Está aquí
Home > Todo y Nada > Reelección en la Unicen: documento del movimiento estudiantil organizado

Reelección en la Unicen: documento del movimiento estudiantil organizado

Un escrito de Agrupación AMU en el MPE (Conducción del CEFCE), Agrupación Víctor Jara – MUI (Conducción del CEFCHe), Agrupación Arveja Esperanza en el MPE (Conducción del CEFA), Unión de Estudiantes de Sociales (UNESO) (Conducción de CE Sociales), Agrupación PUA (Facultad de Derecho) y La Cámpora.

 

Hoy en el país y en nuestra América soplan vientos de cambio. Los procesos sociales avanzan en recuperar la política como herramienta de transformación, y retoman el rol del Estado como garante de los derechos de las mayorías de nuestra patria grande. En este sentido, resulta clave el rechazo al neoliberalismo que, caminando por la senda de la integración latinoamericana y fortaleciendo la soberanía de nuestros pueblos, apuesta a consolidar la unidad en la diversidad.
 
La Universidad Pùblica como parte del Estado, no está aislada de la sociedad y necesariamente debe ocupar un rol protagónico en la profundización de los procesos sociopolíticos abiertos. Como miembros de la comunidad universitaria, debemos preguntarnos qué prioridades guían y deberían guiar el desarrollo de la investigación, el diseño de las currículas, los perfiles de egresados, etc. La definición de éstas prioridades debe resultar de un compromiso histórico con las transformaciones que hoy tienen lugar en nuestra región. El derecho a una educación pública, gratuita, crítica, cogobernada y democrática, nos exige trabajar junto al movimiento obrero acortando las distancias con los sectores que hoy no acceden a la educación superior, democratizando el ingreso, la permanencia y el egreso, aportando a la construcción de conocimiento crítico y a la formación de profesionales comprometidos con las necesidades del campo popular.
 
Es necesario avanzar en la discusión de una nueva Ley de Educación Superior, que reemplace la actual reglamentación neoliberal que concibe a la educación como un servicio y no como un derecho. La nueva ley debe adecuarse al contexto que está viviendo nuestro país y en este sentido, garantizar el financiamiento que permita la soberanía del conocimiento producido en las Universidades Nacionales.
 
El rol de la extensión universitaria en esta coyuntura nos interpela a reformular las lógicas con las que se concibe la articulación social; ya no como una transferencia de servicios vinculada al sector privado, sino como un nexo necesario con el pueblo en su conjunto, un espacio de resignificación de la práctica profesional que aporte a la construcción de otras lógicas de organización social y productiva.
 
Es necesario involucrarnos en los debates que la sociedad se plantea en pos de construir un país más justo y soberano, impulsando procesos que nos permitan avanzar en la recuperación y el manejo sustentable de los recursos naturales, fomentando modelos de producción inclusivos.
 
En el contexto de elección de autoridades, construyendo un balance de la actual gestión, consideramos necesario valorar, en primer lugar, políticas implementadas en nuestra Universidad vinculadas a iniciativas que a nivel nacional avanzan es esta dirección. Las gestiones ante organismos estatales permitieron la recuperación presupuestaria y la construcción de obras como los Comedores, la Biblioteca, las Viviendas, y a la vez el aumento del presupuesto destinado a Becas y Bienestar Estudiantil. Otra política que consideramos importante resaltar es la creación de la Secretaría de Extensión, que permitió incorporar en la Universidad debates en torno a las áreas de Cooperativismo y Derechos Humanos, esta última adquirió fuerte visibilidad en la región durante los Juicios por la causa del abogado laboralista Alberto “el Negro” Moreno que retoman la lucha por Memoria, Verdad, Justicia y Alegría. A su vez, destacamos la implementación del Polo Audiovisual, como herramienta que permite avanzar en la pluralidad de voces y la democratización del acceso a la producción y difusión de contenidos comunicacionales.
 
Por otra parte, valoramos también la predisposición de la gestión a trabajar en forma articulada con las iniciativas políticas impulsadas por el movimiento estudiantil, como el Comedor Universitario Autogestionado con una estructura de precio diferencial y subsidiado para el Menú Estudiantil, la inclusión de las encuestas de cátedras dentro de la Carrera Académica, la modificación de la Ordenanza de Auxiliar Alumno en docencia y en Investigación, el apoyo a la participación y organización de Congresos, Encuentros de Estudiantes y Viajes Curriculares.
 
En este próximo periodo, debemos redoblar la apuesta asumiendo nuevos desafíos y compromisos como la articulación entre la Secretaría de Bienestar y el movimiento estudiantil, la implementación de más y mejores becas que diferencien los distintos momentos de la vida del estudiante y profundicen las políticas de ingreso, permanencia y graduación. A su vez seguir avanzando en la democratización de las decisiones políticas y presupuestarias de nuestra universidad así como la integración regional entre todas las sedes.
 
Hoy como movimiento estudiantil organizado estamos convencidos de que la unidad es un logro irrenunciable para construir la universidad que queremos y para fortalecer las herramientas de participación gremial, las que tenemos y las que faltan, avanzando en grados de articulación, con la refundación de la Federación Universitaria del Centro de la Provincia de Buenos Aires.
Es por lo expuesto anteriormente y por los compromisos expresados por la actual gestión de seguir recorriendo este camino, que manifestamos nuestro apoyo a esta fórmula.
 
Firmas y Adhesiones:
Agrupación AMU en el MPE (Conducción del CEFCE)
Agrupación Víctor Jara – MUI (Conducción del CEFCHe)
Agrupación Arveja Esperanza en el MPE (Conducción del CEFA)
Unión de Estudiantes de Sociales (UNESO) (Conducción de CE Sociales)
Agrupación PUA (Facultad de Derecho)
La Cámpora

Deja un comentario

Top