Está aquí
Home > Todo y Nada > «De última, los metemos en la Municipalidad»

«De última, los metemos en la Municipalidad»

Choferes de remises que trabajaban informalmente para funcionarios del Gobierno de Miguel Lunghi hicieron trascender que intentaron dejarlos sin trabajo después del escándalo y que para evitar que trascendiera les ofrecieron “meterlos” en la Municipalidad.

El tema de los remises y el blanqueo de sus choferes no pasa, solamente, por una cuestión económica o empresaria.  Atraviesa directamente lo político porque legisladores del bloque radical y ex funcionarios del Gobierno comunal tendrían varias unidades funcionando en las condiciones de informalidad que denunció el Ministerio de Trabajo.  

Y la situación se agrava porque una vez difundido el procedimiento ministerial y solicitado el blanqueo del personal un grupo de concejales del oficialismo salió a respaldar la protesta de los agencieros y su intento de “encubrir” el trabajo informal con una ordenanza hecha a medida de las empresas y sus inversores.

El primero en percibir los riesgos de esta situación fue el presidente del Concejo Deliberante quien alertado de algunas “inversiones” de ex y actuales funcionarios municipales en el rubro de los autos de alquiler pido una lista con el detalle de esas incursiones empresarias.

Luego, fue el mismo Juan Pablo Frolik quien dio un giro de 180 grados en la discusión del tema dentro del bloque oficialista para advertir que “ningún papel” (en alusión a una ordenanza) podía encubrir una relación de dependencia laboral.  De esta forma, no sólo desautorizaba lo hecho hasta ese momento por sus pares, sino que marcaba una clara diferencia con el secretario de Gobierno, Matías Civale, quien defendió la figura societaria para enmarcar la relación entre el chofer y el dueño del vehículo.

Al mismo tiempo, algunos de los funcionarios radicales que tienen autos operando como remises intentaron despegarse del escándalo, sacando las unidades de circulación.  Y para eso tuvieron que hablar con los choferes y plantearles que no tendrían más trabajo.

Los choferes reaccionaron en defensa de sus puestos y pidieron el blanqueo.  Pero además habrían amenazado con apelar a la Justicia por todos estos años que pasaron de empleo en negro y a contramano de todo derecho laboral.

Según los choferes involucrados y su versión de los hechos, el conyugue de uno de los funcionarios radicales involucrados –no ajeno al partido centenario- habría intentado atemperar los ánimos apelando a todas las herramientas posibles.  La primera alternativa fue el “acuerdo” entre las partes, pero la segunda alternativa habría sido las gestiones para “meterlos en la Municipalidad” para mantenerles el ingreso.

Los choferes no saben con precisión si ese ofrecimiento fue a modo personal o tiene aval desde el mismo Municipio, pero lo cierto es que la utilización de la planta de trabajadores comunales a modo de “bolsa laboral” para cubrir problemas particulares de los funcionarios del oficialismo ya está en oídos de sus principales dirigentes.

Los choferes afectados pretenden el blanqueo y no descartan dar a conocer esta trastienda de negociaciones que no excluye el uso de los bienes públicos para apagar el escándalo que amenaza a alcanzar proporciones inimaginadas.  Por lo pronto, la amenaza es sólo una herramienta de negociación que está al servicio de conservar el trabajo.
 

Política Tandil

Deja un comentario

Top