Está aquí
Home > Noches y Espectáculos > ABEL PINTOS GANO EL APLAUSO Y TODO EL CARIÑO DEL PUBLICO

ABEL PINTOS GANO EL APLAUSO Y TODO EL CARIÑO DEL PUBLICO

-Por Carolina Cordi: carolinacordi@gmail.com

El sábado pasado el público rebosó de alegría con la presencia de Abel Pintos, quien dio muestras no sólo de su magnífica calidad como artista y músico, sino de su sensibilidad como persona. De ese modo y, por más de dos horas, se disfrutó de un espectáculo magnífico.

Esta vez, la cita fue para compartir su disco “Reevolución”, con un concierto que comenzó con el salón lleno de personas de todas las edades que se reunieron para disfrutar de la propuesta de la última placa de Pintos.
Cámaras, carteles y banderas daban color al lugar y sus seguidores comenzaban a aplaudir la llegada del artista.

Los primeros minutos, intensos y a pura música, pasaron con toda alegría y el público vibró desde sus asientos. La mayoría contenía las ganas de bailar y, al unísono, mujeres y varones cantaron desde el comienzo las letras de cada una de sus canciones.
Abel explicó que, entre temas, iría contando anécdotas de las grabaciones y de sus vivencias. Primero relató que con un colega “nos dábamos cuenta que en la música nos pasa lo mismo que en la vida; estudiamos para esto, nos dedicamos mucho, pero todo esto nace de la ilusión que uno tiene por tener un modo de vida. Además de ser nuestro trabajo y carrera, de esta forma vivimos”.

También contó que “al principio, cuando empezamos a grabar los discos, la tecnología no era la misma que hoy. No se podía grabar todo por separado y después editar. La ventaja era que las canciones tenían un pulso distinto, porque todo tenía que salir con mucha pasión, lo mejor posible. Cuando estábamos grabando este disco, hicimos una canción con esta modalidad, de una toma”. Siguió a esta explicación “Milagro en Cruz”, con el hermoso estribillo cantado a coro con todo el público: “Milagro en cruz/ ardiente flor/ sabrás de amor al decir adiós”.

Luego, dedicó un tema a todos los jóvenes que están haciendo un esfuerzo desde su lugar buscando forjar sus destinos: “Somos muchos los que desde chicos decidimos dejar nuestros hogares para hacer nuestra historia. Quiero dedicar esta canción a todos los que se la juegan de esta forma”. Así comenzó a sonar con el aplauso de los presentes “Peregrino” con sus más lindos versos: “Como planta por nacer/ nuestro sueño busca el sol/ como un árbol quiere estar/sin regarle las raíces no florecerá”. A ella le siguió “Halleluja”, que el público siguió con mucha emoción.

Cuando el iluminador encendió las luces del lugar, Abel Pintos habló de la conmoción que había sentido al ver la sala llena y aseguró que “cuando grabamos este disco, lo hicimos para pasar un momento divertido, así que esperemos que se estén divirtiendo” y comenzó a cantar “Abismo”.

Más adelante y, con mucha comicidad y simpleza, dio paso a las anécdotas de su vida personal y contó que nadie le había enseñado a bailar y habló de sus primeras experiencias en las discotecas y concluyó: “Las mujeres, en su configuración inicial, tienen talento natural para bailar. La mayoría baila bien de base, después están las que bailan tremendo y los varones, tenemos la caradurez. Y yo pensaba que no podía ser que sólo los caraduras o los que sabían bailar pudieran pasarla bien, hay que encontrar un método, un ritmo interno para bailar y disfrutar, sin juzgar ni ser juzgado”.

Acto seguido sonaron “Incomparable”, “Aventura” y luego “Reevolución”, temas que fueron acompañados con baile y canto por todo el público.
También se escucharon “Hasta aquí”, “La zamba que canto”, “La llave”, “Tiempo”, “Todo está en vos” y “Crónica”.

Abel Pintos no olvidó agradecer a todo el equipo que hizo posible el recital y se mostró muy agradecido al acompañamiento de la audiencia por hacer de esa noche una fiesta y agregó que regresar a Tandil para dar el concierto “fue muy especial. Quienes presencian muchos conciertos saben que me tomo el tiempo de decir algunas cosas: gracias, porque esta presencia de ustedes acá y toda esta forma que tienen de transmitir sus sentimientos a través de los aplausos y los gritos y de pasarla bien. Desde mi lugar profesional es una caricia maravillosa, lo han hecho muy bien. Como dije antes de cantar ‘sólo soy una canción’, uno no es mucho más que lo que tiene por esencia, el resto es un adorno. Todas las cosas que han estado pasando esta semana, que no son más que un resumen que las cosas terribles que están pasando en el mundo, han hecho que me sienta muy raro. Es difícil cantar y subir a hablar sobre la fe, la esperanza, lo que deseamos. Por eso les quiero decir gracias por este lugar humano: ustedes han sabido vencer esa sensación, han sabido devolverme la fe y la tranquilidad de que todo lo que digo es algo que muchos sienten y viven de la misma manera que yo. Gracias por el gesto de compartir y disfrutar siendo lo que es cada uno. Si todos los días pudiéramos tratarnos de esta forma, con este respeto y amor, todo sería mucho mejor”.

Luego de sus emotivas palabras cantó a capella “El Antigal” y más adelante, mientras sonaba “Tu voz”, Abel despedía al público deseándole bendiciones y felicidad para cerrar con su tema “Reevolución”.

Resta decir que el del sábado fue un recital que superó ampliamente las expectativas del público y que reafirmó lo que hace años se viene constatando: que Abel Pintos sigue creciendo en profesionalidad y naturalidad, sosteniéndose en las bases de la sencillez, lo que lo lleva a recibir el cariño y reconocimiento de público de todas las edades.

Foto: otuve.com

Deja un comentario

Top