteranos no eran (ni son) de los más tecnológicos pero volaron a buscar una cámara. Sí, de las antiguas, olvidate de la digital, es lo que encontraron… man.

Y uno, medio copeteado se mandó a capturar placas. Puso la camarita al revés y se sacaba fotos a él. El pedal que tendría… le avisaron que no sea pavote. Y se lució: capturó imágenes impensadas, se colaba entre quien le hacía las nalgas y cazaba tomas bien pornográficas, siempre obviando el rostro de la audaz dama.

Los viejos pasaron una jornada bárbara, a pura diversión y ella pidió que esas fotos no circularan más allá de su entorno.

Lo desagradable del cuento es que el mentor de la orgía era un tanto precoz. Estaba por la cola y pidió variar hacia el sector vaginal y en ese traspaso estaba que no daba más. A punto de estallar, su compinche penetró como un campeón y a él no le daba el ángulo. Y tanto buscar y buscar, se pasó de largo en todo sentido y en el mete y saca se mandó por la vía natural, intentándole copar la parada a su amigo, y estalló en el camino por lo que el esperma se dispersó sobre los “gemelos” de su camarada. Maaaaaaamita.

Para colmo, cuando fueron a revelar las fotos, resultó estar mal colocado el rollo…

A la semana siguiente, el camarada le pidió que no cuente, en una mesa de entre 15 o 20 vagos, el percance de la eyaculación sobre sus genitales delante del resto de la barra, teniendo en cuenta que nadie se había percatado de ese detalle, salvo el procurador y el damnificado.

Y, vaya sino, el viejo verde y precoz arrancó la ceremonia del asado contándolo…

 

Foto ilustrativa… juegalaroja.com

Deja un comentario

Top