Está aquí
Home > Medios tandilenses > LOS BIENES DE BOSSIO Y LOS MEDIOS TANDILEROS

LOS BIENES DE BOSSIO Y LOS MEDIOS TANDILEROS

De La Tandilura.com.ar

Ayer La Nación y Clarín publicaron esta noticia: “Los bienes de Diego Bossio crecieron 144% desde que llegó a la jefatura de Anses. El titular del ente que maneja los fondos de los jubilados y los planes sociales pasó de tener 436.000 pesos a mediados de 2009 a 1.068.621 pesos este año”. Más allá de la intencionalidad manifiesta de estos medios de herir la honestidad de El Hijo del Imprentero, la pregunta que se hace el Portal es: ¿por qué razón ningún medio de Tandil publicó la noticia? En este artículo, la respuesta.

Según los diarios capitalinos “una investigación del diario Clarín reveló que el director ejecutivo de la Anses aumentó su patrimonio en algo más de 140 por ciento en un año y medio, período que coincide con su ascenso como jefe máximo del organismo nacional que paga jubilaciones, planes sociales, obras públicas y otros programas de desarrollo que impulsa el gobierno nacional".

Tal como informó La Nación, “Diego Bossio presentó ante la Oficina Anticorrupción a mediados de 2009 una declaración jurada que informaba sobre bienes por 436.543 pesos por todo concepto, pero en el informe que hizo público este año -que señala las propiedades de 2010- el funcionario indicó que tiene junto a su esposa 1.068.621,10 pesos. Entre los bienes que puntualizó tener el titular de la Administración Nacional de la Seguridad Social se destaca un departamento en el acomodado barrio porteño de Recoleta de 202 metros cuadrados, adquirido en agosto pasado por un valor de sólo 608.843 pesos, cuando las propiedades similares en esa misma zona llegan a valer más del doble. Además en la declaración jurada, Bossio también informó que sus ahorros en dinero en efectivo pasaron de 59.380 pesos y 57.000 que tenía su esposa Valeria Loira a 517.809 pesos en el mismo lapso de tiempo en que Bossio llegó a la conducción total del organismo que maneja sumas multimillonarias de aportes de los trabajadores a la seguridad social. Entre los ingresos que el funcionario informó contar se destaca un sueldo del orden de los 30 mil pesos mensuales el año pasado, mientras que en 2009 ese ingreso era de 25 mil. Su esposa, en tanto, pasó de cobrar 12 mil pesos de un sueldo en la Sindicatura General de la Nación, el organismo de control del Estado que depende del Gobierno, a un monto parecido, pero ahora por supuestos honorarios como "abogada independiente".

Hasta ahí la noticia. Que podrá estar aderezada con cierta malicia periodística, claro que sí, debido el estado de beligerancia que se prodigan Clarín y La Nación con el gobierno nacional. Pero la pregunta no alude, en nuestro caso, a la capacidad de ahorro de Bossio,  ni siquiera a sugerir o poner en tela de juicio su honorabilidad, cuestión que excede nuestro análisis. Bajando esta notica a la comarca, de la que Bossio es vecino, nos preguntamos por qué razón este titular de los dos más grandes medios gráficos nacionales no apareció en ningún medio local, al menos que hayamos leído. ¿Por qué? La respuesta es sencilla y lineal: a Bossio no le hizo falta en Tandil embanderarse tras la cruzada por la Ley de Medios. Le alcanzó con la caja de su millonaria secretaría de Estado para domesticar a los medios de su pago chico con una pauta publicitaria que en algunos casos resultan verdaderas fortunas mensuales.

Su operador-billetera se llama Jorge Zimemerman, un ex afiliado radical que llegó al punto de ofrecer, a un conocido periodista, una publicidad “aunque no aparezca”, es decir con el sólo fin de cooptar al medio. Este es el progresismo de cartón que tanto se le endilga al kirchnerismo cuando una epopeya por la libertad de opinión y el pluralismo, como la que Mariotto dijo llevar adelante con la nueva ley de radiodifusión, en un pueblo de provincia se reduce, patéticamente, a la ostentación de la billetera con la sutil compra de la formación de opinión o, como en este caso, el silencio.

Es tan vergonzoso lo de Zimermann-Bossio que si hacemos un breve racconto también veremos que, sin pauta publicitaria, la suma de periodistas conchabados por El Hijo del Imprentero prácticamente lo ha dejado en una posición de cero crítica a su gestión en la ciudad. Como este Portal tiene códigos, tendremos el pudor de no mencionar aquellos periodistas que, en cierto colmo, algunos de ellos todavía se dicen independientes y trabajan en la penumbra para la logística comunicacional de Bossio, sea en portales, radios, en las revistas para los viejitos de ANSES y otras plataformas periodísticas financiadas por la caja de los jubilados argentinos. (Digresión: Zimmermann le adeuda tres meses de trabajo, en una suerte de despido sin telegrama, al periodista Elías Tuny Martínez, que escribía para el sitio Políticatandil.com, órgano de prensa virtual bancado por la Anses. La deuda tiene que ver con un comentario que Martínez realizó hace noventa días por los micrófonos de LU22 Huyamos de Aquí, en oportunidad que el diario Libre, de Fontevechia, destapó un presunto caso de polleras que involucraba al titular de Anses en su secretaría. Cuestión que habla a las claras del respeto por la libertad de expresión que Zimermann (y Bossio) mantienen por las plumas a las que dan trabajo y que, laburando en otro medio, se permiten simplemente leer el adverso titular de un diario capitalino…).

Con toda esta descripción es sencillo entender por qué la noticia que en la víspera publicaron Clarín y La Nación, acerca del incremento en 144% de los ingresos de Diego Bossio desde que llegó a la jefatura de Anses, en Tandil no apareció en ninguna parte.

 

PD. No se aceptarán comentarios en esta nota.

Deja un comentario

Top