Está aquí
Home > Noches y Espectáculos > NADA QUE VER

NADA QUE VER

La obra que dirige Marcela Juárez no tiene muchos antecedentes teatrales y todo el mundo te la recomienda. Nosotros también: 100%. Por algo es.

Cuando uno se cruza con el prestigio que ostenta a toda ley Marcela Juárez como directora en la ciudad y zonas aledañas, y charlando con ella se conmueve por lo apasionada que se expresa, comprende que en Tandil hay ciertas movidas que no tienen razón de ser. O sí, por razones como ella. No por nada otro capo como Marcos Casanova la inundó de elogios hace poquitos días en Cosa de Serranos Radio (pongan Me gusta en face).

A qué nos referimos, a que realmente la obra es atípica y tiene un nivel superlativo y alguno dirá por allá, “parece mentira que la hagan en nuestra ciudad” y que los protagonistas o ideólogos sean cualquier hijo de vecino. Es que la creatividad no tiene el nombre “Capital” y el apellido “Federal”. La creatividad puede florecer desde cualquier rincón distrital y en la serrana aflora cada cosa que realmente es para disfrutar y recomendar.
El teatro oscuro tiene, que se sepan, tres ramificaciones nacionales. Una en Baires, hecho por actores ciegos (“no videntes somos todos”); otra en Córdoba y ésta bien local. Lo sobresaliente de Nada que ver es que no está influenciada para nada ni de la porteña y mucho menos la cordobesa. Todo es impronta de quienes la llevan a cabo. Puede hasta que estén sentando “jurisprudencia” en el modo, por así decirlo. Por lo que si algún lector ha podido ver, palpar, olfatear y comprender algunas de las otras dos presentaciones foráneas y a su vez sintieron ésta, pues por favor, coméntenlo.
 
Volviendo a la bella Juárez. Si alguien es innovadora, audaz y está muy convencida de lo que hace, además de ser una estudiosa –da la impresión- de cuanta cuestión emprenda, entonces, estamos hablando de una persona rigurosamente apasionada. Y esa combinación, que se entienda bien, estará marcando a todo su contexto. Porque la directora de Nada que ver no solamente está haciéndole un clic a sus actores y actrices, minimizándoles el ego en una obra de sentir colectivo, también está provocando un boca a boca de recomendación que habla por sí solo y genera que al teatro caigan personas que no son asiduas de dicha sintonía. En otras palabras, está culturizando Tandil.
 
Te lo resumimos: andá a vivir “Nada que ver” y tus sentidos harán el resto.
 
PD. Ya que estábamos entrevistamos a varios de los actores y su directora al final de la obra como para conocer un poco más sensaciones y expectativas. Chusmeen el video.
 
PD2. Dios las cría también estuvo presenciándola y pronto Marcela Juárez estará de invitada en el programa de los miércoles.
 
PD3. Foto (olwebs.com). Andá y flasheá.

Deja un comentario

NADA QUE VER

La obra que dirige Marcela Juárez no tiene muchos antecedentes teatrales y todo el mundo te la recomienda. Nosotros también: 100%. Por algo es.

Cuando uno se cruza con el prestigio que ostenta a toda ley Marcela Juárez como directora en la ciudad y zonas aledañas, y charlando con ella se conmueve por lo apasionada que se expresa, comprende que en Tandil hay ciertas movidas que no tienen razón de ser. O sí, por razones como ella. No por nada otro capo como Marcos Casanova la inundó de elogios hace poquitos días en Cosa de Serranos Radio (pongan Me gusta en face).

A qué nos referimos, a que realmente la obra es atípica y tiene un nivel superlativo y alguno dirá por allá, “parece mentira que la hagan en nuestra ciudad” y que los protagonistas o ideólogos sean cualquier hijo de vecino. Es que la creatividad no tiene el nombre “Capital” y el apellido “Federal”. La creatividad puede florecer desde cualquier rincón distrital y en la serrana aflora cada cosa que realmente es para disfrutar y recomendar.
El teatro oscuro tiene, que se sepan, tres ramificaciones nacionales. Una en Baires, hecho por actores ciegos (“no videntes somos todos”); otra en Córdoba y ésta bien local. Lo sobresaliente de Nada que ver es que no está influenciada para nada ni de la porteña y mucho menos la cordobesa. Todo es impronta de quienes la llevan a cabo. Puede hasta que estén sentando “jurisprudencia” en el modo, por así decirlo. Por lo que si algún lector ha podido ver, palpar, olfatear y comprender algunas de las otras dos presentaciones foráneas y a su vez sintieron ésta, pues por favor, coméntenlo.
 
Volviendo a la bella Juárez. Si alguien es innovadora, audaz y está muy convencida de lo que hace, además de ser una estudiosa –da la impresión- de cuanta cuestión emprenda, entonces, estamos hablando de una persona rigurosamente apasionada. Y esa combinación, que se entienda bien, estará marcando a todo su contexto. Porque la directora de Nada que ver no solamente está haciéndole un clic a sus actores y actrices, minimizándoles el ego en una obra de sentir colectivo, también está provocando un boca a boca de recomendación que habla por sí solo y genera que al teatro caigan personas que no son asiduas de dicha sintonía. En otras palabras, está culturizando Tandil.
 
Te lo resumimos: andá a vivir “Nada que ver” y tus sentidos harán el resto.
 
PD. Ya que estábamos entrevistamos a varios de los actores y su directora al final de la obra como para conocer un poco más sensaciones y expectativas. Chusmeen el video.
 
PD2. Dios las cría también estuvo presenciándola y pronto Marcela Juárez estará de invitada en el programa de los miércoles.
 
PD3. Foto (olwebs.com). Andá y flasheá.

Deja un comentario

Top