Está aquí
Home > Todo y Nada > GANARSE EL PAN

GANARSE EL PAN

La historia de Sebastián, de 22 años, y un rebusque para llegar a fin de mes: la venta callejera de unos riquísimos pancitos rellenos.

Sebastián tiene 22 años. Nació en Capital Federal, pero vive en Tandil desde los 10. En el medio, estuvo en Reta, partido de Tres Arroyos, donde incorporó las bases de su oficio.

“Ahí aprendí a hacer pan y pastas en un restaurante”, le contó a “Cosa”.

Si lo ven por la calle con una caja bajo el brazo (acostumbra “patear” por la Plaza del Centro o el circuito del Lago del Fuerte), párenlo y cómprenle sus exquisitos pancitos rellenos. Podemos dar fe de su calidad y sabor (los de cebolla y queso, matan), más si tienen la suerte de encontrarlo cuando lleva el producto recién salido del horno.

Seba nos dijo que, a pesar de que tiene trabajo, empezó a vender en la calle por “la necesidad de tener que juntar un peso para llegar a fin de mes”.

“Lo he hecho en Tres Arroyos y funcionó. Pero acá venimos teniendo mejores resultados. La gente tiene muy buena onda”, agradeció.

En el final, le preguntamos qué pasaría si alguna panadería o comercio se interesa en sus pancitos para comercializarlos. “¡Sería buenísimo!”, contestó. Entonces nos dejó su mail (seba88_snm@hotmail.com) y su teléfono (15-668878).

No te pierdas el video de la entrevista.

Deja un comentario

Top