Está aquí
Home > Todo y Nada > Y el aumento se aprobó, nomás

Y el aumento se aprobó, nomás

Anoche, el oficialismo dio vía libre al ajuste tarifario del servicio de transporte local. La sesión se desarrolló ante una barra colmada de manifestantes que buscaron resistir al ajuste. El resultado fue 11 votos afirmativos contra 7 negativos.

En el marco de una ruidosa sesión, el Concejo Deliberante aprobó ayer por mayoría el nuevo cuadro tarifario para el transporte urbano de pasajeros, cuyo boleto plano pasará de valer 2,60 pesos a 3,25 pesos en los próximos días.
 
El encuentro se desarrolló en un clima de tensión, donde los gritos y cánticos desde la barra colmada por manifestantes que intentaron frenar el aumento, se sucedieron a lo largo de la noche pero no lograron interrumpir el trámite legislativo.
 
Luego del debate, los concejales del oficialismo dieron su voto afirmativo a un ajuste en la tarifa que promedia el 20 por ciento. La oposición, en tanto, rechazó de plano el incremento en un servicio que consideran con “falencias”.
 
Por el normal desarrollo
 
La sesión arrancó minutos después de las 19, cuando los estudiantes de los distintos niveles, trabajadores y militantes de la JP, La Cámpora, Partido Obrero, Partido Comunista, entre otros, comenzaron lentamente a ocupar la parte posterior del recinto.
De pronto, los cánticos invadieron el lugar dificultando el normal inicio de la sesión ordinaria. A pesar de las constantes interrupciones, diez minutos después del horario establecido, Juan Pablo Frolik dio por oficializado el encuentro legislativo.
Ante el panorama, y con la presencia de “gente en la barra” que se convocó por “un tema específico”, el presidente del cuerpo alteró el orden del día.
Destacó a su vez que “le hemos pedido a la Cámara de Transporte y a la UTA que no concurran al recinto”, a los efectos de “evitar cualquier inconveniente”. 
Asimismo, instó a que “cada uno se manifieste en el momento oportuno” para que la sesión “se desarrolle lo más normal posible”.
De inmediato, se trató el asunto 104/2012 del orden del día: El proyecto de ordenanza para el nuevo cuadro tarifario para el transporte público de pasajeros de la ciudad, el cual establece un boleto plano de 3,25 pesos; obrero a 2,35 pesos; boleto universitario a 2,35; primario a 50 centavos; secundario a 1,36; alargue escolar a Granja a 2,50 pesos; boleto combinado a 3,65 pesos; suburbano Granja 3,80 pesos; combinado secundaria Escuela Granja 4,20 pesos.
 
La discusión
 
Una vez que se dio lectura del proyecto, los gritos en contra de la propuesta se reprodujeron en forma constante.
El primero en pedir la palabra fue el concejal Claudio Ersinger, del PRO, quien solicitó que el proyecto “vuelva a la comisión para tener el tiempo suficiente para ser estudiado y considerado en profundidad”, en base a que “no me he podido hacer de los elementos suficientes ni del tiempo para poder hacerlo”.
A su turno, el edil radical Mauricio Acosta, quien también fue abucheado por los miembros de la barra, argumentó que el bloque de la UCR “después de dos meses de un trabajo serio y responsable, ha estudiado los estudios de costos, consultado a especialista y mantuvo reuniones con distintos sectores”.
Luego de ese período, continuó el concejal, “hemos llegado a una resolución”,  que “rechaza el pedido de la Cámara de Transporte” y que establece que “el valor más razonable y equitativo era en promedio del 20 por ciento”.
Tras enumerar los aspectos que se tuvieron en cuenta, propuso la sanción del proyecto y adelantó “el voto positivo al ajuste”.
Uno de los puntos de máxima tensión fue durante la alocución del presidente de la Comisión de Transporte, Daniel Salvi, quien al igual que su par de bancada argumentó y explicó, mientras pudo, las razones del aumento.
“Tenemos previsibilidad, eso se llama gobernar”, afirmó desafiante en medio de una escandalosa barra.
 
La votación
 
Unos veinte minutos después del comienzo de la sesión, Eduardo Ferrer, del PJ–FPV, solicitó una “votación nominal”, aspecto que finalmente se llevó a cabo.
Así, los 11 concejales de la UCR dieron su voto afirmativo, mientras que los 7 integrantes de la oposición que estuvieron presentes (faltaron Stella Maris Cena, del justicialismo, y Mario Bracciale, de Tandil para Todos) fueron por la negativa.
Finalmente, el proyecto quedó aprobado por mayoría. Los gritos siguieron por algunos minutos hasta que los manifestantes descongestionaron el espacio y la sesión pudo continuar.

Tras este nuevo capítulo, que año a año vuelve a reeditarse, el nuevo ajuste entrará en vigencia luego de la promulgación por parte del Ejecutivo local.

Deja un comentario

Top