Está aquí
Home > Todo y Nada > Hay una “Corpo” en contra de Ersinger? Naaaa

Hay una “Corpo” en contra de Ersinger? Naaaa

Ersinger tiró sentirse “avergonzado” por los otros concejales al supuesto cambio de postura de ellos. Y asegura que hay una campaña de prensa en su contra.

El presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Concejo Deliberante, Claudio Ersinger, desmintió las interpretaciones de quienes afirman que se negó a votar la aprobación de la señalización de la quinta de los hermanos Méndez, lugar sindicado como centro clandestino de detención.

Indicó que el tema había sido aprobado en marzo y dijo que sobre el asunto “se ha armado un operativo mediático” en su contra.

Ante la polémica desatada, en la que incluso intervinieron funcionarios provinciales, Ersinger señaló que “lo que se votó el jueves de la semana pasada no fue la señalización del lugar. Eso fue votado el 7 de marzo por unanimidad. Se trata de la Ordenanza 12.746, que junto a sendas leyes nacional y provincial, decide señalizar o marcar los lugares que fehacientemente -mediante una investigación y un fallo judicial- quedaron determinados como en los que se produjeron estos delitos de lesa humanidad”. 

Añadió que “el primer error es que se difundió, y aún hoy se repite, es decir que el jueves pasado se votó la señalización. Eso se votó y se decidió por unanimidad en marzo”.

Ersinger dijo que en la sesión del jueves pasado “lo que se votaba era la autorización del uso del espacio público, ya que este monumento –que algunos medios decían que era una placa- es de un tamaño muy importante”.

Explicó que la obra incluye tres vigas de tres metros de altura, con una viga horizontal de siete metros de largo. “Irá ubicada en lo que será la futura vereda de este lote, que ha cambiado de manos en el año 2004”.

El predio, según Ersinger, pertenece a “un matrimonio de médicos de la ciudad de Buenos Aires que decidió radicarse en Tandil. Adquirieron este predio desconociendo su historia y con la intención de hacerse una casa, que en este momento está en obra”.

“A un centímetro”

Al analizar el error inicial, el concejal de Unión Pro dijo: “No sé si calificar a ese error como voluntario o involuntario, pero se ha armado todo un operativo mediático de decir que esto no se quiso votar por unanimidad. Eso hubiera sido lo ideal y estuvimos a un centímetro de haberlo logrado, de no haber sido porque un llamado externo al Concejo Deliberante quebró un acuerdo que se había conseguido en horas de la mañana entre los 20 concejales, el profesional que está llevando adelante la obra e incluso algunas organizaciones de derechos humanos”.

Añadió que las partes “estaban de acuerdo con el emplazamiento del monumento a 60 metros de la entrada; o sea en el otro extremo de las aristas del terreno y no contiguo a la entrada de la propiedad. Esto evidentemente va a modificar el normal desenvolvimiento de los nuevos moradores. Imagínense un monumento de estas dimensiones en la puerta de su casa, no sólo para quienes entran y salen a diario sino también para los turistas que anden en la zona y quieran detenerse a sacarse fotografías”.

La opinión de los dueños

Consultado acerca de la opinión de los nuevos propietarios del predio, el concejal dijo que “en una de las inspecciones que hicimos en el lugar, al que nos trasladamos un grupo de concejales, tomamos contacto con el profesional a cargo de la obra. Nos manifestó que los propietarios estaban de acuerdo con la señalización y que obviamente preferían que el cartel –cuyas características desconocían- estuviera en la calle lateral y no sobre el frente del terreno”.

Admitió que “obviamente el objetivo no se estaría cumpliendo porque la calle más transitada es Juan Manuel de Rosas, que conduce a la Ruta Nacional 226. Necesariamente había que ubicar este cartel en el frente, en la banquina o en la vereda de esa cinta asfáltica. El acuerdo que se había alcanzado era autorizar el uso del espacio público, supeditada a la ubicación exacta del monumento. Se había logrado un acuerdo por consenso de todos los concejales de hacerlo a 60 metros de la entrada, que es por la ochava del terreno”, afirmó.

Desprestigio y vergüenza

Durante el diálogo con el programa “Vení mañana” (Tandil FM 104,1), el concejal Claudio Ersinger se lamentó porque “a horas de la sesión, ingresó un dictamen para que se ubique a cuatro metros, rompiendo el acuerdo que se había alcanzado. Eso me obligó a hacer el planteo de que fuera a comisión para que se debatiera algo que ya se había consensuado”.

Agregó que “lamentablemente hubo una opinión externa, que me llevó a sentirme muy mal y avergonzado de que 20 concejales que estaban de acuerdo en una decisión de esta naturaleza sean modificados por un llamado externo”.

El concejal dijo que “si un llamado de afuera puede ser más fuerte que la opinión de los 20 concejales, a mí me hace sentir vergüenza. Muchas veces se dice que el Concejo está desprestigiado, pero con este tipo de actitudes hacemos poco para revertir esa imagen”.

Deja un comentario

Top