Está aquí
Home > Deportes > Santa B le ganó a Grupo 1-0

Santa B le ganó a Grupo 1-0

Pero merecieron empatar. Lo mejorcito en el auriné: Cebreiro y Rulo Harguindeguy. ¿En Grupo? Dieguito Sosa. ¿El gol? Paquito Kruger (foto).

Luego de 6 pirulos sin enfrentamientos entre sí en el ámbito federal, Santamarina y Grupo Universitario salieron a ganarse para pasar de fase en el Torneo Argentino A.

En la complementaria se puso un toque picantito el duelo, con algunos roces entre Lovato y Rotondo vs. Pitu González.

En la etapa inicial, diríamos que Grupo manejó un poco mejor la pelota, no se evidenció a lo largo de todo el cotejo una diferencia de categoría entre un equipo y otro. Pero, como dijo Marcos Carrillo en el “Show Aurinegro”, Santa tal vez demostró en la efectividad ese toque superior. Porque casi en la única que tuvo, Paquito Kruger avanzó al campo rival y vacunó. Un Gerardo que siempre está, siempre cumple y hace notar su temprana experiencia en equipos profesionales. Otro, ni hablar, el Pelado Aguirre. Pero en general, el resto de los jugadores de Santamarina, exceptuando a Cebreiro y el Rulo Harguindeguy –que lamentablemente salió lesionado- no aprovecharon la ocasión de mostrarse ante los ojos del técnico en un partido oficial de cara a ganar terreno en lo que es el equipo del Argentino A. Tal vez, muy a cuentagotas, Pablito Cerfoglia mostró algo, sobre todo cuando ingresó Pitu González y se supieron conjugar.

Del otro lado, porque partidos así siempre son vidriera, nos gustó Dieguito Sosa, sobre todo en la segunda parte, y pese a que no jugó como otras tardes, consideramos que Rotondo está para otra categoría. Cristian Pérez ya es sabido, tiene todo, un jugador completo e inoxidable.

A tal punto que Grupo mereció empatar, un poco a los ponchazos sobre el final y también en jugadas claras que supo generar. Por ejemplo, un exquisito pase de Sosa a su amigo el colombiano Moreno que se apresuró en la definición. Otro remate de Sosita alto y apresurado y una más del colombiano que, en lugar de darle masa a la valla, buscó el centro y Cuestas estaba adelantado, aunque increíblemente se lo devoraba.

Eso fue el partido, nada de otro mundo. Era más el morbo del clásico que lo que realmente rindieron. Ni mucha ni poca gente en el estadio.

Nos quedó la sensación, por eso de siempre pretender a un tandilense entre los 11 de Santa, de que Coleoni está eligiendo bien. Hoy no hubo ninguno, sean serranos o no, que le hayan movido el piso a los actuales 11 aurinegros. Pero, al mismo tiempo, pretendíamos ver algo más de este equipo alternativo ante un rival que, especulativo o no, disimuló muy bien la diferencia de categoría.

Una consulta que nos hacemos y que tal vez nos sirva para valorar el presente. Ustedes, hinchas del fútbol tandilense y bien concebida esa palabra, por ende, seguidores de Santamarina o Grupo en instancias federales. Se imaginan si este duelo se daba cuando Pity Múrua era técnico. A lo que vamos, Santa lo hubiera jugado con el equipo del fútbol local porque no tenía casi suplentes por ese entonces. Hoy la realidad es otra y hasta con un plan B pudo avanzar. A duras penas, pero igual. Y en un duelo que fue parejo. 

Deja una respuesta

Top