Está aquí
Home > Deportes > ¿Delpo y Pico la podrán ganar como Berdych y Stepanek?

¿Delpo y Pico la podrán ganar como Berdych y Stepanek?

Mejor rankeados los tandilenses, parece mentira que República Checa se lleve una Ensaladera.

Hace poco más de un mes, conversaba con Radek Stepanek acerca del arte de la subida a la red. El checo explicaba cómo debió cambiar su forma de jugar por la -casi alarmante, agrego- lentitud de las superficies. En Praga, la cancha fue veloz como las sintéticas de antes, Stepanek se sintió a gusto, voleó como supo (vieron esa tirándose, en el cuarto set, no la encontré en YouTube), y venció a Almagro en el quinto punto en una final con suspenso; serie que, en mi humilde opinión, vuelve a demostrar que el formato de la Davis actual es el mejor (lo que podría variar es la ubicación de la Copa en el calendario, pero es otra discusión).

Robbie Koenig, ex profesional sudafricano y hoy comentarista de TV, recordaba que, en Estoril 2001, enfrentó a Stepanek en dobles y éste luego le comentó que podía haberse tratado de su último torneo, porque no tenía dinero para seguir viajando.

 
Stepanek ganó el certamen en dupla con otro checo, Michal Tabara, y pudo seguir viajando. Contrató a Petr Korda, entró al top 100, siguió creciendo, fue 8º del ranking en 2006 y, seis temporadas después, logró su sueño: es héroe nacional del deporte checo y quizás haya conseguido el único título importante que podía ganar a punto de cumplir los 34 años.
 
Stepanek y Berdych ganaron la Davis de a dos: ambos de Prostejov, compenetrados y compinches pese a ser distintos en personalidad, estilos de juego y momentos de la carrera. Berdych como carta fuerte en singles, Stepanek para ayudar en dobles y mirá cómo terminó definiendo Radek ante una España que lógicamente sufrió no tener a Nadal.
 
Rápidamente se me vino a la cabeza otro equipo de dos que ganó la Davis, Croacia, en 2005.
 
En aquel momento, como en este, escuché eso de que “la debía haber ganado Argentina”. Ya saben que he escrito sobre los errores y cicatrizado ese dolor deportivo, al punto de que ahora me CUH (adivinen las siglas). Si no la gana Argentina, es por algo, o algos (?).
 
La situación es cultural, histórica… Me pregunto: ¿cuántos de los que desde el estrado critican el individualismo del tenis son capaces de decir que jamás hablaron mal del que tienen al lado en la oficina, que jamás le envidiaron el puesto, etc? Sí, claro, la diferencia es que el tenista te representa, vos no a él.
 
Pienso que no nos deberíamos creer el centro del mundo cada vez que un equipo no argentino (?) festeja una Davis. Ahora es el tiempo de República Checa y de Radek, en la final Nº 100 de la Copa.
 
No me quiero olvidar: pese a la derrota de España, gran, gran serie y cierre de año de David Ferrer.

Deja un comentario

Top