Está aquí
Home > Todo y Nada > Elías El Hage es un difundidor de oro que tiene nuestra ciudad

Elías El Hage es un difundidor de oro que tiene nuestra ciudad

(Video de la presentación de su libro). Te puede gustar -o no- su estilo, pero muy pocos le han dedicado tanto tiempo y letras a nuestra aldea. Y con maestría y pasión por lo nuestro.

Elías El Hage es un escribidor en estado puro y por suerte –para nosotros- se le ha dado por desplegar su talento en y para Tandil. Con todo lo que eso conlleva. Momentos de musa a pleno, altibajos típicos que le ocurren a gente talentosa, pero es indiscutiblemente un destacado profesional en la rama de las letras. Lo admiro mucho. Nadie, para mi gusto, ha aportado, hasta con humor, tanto a la cultura aldeana. “Por lo menos en los tiempos contemporáneos”, diría un amigo. Podríamos discutirlo, hay otros grandes valores, ni hablar, pero El Turco desde sus ya 10 libros publicados (“Crónicas del pago chico”, “Memorias del bar Ideal”, “La Pieda viva”, “Gran Serrano”, “Tandil en la Argentina del Bicentenario”, entre otros), sus obras de teatro (“Mónologo del cornudo.com” y “Y la estatua de Fugl habló”) y la página web La Tandilura genera idiosincrasia tandilera a diario. La promueve, la discute, juega con ella. Tal vez la conozca como nadie por estos pagos. Al menos, en estos últimos tiempos, permítanme colocarlo como el difundidor de oro, porque ama la tierra para la cual y desde la cual escribe y ha hecho obras que quedarán en la historia. ¿Quién otro puede jactarse de eso? Bienvenido sea que el Intendente, entre tantos, lo haya motivado en algunos casos. Ha hecho bien, Miguelete, en ese caso.

Muchos le temen, otros imploran que su acidez no los toque alguna vez. El otro día, con lluvia, pensaba “pucha, tal vez vaya menos gente a la presentación” pero Elías llenó la sala del Teatro del Fuerte. Muchas personalidades y coterráneos le hicieron frente al agua. Y yo lo vi sonreír y ser feliz. Y fueron por él, por lo que desde su creación nos aporta. Un granito más, grande en este caso, a la cultura local llamado “Tandil, el libro de oro”. Todavía no lo encaré, pero se lo percibe de gran calidad en todos los sentidos. Y todos son cómplices de las ocurrencias del Turco. De sus genialidades. Incluso los que no lo consumen. Es un tipo que la mueve, que hace. El Hage es profeta en su pago; nuestro Tandil. Y me alegra poder escribirlo y que le llegue de parte de un muchacho joven. Se seguirán enojando varios con sus publicaciones o dichos en la radio (porque además también hace radio en Eich, nos llega por todos los costados) pero siempre serán muchísimos más los que lo valoren. Por suerte, algunos amigos –colgados- que no sabían de la existencia de su sitio lo descubrieron de la mano de Cosa de Serranos y visitan más su página que la mía. Eso ya les dice mucho. Celebro la existencia de un El Hage en nuestra ciudad y podría seguir escribiendo mucho más pero me están esperando. La seguiremos en cualquier momento.

 

PD: El libro, que bordea las 500 páginas, se vende en la Librería Alfa.

Deja un comentario

Top