Está aquí
Home > Notas Picantes > AL BANQUERO LO RAJARON DE SU CASA PORQUE NO QUISO ATENDER A UNA JOVATA

AL BANQUERO LO RAJARON DE SU CASA PORQUE NO QUISO ATENDER A UNA JOVATA

De ésas historias increíbles que se escuchan en la cola de un banco tandilero.

En la cola del banco, no vamos a decir cuál porque seguramente deschabaríamos al hombre en cuestión, un tipo le dice a otro: “Mirá a aquél. Lo ves. Bueno, me enteré que hace un tiempito no quiso a atender ni saludar siquiera a una conocida de su esposa. Y la vieja, de tanto esperar, se calentó mal y se le acercó y le tiró `así que no me vas a atender?. Ok, agarrate porque voy a decirle a tu mujer por dónde andás de noche, los cabarets en los que te ven y las p… con las que te acostás´. El hombre, claramente azorado, intentó no sólo calmarla… sino obviamente también atenderla. Pero la loca extorsionadora le dijo `ahora ya no, el maltrago ya me lo hiciste pasar. Ni siquiera saludar… agarrate en tu casa cuando llegues´.

Y dicho y hecho, la vieja brava se fue de allí mismo a la casa de la jermu y le cantó toda “su data justa” a la doña. Para qué. Evidentemente tenía buena data o resultó ser muy creíble… porque apenas llegó el banquero a su domicilio fue apuntalado por su mujer y, tras una discusión inevitable (e irremontable para él), quedó de patitas en la calle.

No sabemos si la historia es real, si sabemos qué Banco es y de qué sector es el empleado en cuestión. Pero obviamente no lo diremos para no difamar al pobre hombre que ya tuvo demasiado tormento. Al menos, eso creemos. Pónganse un instante en su lugar, che.

Dicho sea de paso, qué pajertos que son algunos bancarios. Tardan tanto en resolver algunas cuestiones burocráticas o tan sólo en atender que hay veces dan ganas de cachetearlos. De seguro a cualquiera de nuestros lectores le ha sucedido esto de aburrirse de esperar. Pero de ahí a buchonearlos…

 

Foto: brujotinto.blogspot.com

Deja un comentario

Top