Está aquí
Home > Anécdotas y Curiosidades > LOS 50 EN CLAROMECO, EL LADO B DE LA HISTORIA

LOS 50 EN CLAROMECO, EL LADO B DE LA HISTORIA

Ayer publicamos la consagración del club en el Seven Playero de Claromecó, un logro muy importante que sirve de antesala para el Fernando Varela que los tendrá como anfitriones. Ahora voy a contarles el lado oculto del viaje, el mas divertido y bizarro…..

Fueron tres días compartiendo un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades pero muy compacto en lo grupal, donde todos fueron con el mismo propósito, divertirse y tratar de competir lo mejor posible en el Seven, con el objetivo de traerse la Copa de Oro. Días atrás el capitán Guille Perazzone sostenía “si mantenemos el equipo de Miramar (ganaron Copa de Plata) podemos traernos la de oro de Claromecó”, y su pedido se hizo realidad, se mantuvo la base del equipo que esta representando al club en este verano 2011, y se agregó a toda una banda que hizo mucho apoyo desde afuera, que cuidó a los jugadores y alentó sin parar, se podía ver a Pau Pau durmiendo sobre cartones para darle el colchón más cómodo a algún compañero, gestos como ese se repitieron todo el fin de semana en la costa.

Primer Acto, armando el grupo:

Desde el mediodía los integrantes iban llegando a la ciudad balnearia, algunos en auto, otros en camioneta y el resto en bondi, había que llegar como sea a la tierra prometida.

La agenda marcaba que había que inscribirse en el torneo, jugar el primer partido y buscar alojamiento, la llegada de todo el grupo era inminente.

Paso a paso se fueron cumpliendo los objetivos, primer match con victoria ante el último campeón, Náutico de Necochea, bromas y diversión en la arena (ver videos) y sobre el filo de la noche se consiguió el flamante bunker, casa tiroteada y con condiciones particulares, pero techo al fin.

El equipo estaba muy mentalizado en la competencia, pero la diversión es un pilar de este tipo de eventos y más en este grupo que siempre tiró para arriba, el viernes comenzamos la previa en el bunker cincuentero ubicado en la gloriosa calle 40, a medida que iba llegando desde Tandil la gente se iban incrementando las botellas, algunas de cerve, varias de fernet, un ron perdido que duró lo que puede durar y el infaltable tintillo, una perfecta y eficaz damajuana que la dupla “Wachichorra” no paró de besar, Tombo y Pistolita nunca se quedaron con la copa vacía.

Luego la banda de 25 serranos cincuenteros se dirigió a la costanera para seguir la parranda, algunos drinks más y mucha cumbia de fondo, cotillón, bailecito y mucho encare a las damas que deambulaban por la zona de La Barra (ver video). La noche de verano acompañaba y los chicos se ponían mimosos.

Por ahora solo puedo adelantar que fue una gran noche, con muchas pilas de todo el plantel, salvo el capitán que estaba con un estado febril y guardo los colmillos para la siguiente noche.

Entrada la mañana el grupo fue cayendo al bunker, unos con más sonrisas que otros, algunos castigados y otros enteros, es la ley de Claromecó, acomodarse para dormir fue complicado, 25 personas y solo 3 camas, la ecuación no resulta sencilla.

Segundo Acto, ni pasado ni futuro:

El sábado comenzó demasiado temprano, llegaron los últimos integrantes del grupo ni bien comenzada la mañana y algunos no habían ni podido cerrar los ojos, la casa fue ganando en ebullición y se hacía imposible dormir, arriba y a meterle bala, algunos optaron por salir a comer, otros fueron a la playa, los menos trataron de seguir durmiendo pese al ruido.

El día de playa fue excelente, sol radiante, mar hermoso, agua calentita, lo único negativo fue la presencia de las clásicas aguas vivas de la zona que no dejaban tranquilo a los veraneantes.

Ni bien arrancada la tarde vino el segundo partido del seven que el equipo sorteó sin problemas, con una defensa muy fuerte no sufrió puntos en contra y pudo marcar grandes diferencias, en el equipo contrario había un ‘Fijiano’ que fue atendido en reiteradas ocasiones por Tombo Lasarte, durísimo en la marca.

Ya con la certeza de que competiríamos por la Copa de Oro, solo quedó empezar a hacer relaciones y descansar para una noche que se adelantaba como salvaje.

El Gran Tiburón Blanco enseguida hizo contacto con su ‘futura victima’, un nutrido grupo de chicas que no bajaba ninguna de los 8 puntos, nivel de exportación. Los más chicos de la comitiva no se quedaron atrás y también hicieron las veces de RRPP, el Manza acercó otro grupete de niñas, bastante menores (pero esa es otra historia), las redes ya se habían tirado para la noche, estaban cursadas todas las invitaciones y algunos seguían haciendo lobby con las chicas mas lindas, un integrante de la comitiva se puso a jugar a la pelota a paleta con una de las chicas, para mi que el sonso buscaba algo más….

La delegación se separó para la cena, los que jugaban el seven fueron al tercer tiempo y el resto optó por menús diferentes, la gran previa del sábado fue en la playa, el grupo de 25 wachichorros y 4 grupos de chicas/niñas que sumaban un total de 30 aproximadamente, ahí ya era la ley de la selva, la ley del más fuerte y sepan que valió cualquier artimaña para poder ‘comer’ algo, más de uno puede tener problemas con la ley si se develan las identidades, ni hablar de problemas con las novias que quedaron acá en la serrana.

La noche explotó en los boliches, algunos en La Barra y otros en Sinatra, mucho pirata, mucho tiburón y algún que otro viejo lobo de mar que tampoco quiso ser menos, en la cancha se vieron los pingos y el MVP del Seven también fue el amplio ganador en la noche, una rubia que podría ser del staff de Pancho Dotto tranquilamente, palmas para N.F que la rompió adentro y afuera de la cancha.

Hay mucho para contar, mucho para relatar pero como dijo Nico Homps, “todo queda en Claromecó, ni pasado ni futuro, todo concluye ahí”.

Tercer acto, la fiesta fue toda de Los 50:

A pesar de habernos acostado cerca de las 8 de la mañana, a las 10 todo el plantel debió levantarse porque había que abandonar el bunker, el cual había quedado maltrecho, con claros signos de deterioro.

Las pocas horas de sueño obligaron a la banda a ir a un monte de pinos a dormir un rato, un pequeño desayuno y tratar de pegar un ojo, fue imposible, volaban los proyectiles, un calor insoportable y los efectos del alcohol todavía hacían mella en los soldados.

Se venía una jornada deportiva sin igual, el primer rival fue Unión Del Sur A, un duro escollo que el equipo paso con autoridad, 12 a 0 y otra vez el ingoal invicto, la hinchada afuera de la cancha se hacía sentir, mucho cotillón, cantito y todo el aguante.

Entre partido y partido, salía un clásico refresco, algo de mar para recuperar fuerzas y mucho baile, para esta altura ya había coreografía y copamos la parada.

No importo que las aguas vivas ataquen a la delegación, ni que este complicado bañarse, la onda positiva estaba instalada, pasaban los rivales y el quipo seguía solido, defendiendo y tackleando, así se fue construyendo este equipo que quedará en la historia del club, el primer campeón de oro en Claromecó luego de tantos viajes, muchas veces habíamos estado cerca pero no se había podido lograr.

Luego de la final con Náutico se desató el festejo loco, la entrega de copas y el plantel no se iba de la cancha, sin dudas Los 50 copó la parada en el Seven de Claromecó, ganadores de Copa de Oro y el mejor jugador del certamen, claramente la noche tuvo un correlato con el rugby.

Al grito de paupas paupas paupas, Los 50 dejó un sello en la costa atlántica.

Algunos videos:

Previa en la Costa  http://www.youtube.com/watch?v=IkXd5kdI-5M

Fragmento del Seven http://www.youtube.com/watch?v=9IGXAaTQII8

Boludeando en la Arena 1 http://www.youtube.com/watch?v=c3jchlJd6so

Boludeando en la Arena 2 http://www.youtube.com/watch?v=0PPRrRdOiGg

Deja un comentario

LOS 50 EN CLAROMECO, EL LADO B DE LA HISTORIA

Ayer publicamos la consagración del club en el Seven Playero de Claromecó, un logro muy importante que sirve de antesala para el Fernando Varela que los tendrá como anfitriones. Ahora voy a contarles el lado oculto del viaje, el mas divertido y bizarro…..

Fueron tres días compartiendo un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades pero muy compacto en lo grupal, donde todos fueron con el mismo propósito, divertirse y tratar de competir lo mejor posible en el Seven, con el objetivo de traerse la Copa de Oro. Días atrás el capitán Guille Perazzone sostenía “si mantenemos el equipo de Miramar (ganaron Copa de Plata) podemos traernos la de oro de Claromecó”, y su pedido se hizo realidad, se mantuvo la base del equipo que esta representando al club en este verano 2011, y se agregó a toda una banda que hizo mucho apoyo desde afuera, que cuidó a los jugadores y alentó sin parar, se podía ver a Pau Pau durmiendo sobre cartones para darle el colchón más cómodo a algún compañero, gestos como ese se repitieron todo el fin de semana en la costa.

Primer Acto, armando el grupo:

Desde el mediodía los integrantes iban llegando a la ciudad balnearia, algunos en auto, otros en camioneta y el resto en bondi, había que llegar como sea a la tierra prometida.

La agenda marcaba que había que inscribirse en el torneo, jugar el primer partido y buscar alojamiento, la llegada de todo el grupo era inminente.

Paso a paso se fueron cumpliendo los objetivos, primer match con victoria ante el último campeón, Náutico de Necochea, bromas y diversión en la arena (ver videos) y sobre el filo de la noche se consiguió el flamante bunker, casa tiroteada y con condiciones particulares, pero techo al fin.

El equipo estaba muy mentalizado en la competencia, pero la diversión es un pilar de este tipo de eventos y más en este grupo que siempre tiró para arriba, el viernes comenzamos la previa en el bunker cincuentero ubicado en la gloriosa calle 40, a medida que iba llegando desde Tandil la gente se iban incrementando las botellas, algunas de cerve, varias de fernet, un ron perdido que duró lo que puede durar y el infaltable tintillo, una perfecta y eficaz damajuana que la dupla “Wachichorra” no paró de besar, Tombo y Pistolita nunca se quedaron con la copa vacía.

Luego la banda de 25 serranos cincuenteros se dirigió a la costanera para seguir la parranda, algunos drinks más y mucha cumbia de fondo, cotillón, bailecito y mucho encare a las damas que deambulaban por la zona de La Barra (ver video). La noche de verano acompañaba y los chicos se ponían mimosos.

Por ahora solo puedo adelantar que fue una gran noche, con muchas pilas de todo el plantel, salvo el capitán que estaba con un estado febril y guardo los colmillos para la siguiente noche.

Entrada la mañana el grupo fue cayendo al bunker, unos con más sonrisas que otros, algunos castigados y otros enteros, es la ley de Claromecó, acomodarse para dormir fue complicado, 25 personas y solo 3 camas, la ecuación no resulta sencilla.

Segundo Acto, ni pasado ni futuro:

El sábado comenzó demasiado temprano, llegaron los últimos integrantes del grupo ni bien comenzada la mañana y algunos no habían ni podido cerrar los ojos, la casa fue ganando en ebullición y se hacía imposible dormir, arriba y a meterle bala, algunos optaron por salir a comer, otros fueron a la playa, los menos trataron de seguir durmiendo pese al ruido.

El día de playa fue excelente, sol radiante, mar hermoso, agua calentita, lo único negativo fue la presencia de las clásicas aguas vivas de la zona que no dejaban tranquilo a los veraneantes.

Ni bien arrancada la tarde vino el segundo partido del seven que el equipo sorteó sin problemas, con una defensa muy fuerte no sufrió puntos en contra y pudo marcar grandes diferencias, en el equipo contrario había un ‘Fijiano’ que fue atendido en reiteradas ocasiones por Tombo Lasarte, durísimo en la marca.

Ya con la certeza de que competiríamos por la Copa de Oro, solo quedó empezar a hacer relaciones y descansar para una noche que se adelantaba como salvaje.

El Gran Tiburón Blanco enseguida hizo contacto con su ‘futura victima’, un nutrido grupo de chicas que no bajaba ninguna de los 8 puntos, nivel de exportación. Los más chicos de la comitiva no se quedaron atrás y también hicieron las veces de RRPP, el Manza acercó otro grupete de niñas, bastante menores (pero esa es otra historia), las redes ya se habían tirado para la noche, estaban cursadas todas las invitaciones y algunos seguían haciendo lobby con las chicas mas lindas, un integrante de la comitiva se puso a jugar a la pelota a paleta con una de las chicas, para mi que el sonso buscaba algo más….

La delegación se separó para la cena, los que jugaban el seven fueron al tercer tiempo y el resto optó por menús diferentes, la gran previa del sábado fue en la playa, el grupo de 25 wachichorros y 4 grupos de chicas/niñas que sumaban un total de 30 aproximadamente, ahí ya era la ley de la selva, la ley del más fuerte y sepan que valió cualquier artimaña para poder ‘comer’ algo, más de uno puede tener problemas con la ley si se develan las identidades, ni hablar de problemas con las novias que quedaron acá en la serrana.

La noche explotó en los boliches, algunos en La Barra y otros en Sinatra, mucho pirata, mucho tiburón y algún que otro viejo lobo de mar que tampoco quiso ser menos, en la cancha se vieron los pingos y el MVP del Seven también fue el amplio ganador en la noche, una rubia que podría ser del staff de Pancho Dotto tranquilamente, palmas para N.F que la rompió adentro y afuera de la cancha.

Hay mucho para contar, mucho para relatar pero como dijo Nico Homps, “todo queda en Claromecó, ni pasado ni futuro, todo concluye ahí”.

Tercer acto, la fiesta fue toda de Los 50:

A pesar de habernos acostado cerca de las 8 de la mañana, a las 10 todo el plantel debió levantarse porque había que abandonar el bunker, el cual había quedado maltrecho, con claros signos de deterioro.

Las pocas horas de sueño obligaron a la banda a ir a un monte de pinos a dormir un rato, un pequeño desayuno y tratar de pegar un ojo, fue imposible, volaban los proyectiles, un calor insoportable y los efectos del alcohol todavía hacían mella en los soldados.

Se venía una jornada deportiva sin igual, el primer rival fue Unión Del Sur A, un duro escollo que el equipo paso con autoridad, 12 a 0 y otra vez el ingoal invicto, la hinchada afuera de la cancha se hacía sentir, mucho cotillón, cantito y todo el aguante.

Entre partido y partido, salía un clásico refresco, algo de mar para recuperar fuerzas y mucho baile, para esta altura ya había coreografía y copamos la parada.

No importo que las aguas vivas ataquen a la delegación, ni que este complicado bañarse, la onda positiva estaba instalada, pasaban los rivales y el quipo seguía solido, defendiendo y tackleando, así se fue construyendo este equipo que quedará en la historia del club, el primer campeón de oro en Claromecó luego de tantos viajes, muchas veces habíamos estado cerca pero no se había podido lograr.

Luego de la final con Náutico se desató el festejo loco, la entrega de copas y el plantel no se iba de la cancha, sin dudas Los 50 copó la parada en el Seven de Claromecó, ganadores de Copa de Oro y el mejor jugador del certamen, claramente la noche tuvo un correlato con el rugby.

Al grito de paupas paupas paupas, Los 50 dejó un sello en la costa atlántica.

Algunos videos:

Previa en la Costa  http://www.youtube.com/watch?v=IkXd5kdI-5M

Fragmento del Seven http://www.youtube.com/watch?v=9IGXAaTQII8

Boludeando en la Arena 1 http://www.youtube.com/watch?v=c3jchlJd6so

Boludeando en la Arena 2 http://www.youtube.com/watch?v=0PPRrRdOiGg

Deja un comentario

LOS 50 EN CLAROMECO, EL LADO B DE LA HISTORIA

Ayer publicamos la consagración del club en el Seven Playero de Claromecó, un logro muy importante que sirve de antesala para el Fernando Varela que los tendrá como anfitriones. Ahora voy a contarles el lado oculto del viaje, el mas divertido y bizarro…..

Fueron tres días compartiendo un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades pero muy compacto en lo grupal, donde todos fueron con el mismo propósito, divertirse y tratar de competir lo mejor posible en el Seven, con el objetivo de traerse la Copa de Oro. Días atrás el capitán Guille Perazzone sostenía “si mantenemos el equipo de Miramar (ganaron Copa de Plata) podemos traernos la de oro de Claromecó”, y su pedido se hizo realidad, se mantuvo la base del equipo que esta representando al club en este verano 2011, y se agregó a toda una banda que hizo mucho apoyo desde afuera, que cuidó a los jugadores y alentó sin parar, se podía ver a Pau Pau durmiendo sobre cartones para darle el colchón más cómodo a algún compañero, gestos como ese se repitieron todo el fin de semana en la costa.

Primer Acto, armando el grupo:

Desde el mediodía los integrantes iban llegando a la ciudad balnearia, algunos en auto, otros en camioneta y el resto en bondi, había que llegar como sea a la tierra prometida.

La agenda marcaba que había que inscribirse en el torneo, jugar el primer partido y buscar alojamiento, la llegada de todo el grupo era inminente.

Paso a paso se fueron cumpliendo los objetivos, primer match con victoria ante el último campeón, Náutico de Necochea, bromas y diversión en la arena (ver videos) y sobre el filo de la noche se consiguió el flamante bunker, casa tiroteada y con condiciones particulares, pero techo al fin.

El equipo estaba muy mentalizado en la competencia, pero la diversión es un pilar de este tipo de eventos y más en este grupo que siempre tiró para arriba, el viernes comenzamos la previa en el bunker cincuentero ubicado en la gloriosa calle 40, a medida que iba llegando desde Tandil la gente se iban incrementando las botellas, algunas de cerve, varias de fernet, un ron perdido que duró lo que puede durar y el infaltable tintillo, una perfecta y eficaz damajuana que la dupla “Wachichorra” no paró de besar, Tombo y Pistolita nunca se quedaron con la copa vacía.

Luego la banda de 25 serranos cincuenteros se dirigió a la costanera para seguir la parranda, algunos drinks más y mucha cumbia de fondo, cotillón, bailecito y mucho encare a las damas que deambulaban por la zona de La Barra (ver video). La noche de verano acompañaba y los chicos se ponían mimosos.

Por ahora solo puedo adelantar que fue una gran noche, con muchas pilas de todo el plantel, salvo el capitán que estaba con un estado febril y guardo los colmillos para la siguiente noche.

Entrada la mañana el grupo fue cayendo al bunker, unos con más sonrisas que otros, algunos castigados y otros enteros, es la ley de Claromecó, acomodarse para dormir fue complicado, 25 personas y solo 3 camas, la ecuación no resulta sencilla.

Segundo Acto, ni pasado ni futuro:

El sábado comenzó demasiado temprano, llegaron los últimos integrantes del grupo ni bien comenzada la mañana y algunos no habían ni podido cerrar los ojos, la casa fue ganando en ebullición y se hacía imposible dormir, arriba y a meterle bala, algunos optaron por salir a comer, otros fueron a la playa, los menos trataron de seguir durmiendo pese al ruido.

El día de playa fue excelente, sol radiante, mar hermoso, agua calentita, lo único negativo fue la presencia de las clásicas aguas vivas de la zona que no dejaban tranquilo a los veraneantes.

Ni bien arrancada la tarde vino el segundo partido del seven que el equipo sorteó sin problemas, con una defensa muy fuerte no sufrió puntos en contra y pudo marcar grandes diferencias, en el equipo contrario había un ‘Fijiano’ que fue atendido en reiteradas ocasiones por Tombo Lasarte, durísimo en la marca.

Ya con la certeza de que competiríamos por la Copa de Oro, solo quedó empezar a hacer relaciones y descansar para una noche que se adelantaba como salvaje.

El Gran Tiburón Blanco enseguida hizo contacto con su ‘futura victima’, un nutrido grupo de chicas que no bajaba ninguna de los 8 puntos, nivel de exportación. Los más chicos de la comitiva no se quedaron atrás y también hicieron las veces de RRPP, el Manza acercó otro grupete de niñas, bastante menores (pero esa es otra historia), las redes ya se habían tirado para la noche, estaban cursadas todas las invitaciones y algunos seguían haciendo lobby con las chicas mas lindas, un integrante de la comitiva se puso a jugar a la pelota a paleta con una de las chicas, para mi que el sonso buscaba algo más….

La delegación se separó para la cena, los que jugaban el seven fueron al tercer tiempo y el resto optó por menús diferentes, la gran previa del sábado fue en la playa, el grupo de 25 wachichorros y 4 grupos de chicas/niñas que sumaban un total de 30 aproximadamente, ahí ya era la ley de la selva, la ley del más fuerte y sepan que valió cualquier artimaña para poder ‘comer’ algo, más de uno puede tener problemas con la ley si se develan las identidades, ni hablar de problemas con las novias que quedaron acá en la serrana.

La noche explotó en los boliches, algunos en La Barra y otros en Sinatra, mucho pirata, mucho tiburón y algún que otro viejo lobo de mar que tampoco quiso ser menos, en la cancha se vieron los pingos y el MVP del Seven también fue el amplio ganador en la noche, una rubia que podría ser del staff de Pancho Dotto tranquilamente, palmas para N.F que la rompió adentro y afuera de la cancha.

Hay mucho para contar, mucho para relatar pero como dijo Nico Homps, “todo queda en Claromecó, ni pasado ni futuro, todo concluye ahí”.

Tercer acto, la fiesta fue toda de Los 50:

A pesar de habernos acostado cerca de las 8 de la mañana, a las 10 todo el plantel debió levantarse porque había que abandonar el bunker, el cual había quedado maltrecho, con claros signos de deterioro.

Las pocas horas de sueño obligaron a la banda a ir a un monte de pinos a dormir un rato, un pequeño desayuno y tratar de pegar un ojo, fue imposible, volaban los proyectiles, un calor insoportable y los efectos del alcohol todavía hacían mella en los soldados.

Se venía una jornada deportiva sin igual, el primer rival fue Unión Del Sur A, un duro escollo que el equipo paso con autoridad, 12 a 0 y otra vez el ingoal invicto, la hinchada afuera de la cancha se hacía sentir, mucho cotillón, cantito y todo el aguante.

Entre partido y partido, salía un clásico refresco, algo de mar para recuperar fuerzas y mucho baile, para esta altura ya había coreografía y copamos la parada.

No importo que las aguas vivas ataquen a la delegación, ni que este complicado bañarse, la onda positiva estaba instalada, pasaban los rivales y el quipo seguía solido, defendiendo y tackleando, así se fue construyendo este equipo que quedará en la historia del club, el primer campeón de oro en Claromecó luego de tantos viajes, muchas veces habíamos estado cerca pero no se había podido lograr.

Luego de la final con Náutico se desató el festejo loco, la entrega de copas y el plantel no se iba de la cancha, sin dudas Los 50 copó la parada en el Seven de Claromecó, ganadores de Copa de Oro y el mejor jugador del certamen, claramente la noche tuvo un correlato con el rugby.

Al grito de paupas paupas paupas, Los 50 dejó un sello en la costa atlántica.

Algunos videos:

Previa en la Costa  http://www.youtube.com/watch?v=IkXd5kdI-5M

Fragmento del Seven http://www.youtube.com/watch?v=9IGXAaTQII8

Boludeando en la Arena 1 http://www.youtube.com/watch?v=c3jchlJd6so

Boludeando en la Arena 2 http://www.youtube.com/watch?v=0PPRrRdOiGg

Deja un comentario

LOS 50 EN CLAROMECO, EL LADO B DE LA HISTORIA

Ayer publicamos la consagración del club en el Seven Playero de Claromecó, un logro muy importante que sirve de antesala para el Fernando Varela que los tendrá como anfitriones. Ahora voy a contarles el lado oculto del viaje, el mas divertido y bizarro…..

Fueron tres días compartiendo un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades pero muy compacto en lo grupal, donde todos fueron con el mismo propósito, divertirse y tratar de competir lo mejor posible en el Seven, con el objetivo de traerse la Copa de Oro. Días atrás el capitán Guille Perazzone sostenía “si mantenemos el equipo de Miramar (ganaron Copa de Plata) podemos traernos la de oro de Claromecó”, y su pedido se hizo realidad, se mantuvo la base del equipo que esta representando al club en este verano 2011, y se agregó a toda una banda que hizo mucho apoyo desde afuera, que cuidó a los jugadores y alentó sin parar, se podía ver a Pau Pau durmiendo sobre cartones para darle el colchón más cómodo a algún compañero, gestos como ese se repitieron todo el fin de semana en la costa.

Primer Acto, armando el grupo:

Desde el mediodía los integrantes iban llegando a la ciudad balnearia, algunos en auto, otros en camioneta y el resto en bondi, había que llegar como sea a la tierra prometida.

La agenda marcaba que había que inscribirse en el torneo, jugar el primer partido y buscar alojamiento, la llegada de todo el grupo era inminente.

Paso a paso se fueron cumpliendo los objetivos, primer match con victoria ante el último campeón, Náutico de Necochea, bromas y diversión en la arena (ver videos) y sobre el filo de la noche se consiguió el flamante bunker, casa tiroteada y con condiciones particulares, pero techo al fin.

El equipo estaba muy mentalizado en la competencia, pero la diversión es un pilar de este tipo de eventos y más en este grupo que siempre tiró para arriba, el viernes comenzamos la previa en el bunker cincuentero ubicado en la gloriosa calle 40, a medida que iba llegando desde Tandil la gente se iban incrementando las botellas, algunas de cerve, varias de fernet, un ron perdido que duró lo que puede durar y el infaltable tintillo, una perfecta y eficaz damajuana que la dupla “Wachichorra” no paró de besar, Tombo y Pistolita nunca se quedaron con la copa vacía.

Luego la banda de 25 serranos cincuenteros se dirigió a la costanera para seguir la parranda, algunos drinks más y mucha cumbia de fondo, cotillón, bailecito y mucho encare a las damas que deambulaban por la zona de La Barra (ver video). La noche de verano acompañaba y los chicos se ponían mimosos.

Por ahora solo puedo adelantar que fue una gran noche, con muchas pilas de todo el plantel, salvo el capitán que estaba con un estado febril y guardo los colmillos para la siguiente noche.

Entrada la mañana el grupo fue cayendo al bunker, unos con más sonrisas que otros, algunos castigados y otros enteros, es la ley de Claromecó, acomodarse para dormir fue complicado, 25 personas y solo 3 camas, la ecuación no resulta sencilla.

Segundo Acto, ni pasado ni futuro:

El sábado comenzó demasiado temprano, llegaron los últimos integrantes del grupo ni bien comenzada la mañana y algunos no habían ni podido cerrar los ojos, la casa fue ganando en ebullición y se hacía imposible dormir, arriba y a meterle bala, algunos optaron por salir a comer, otros fueron a la playa, los menos trataron de seguir durmiendo pese al ruido.

El día de playa fue excelente, sol radiante, mar hermoso, agua calentita, lo único negativo fue la presencia de las clásicas aguas vivas de la zona que no dejaban tranquilo a los veraneantes.

Ni bien arrancada la tarde vino el segundo partido del seven que el equipo sorteó sin problemas, con una defensa muy fuerte no sufrió puntos en contra y pudo marcar grandes diferencias, en el equipo contrario había un ‘Fijiano’ que fue atendido en reiteradas ocasiones por Tombo Lasarte, durísimo en la marca.

Ya con la certeza de que competiríamos por la Copa de Oro, solo quedó empezar a hacer relaciones y descansar para una noche que se adelantaba como salvaje.

El Gran Tiburón Blanco enseguida hizo contacto con su ‘futura victima’, un nutrido grupo de chicas que no bajaba ninguna de los 8 puntos, nivel de exportación. Los más chicos de la comitiva no se quedaron atrás y también hicieron las veces de RRPP, el Manza acercó otro grupete de niñas, bastante menores (pero esa es otra historia), las redes ya se habían tirado para la noche, estaban cursadas todas las invitaciones y algunos seguían haciendo lobby con las chicas mas lindas, un integrante de la comitiva se puso a jugar a la pelota a paleta con una de las chicas, para mi que el sonso buscaba algo más….

La delegación se separó para la cena, los que jugaban el seven fueron al tercer tiempo y el resto optó por menús diferentes, la gran previa del sábado fue en la playa, el grupo de 25 wachichorros y 4 grupos de chicas/niñas que sumaban un total de 30 aproximadamente, ahí ya era la ley de la selva, la ley del más fuerte y sepan que valió cualquier artimaña para poder ‘comer’ algo, más de uno puede tener problemas con la ley si se develan las identidades, ni hablar de problemas con las novias que quedaron acá en la serrana.

La noche explotó en los boliches, algunos en La Barra y otros en Sinatra, mucho pirata, mucho tiburón y algún que otro viejo lobo de mar que tampoco quiso ser menos, en la cancha se vieron los pingos y el MVP del Seven también fue el amplio ganador en la noche, una rubia que podría ser del staff de Pancho Dotto tranquilamente, palmas para N.F que la rompió adentro y afuera de la cancha.

Hay mucho para contar, mucho para relatar pero como dijo Nico Homps, “todo queda en Claromecó, ni pasado ni futuro, todo concluye ahí”.

Tercer acto, la fiesta fue toda de Los 50:

A pesar de habernos acostado cerca de las 8 de la mañana, a las 10 todo el plantel debió levantarse porque había que abandonar el bunker, el cual había quedado maltrecho, con claros signos de deterioro.

Las pocas horas de sueño obligaron a la banda a ir a un monte de pinos a dormir un rato, un pequeño desayuno y tratar de pegar un ojo, fue imposible, volaban los proyectiles, un calor insoportable y los efectos del alcohol todavía hacían mella en los soldados.

Se venía una jornada deportiva sin igual, el primer rival fue Unión Del Sur A, un duro escollo que el equipo paso con autoridad, 12 a 0 y otra vez el ingoal invicto, la hinchada afuera de la cancha se hacía sentir, mucho cotillón, cantito y todo el aguante.

Entre partido y partido, salía un clásico refresco, algo de mar para recuperar fuerzas y mucho baile, para esta altura ya había coreografía y copamos la parada.

No importo que las aguas vivas ataquen a la delegación, ni que este complicado bañarse, la onda positiva estaba instalada, pasaban los rivales y el quipo seguía solido, defendiendo y tackleando, así se fue construyendo este equipo que quedará en la historia del club, el primer campeón de oro en Claromecó luego de tantos viajes, muchas veces habíamos estado cerca pero no se había podido lograr.

Luego de la final con Náutico se desató el festejo loco, la entrega de copas y el plantel no se iba de la cancha, sin dudas Los 50 copó la parada en el Seven de Claromecó, ganadores de Copa de Oro y el mejor jugador del certamen, claramente la noche tuvo un correlato con el rugby.

Al grito de paupas paupas paupas, Los 50 dejó un sello en la costa atlántica.

Algunos videos:

Previa en la Costa  http://www.youtube.com/watch?v=IkXd5kdI-5M

Fragmento del Seven http://www.youtube.com/watch?v=9IGXAaTQII8

Boludeando en la Arena 1 http://www.youtube.com/watch?v=c3jchlJd6so

Boludeando en la Arena 2 http://www.youtube.com/watch?v=0PPRrRdOiGg

Deja un comentario

LOS 50 EN CLAROMECO, EL LADO B DE LA HISTORIA

Ayer publicamos la consagración del club en el Seven Playero de Claromecó, un logro muy importante que sirve de antesala para el Fernando Varela que los tendrá como anfitriones. Ahora voy a contarles el lado oculto del viaje, el mas divertido y bizarro…..

Fueron tres días compartiendo un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades pero muy compacto en lo grupal, donde todos fueron con el mismo propósito, divertirse y tratar de competir lo mejor posible en el Seven, con el objetivo de traerse la Copa de Oro. Días atrás el capitán Guille Perazzone sostenía “si mantenemos el equipo de Miramar (ganaron Copa de Plata) podemos traernos la de oro de Claromecó”, y su pedido se hizo realidad, se mantuvo la base del equipo que esta representando al club en este verano 2011, y se agregó a toda una banda que hizo mucho apoyo desde afuera, que cuidó a los jugadores y alentó sin parar, se podía ver a Pau Pau durmiendo sobre cartones para darle el colchón más cómodo a algún compañero, gestos como ese se repitieron todo el fin de semana en la costa.

Primer Acto, armando el grupo:

Desde el mediodía los integrantes iban llegando a la ciudad balnearia, algunos en auto, otros en camioneta y el resto en bondi, había que llegar como sea a la tierra prometida.

La agenda marcaba que había que inscribirse en el torneo, jugar el primer partido y buscar alojamiento, la llegada de todo el grupo era inminente.

Paso a paso se fueron cumpliendo los objetivos, primer match con victoria ante el último campeón, Náutico de Necochea, bromas y diversión en la arena (ver videos) y sobre el filo de la noche se consiguió el flamante bunker, casa tiroteada y con condiciones particulares, pero techo al fin.

El equipo estaba muy mentalizado en la competencia, pero la diversión es un pilar de este tipo de eventos y más en este grupo que siempre tiró para arriba, el viernes comenzamos la previa en el bunker cincuentero ubicado en la gloriosa calle 40, a medida que iba llegando desde Tandil la gente se iban incrementando las botellas, algunas de cerve, varias de fernet, un ron perdido que duró lo que puede durar y el infaltable tintillo, una perfecta y eficaz damajuana que la dupla “Wachichorra” no paró de besar, Tombo y Pistolita nunca se quedaron con la copa vacía.

Luego la banda de 25 serranos cincuenteros se dirigió a la costanera para seguir la parranda, algunos drinks más y mucha cumbia de fondo, cotillón, bailecito y mucho encare a las damas que deambulaban por la zona de La Barra (ver video). La noche de verano acompañaba y los chicos se ponían mimosos.

Por ahora solo puedo adelantar que fue una gran noche, con muchas pilas de todo el plantel, salvo el capitán que estaba con un estado febril y guardo los colmillos para la siguiente noche.

Entrada la mañana el grupo fue cayendo al bunker, unos con más sonrisas que otros, algunos castigados y otros enteros, es la ley de Claromecó, acomodarse para dormir fue complicado, 25 personas y solo 3 camas, la ecuación no resulta sencilla.

Segundo Acto, ni pasado ni futuro:

El sábado comenzó demasiado temprano, llegaron los últimos integrantes del grupo ni bien comenzada la mañana y algunos no habían ni podido cerrar los ojos, la casa fue ganando en ebullición y se hacía imposible dormir, arriba y a meterle bala, algunos optaron por salir a comer, otros fueron a la playa, los menos trataron de seguir durmiendo pese al ruido.

El día de playa fue excelente, sol radiante, mar hermoso, agua calentita, lo único negativo fue la presencia de las clásicas aguas vivas de la zona que no dejaban tranquilo a los veraneantes.

Ni bien arrancada la tarde vino el segundo partido del seven que el equipo sorteó sin problemas, con una defensa muy fuerte no sufrió puntos en contra y pudo marcar grandes diferencias, en el equipo contrario había un ‘Fijiano’ que fue atendido en reiteradas ocasiones por Tombo Lasarte, durísimo en la marca.

Ya con la certeza de que competiríamos por la Copa de Oro, solo quedó empezar a hacer relaciones y descansar para una noche que se adelantaba como salvaje.

El Gran Tiburón Blanco enseguida hizo contacto con su ‘futura victima’, un nutrido grupo de chicas que no bajaba ninguna de los 8 puntos, nivel de exportación. Los más chicos de la comitiva no se quedaron atrás y también hicieron las veces de RRPP, el Manza acercó otro grupete de niñas, bastante menores (pero esa es otra historia), las redes ya se habían tirado para la noche, estaban cursadas todas las invitaciones y algunos seguían haciendo lobby con las chicas mas lindas, un integrante de la comitiva se puso a jugar a la pelota a paleta con una de las chicas, para mi que el sonso buscaba algo más….

La delegación se separó para la cena, los que jugaban el seven fueron al tercer tiempo y el resto optó por menús diferentes, la gran previa del sábado fue en la playa, el grupo de 25 wachichorros y 4 grupos de chicas/niñas que sumaban un total de 30 aproximadamente, ahí ya era la ley de la selva, la ley del más fuerte y sepan que valió cualquier artimaña para poder ‘comer’ algo, más de uno puede tener problemas con la ley si se develan las identidades, ni hablar de problemas con las novias que quedaron acá en la serrana.

La noche explotó en los boliches, algunos en La Barra y otros en Sinatra, mucho pirata, mucho tiburón y algún que otro viejo lobo de mar que tampoco quiso ser menos, en la cancha se vieron los pingos y el MVP del Seven también fue el amplio ganador en la noche, una rubia que podría ser del staff de Pancho Dotto tranquilamente, palmas para N.F que la rompió adentro y afuera de la cancha.

Hay mucho para contar, mucho para relatar pero como dijo Nico Homps, “todo queda en Claromecó, ni pasado ni futuro, todo concluye ahí”.

Tercer acto, la fiesta fue toda de Los 50:

A pesar de habernos acostado cerca de las 8 de la mañana, a las 10 todo el plantel debió levantarse porque había que abandonar el bunker, el cual había quedado maltrecho, con claros signos de deterioro.

Las pocas horas de sueño obligaron a la banda a ir a un monte de pinos a dormir un rato, un pequeño desayuno y tratar de pegar un ojo, fue imposible, volaban los proyectiles, un calor insoportable y los efectos del alcohol todavía hacían mella en los soldados.

Se venía una jornada deportiva sin igual, el primer rival fue Unión Del Sur A, un duro escollo que el equipo paso con autoridad, 12 a 0 y otra vez el ingoal invicto, la hinchada afuera de la cancha se hacía sentir, mucho cotillón, cantito y todo el aguante.

Entre partido y partido, salía un clásico refresco, algo de mar para recuperar fuerzas y mucho baile, para esta altura ya había coreografía y copamos la parada.

No importo que las aguas vivas ataquen a la delegación, ni que este complicado bañarse, la onda positiva estaba instalada, pasaban los rivales y el quipo seguía solido, defendiendo y tackleando, así se fue construyendo este equipo que quedará en la historia del club, el primer campeón de oro en Claromecó luego de tantos viajes, muchas veces habíamos estado cerca pero no se había podido lograr.

Luego de la final con Náutico se desató el festejo loco, la entrega de copas y el plantel no se iba de la cancha, sin dudas Los 50 copó la parada en el Seven de Claromecó, ganadores de Copa de Oro y el mejor jugador del certamen, claramente la noche tuvo un correlato con el rugby.

Al grito de paupas paupas paupas, Los 50 dejó un sello en la costa atlántica.

Algunos videos:

Previa en la Costa  http://www.youtube.com/watch?v=IkXd5kdI-5M

Fragmento del Seven http://www.youtube.com/watch?v=9IGXAaTQII8

Boludeando en la Arena 1 http://www.youtube.com/watch?v=c3jchlJd6so

Boludeando en la Arena 2 http://www.youtube.com/watch?v=0PPRrRdOiGg

Deja un comentario

LOS 50 EN CLAROMECO, EL LADO B DE LA HISTORIA

Ayer publicamos la consagración del club en el Seven Playero de Claromecó, un logro muy importante que sirve de antesala para el Fernando Varela que los tendrá como anfitriones. Ahora voy a contarles el lado oculto del viaje, el mas divertido y bizarro…..

Fueron tres días compartiendo un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades pero muy compacto en lo grupal, donde todos fueron con el mismo propósito, divertirse y tratar de competir lo mejor posible en el Seven, con el objetivo de traerse la Copa de Oro. Días atrás el capitán Guille Perazzone sostenía “si mantenemos el equipo de Miramar (ganaron Copa de Plata) podemos traernos la de oro de Claromecó”, y su pedido se hizo realidad, se mantuvo la base del equipo que esta representando al club en este verano 2011, y se agregó a toda una banda que hizo mucho apoyo desde afuera, que cuidó a los jugadores y alentó sin parar, se podía ver a Pau Pau durmiendo sobre cartones para darle el colchón más cómodo a algún compañero, gestos como ese se repitieron todo el fin de semana en la costa.

Primer Acto, armando el grupo:

Desde el mediodía los integrantes iban llegando a la ciudad balnearia, algunos en auto, otros en camioneta y el resto en bondi, había que llegar como sea a la tierra prometida.

La agenda marcaba que había que inscribirse en el torneo, jugar el primer partido y buscar alojamiento, la llegada de todo el grupo era inminente.

Paso a paso se fueron cumpliendo los objetivos, primer match con victoria ante el último campeón, Náutico de Necochea, bromas y diversión en la arena (ver videos) y sobre el filo de la noche se consiguió el flamante bunker, casa tiroteada y con condiciones particulares, pero techo al fin.

El equipo estaba muy mentalizado en la competencia, pero la diversión es un pilar de este tipo de eventos y más en este grupo que siempre tiró para arriba, el viernes comenzamos la previa en el bunker cincuentero ubicado en la gloriosa calle 40, a medida que iba llegando desde Tandil la gente se iban incrementando las botellas, algunas de cerve, varias de fernet, un ron perdido que duró lo que puede durar y el infaltable tintillo, una perfecta y eficaz damajuana que la dupla “Wachichorra” no paró de besar, Tombo y Pistolita nunca se quedaron con la copa vacía.

Luego la banda de 25 serranos cincuenteros se dirigió a la costanera para seguir la parranda, algunos drinks más y mucha cumbia de fondo, cotillón, bailecito y mucho encare a las damas que deambulaban por la zona de La Barra (ver video). La noche de verano acompañaba y los chicos se ponían mimosos.

Por ahora solo puedo adelantar que fue una gran noche, con muchas pilas de todo el plantel, salvo el capitán que estaba con un estado febril y guardo los colmillos para la siguiente noche.

Entrada la mañana el grupo fue cayendo al bunker, unos con más sonrisas que otros, algunos castigados y otros enteros, es la ley de Claromecó, acomodarse para dormir fue complicado, 25 personas y solo 3 camas, la ecuación no resulta sencilla.

Segundo Acto, ni pasado ni futuro:

El sábado comenzó demasiado temprano, llegaron los últimos integrantes del grupo ni bien comenzada la mañana y algunos no habían ni podido cerrar los ojos, la casa fue ganando en ebullición y se hacía imposible dormir, arriba y a meterle bala, algunos optaron por salir a comer, otros fueron a la playa, los menos trataron de seguir durmiendo pese al ruido.

El día de playa fue excelente, sol radiante, mar hermoso, agua calentita, lo único negativo fue la presencia de las clásicas aguas vivas de la zona que no dejaban tranquilo a los veraneantes.

Ni bien arrancada la tarde vino el segundo partido del seven que el equipo sorteó sin problemas, con una defensa muy fuerte no sufrió puntos en contra y pudo marcar grandes diferencias, en el equipo contrario había un ‘Fijiano’ que fue atendido en reiteradas ocasiones por Tombo Lasarte, durísimo en la marca.

Ya con la certeza de que competiríamos por la Copa de Oro, solo quedó empezar a hacer relaciones y descansar para una noche que se adelantaba como salvaje.

El Gran Tiburón Blanco enseguida hizo contacto con su ‘futura victima’, un nutrido grupo de chicas que no bajaba ninguna de los 8 puntos, nivel de exportación. Los más chicos de la comitiva no se quedaron atrás y también hicieron las veces de RRPP, el Manza acercó otro grupete de niñas, bastante menores (pero esa es otra historia), las redes ya se habían tirado para la noche, estaban cursadas todas las invitaciones y algunos seguían haciendo lobby con las chicas mas lindas, un integrante de la comitiva se puso a jugar a la pelota a paleta con una de las chicas, para mi que el sonso buscaba algo más….

La delegación se separó para la cena, los que jugaban el seven fueron al tercer tiempo y el resto optó por menús diferentes, la gran previa del sábado fue en la playa, el grupo de 25 wachichorros y 4 grupos de chicas/niñas que sumaban un total de 30 aproximadamente, ahí ya era la ley de la selva, la ley del más fuerte y sepan que valió cualquier artimaña para poder ‘comer’ algo, más de uno puede tener problemas con la ley si se develan las identidades, ni hablar de problemas con las novias que quedaron acá en la serrana.

La noche explotó en los boliches, algunos en La Barra y otros en Sinatra, mucho pirata, mucho tiburón y algún que otro viejo lobo de mar que tampoco quiso ser menos, en la cancha se vieron los pingos y el MVP del Seven también fue el amplio ganador en la noche, una rubia que podría ser del staff de Pancho Dotto tranquilamente, palmas para N.F que la rompió adentro y afuera de la cancha.

Hay mucho para contar, mucho para relatar pero como dijo Nico Homps, “todo queda en Claromecó, ni pasado ni futuro, todo concluye ahí”.

Tercer acto, la fiesta fue toda de Los 50:

A pesar de habernos acostado cerca de las 8 de la mañana, a las 10 todo el plantel debió levantarse porque había que abandonar el bunker, el cual había quedado maltrecho, con claros signos de deterioro.

Las pocas horas de sueño obligaron a la banda a ir a un monte de pinos a dormir un rato, un pequeño desayuno y tratar de pegar un ojo, fue imposible, volaban los proyectiles, un calor insoportable y los efectos del alcohol todavía hacían mella en los soldados.

Se venía una jornada deportiva sin igual, el primer rival fue Unión Del Sur A, un duro escollo que el equipo paso con autoridad, 12 a 0 y otra vez el ingoal invicto, la hinchada afuera de la cancha se hacía sentir, mucho cotillón, cantito y todo el aguante.

Entre partido y partido, salía un clásico refresco, algo de mar para recuperar fuerzas y mucho baile, para esta altura ya había coreografía y copamos la parada.

No importo que las aguas vivas ataquen a la delegación, ni que este complicado bañarse, la onda positiva estaba instalada, pasaban los rivales y el quipo seguía solido, defendiendo y tackleando, así se fue construyendo este equipo que quedará en la historia del club, el primer campeón de oro en Claromecó luego de tantos viajes, muchas veces habíamos estado cerca pero no se había podido lograr.

Luego de la final con Náutico se desató el festejo loco, la entrega de copas y el plantel no se iba de la cancha, sin dudas Los 50 copó la parada en el Seven de Claromecó, ganadores de Copa de Oro y el mejor jugador del certamen, claramente la noche tuvo un correlato con el rugby.

Al grito de paupas paupas paupas, Los 50 dejó un sello en la costa atlántica.

Algunos videos:

Previa en la Costa  http://www.youtube.com/watch?v=IkXd5kdI-5M

Fragmento del Seven http://www.youtube.com/watch?v=9IGXAaTQII8

Boludeando en la Arena 1 http://www.youtube.com/watch?v=c3jchlJd6so

Boludeando en la Arena 2 http://www.youtube.com/watch?v=0PPRrRdOiGg

Deja un comentario

LOS 50 EN CLAROMECO, EL LADO B DE LA HISTORIA

Ayer publicamos la consagración del club en el Seven Playero de Claromecó, un logro muy importante que sirve de antesala para el Fernando Varela que los tendrá como anfitriones. Ahora voy a contarles el lado oculto del viaje, el mas divertido y bizarro…..

Fueron tres días compartiendo un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades pero muy compacto en lo grupal, donde todos fueron con el mismo propósito, divertirse y tratar de competir lo mejor posible en el Seven, con el objetivo de traerse la Copa de Oro. Días atrás el capitán Guille Perazzone sostenía “si mantenemos el equipo de Miramar (ganaron Copa de Plata) podemos traernos la de oro de Claromecó”, y su pedido se hizo realidad, se mantuvo la base del equipo que esta representando al club en este verano 2011, y se agregó a toda una banda que hizo mucho apoyo desde afuera, que cuidó a los jugadores y alentó sin parar, se podía ver a Pau Pau durmiendo sobre cartones para darle el colchón más cómodo a algún compañero, gestos como ese se repitieron todo el fin de semana en la costa.

Primer Acto, armando el grupo:

Desde el mediodía los integrantes iban llegando a la ciudad balnearia, algunos en auto, otros en camioneta y el resto en bondi, había que llegar como sea a la tierra prometida.

La agenda marcaba que había que inscribirse en el torneo, jugar el primer partido y buscar alojamiento, la llegada de todo el grupo era inminente.

Paso a paso se fueron cumpliendo los objetivos, primer match con victoria ante el último campeón, Náutico de Necochea, bromas y diversión en la arena (ver videos) y sobre el filo de la noche se consiguió el flamante bunker, casa tiroteada y con condiciones particulares, pero techo al fin.

El equipo estaba muy mentalizado en la competencia, pero la diversión es un pilar de este tipo de eventos y más en este grupo que siempre tiró para arriba, el viernes comenzamos la previa en el bunker cincuentero ubicado en la gloriosa calle 40, a medida que iba llegando desde Tandil la gente se iban incrementando las botellas, algunas de cerve, varias de fernet, un ron perdido que duró lo que puede durar y el infaltable tintillo, una perfecta y eficaz damajuana que la dupla “Wachichorra” no paró de besar, Tombo y Pistolita nunca se quedaron con la copa vacía.

Luego la banda de 25 serranos cincuenteros se dirigió a la costanera para seguir la parranda, algunos drinks más y mucha cumbia de fondo, cotillón, bailecito y mucho encare a las damas que deambulaban por la zona de La Barra (ver video). La noche de verano acompañaba y los chicos se ponían mimosos.

Por ahora solo puedo adelantar que fue una gran noche, con muchas pilas de todo el plantel, salvo el capitán que estaba con un estado febril y guardo los colmillos para la siguiente noche.

Entrada la mañana el grupo fue cayendo al bunker, unos con más sonrisas que otros, algunos castigados y otros enteros, es la ley de Claromecó, acomodarse para dormir fue complicado, 25 personas y solo 3 camas, la ecuación no resulta sencilla.

Segundo Acto, ni pasado ni futuro:

El sábado comenzó demasiado temprano, llegaron los últimos integrantes del grupo ni bien comenzada la mañana y algunos no habían ni podido cerrar los ojos, la casa fue ganando en ebullición y se hacía imposible dormir, arriba y a meterle bala, algunos optaron por salir a comer, otros fueron a la playa, los menos trataron de seguir durmiendo pese al ruido.

El día de playa fue excelente, sol radiante, mar hermoso, agua calentita, lo único negativo fue la presencia de las clásicas aguas vivas de la zona que no dejaban tranquilo a los veraneantes.

Ni bien arrancada la tarde vino el segundo partido del seven que el equipo sorteó sin problemas, con una defensa muy fuerte no sufrió puntos en contra y pudo marcar grandes diferencias, en el equipo contrario había un ‘Fijiano’ que fue atendido en reiteradas ocasiones por Tombo Lasarte, durísimo en la marca.

Ya con la certeza de que competiríamos por la Copa de Oro, solo quedó empezar a hacer relaciones y descansar para una noche que se adelantaba como salvaje.

El Gran Tiburón Blanco enseguida hizo contacto con su ‘futura victima’, un nutrido grupo de chicas que no bajaba ninguna de los 8 puntos, nivel de exportación. Los más chicos de la comitiva no se quedaron atrás y también hicieron las veces de RRPP, el Manza acercó otro grupete de niñas, bastante menores (pero esa es otra historia), las redes ya se habían tirado para la noche, estaban cursadas todas las invitaciones y algunos seguían haciendo lobby con las chicas mas lindas, un integrante de la comitiva se puso a jugar a la pelota a paleta con una de las chicas, para mi que el sonso buscaba algo más….

La delegación se separó para la cena, los que jugaban el seven fueron al tercer tiempo y el resto optó por menús diferentes, la gran previa del sábado fue en la playa, el grupo de 25 wachichorros y 4 grupos de chicas/niñas que sumaban un total de 30 aproximadamente, ahí ya era la ley de la selva, la ley del más fuerte y sepan que valió cualquier artimaña para poder ‘comer’ algo, más de uno puede tener problemas con la ley si se develan las identidades, ni hablar de problemas con las novias que quedaron acá en la serrana.

La noche explotó en los boliches, algunos en La Barra y otros en Sinatra, mucho pirata, mucho tiburón y algún que otro viejo lobo de mar que tampoco quiso ser menos, en la cancha se vieron los pingos y el MVP del Seven también fue el amplio ganador en la noche, una rubia que podría ser del staff de Pancho Dotto tranquilamente, palmas para N.F que la rompió adentro y afuera de la cancha.

Hay mucho para contar, mucho para relatar pero como dijo Nico Homps, “todo queda en Claromecó, ni pasado ni futuro, todo concluye ahí”.

Tercer acto, la fiesta fue toda de Los 50:

A pesar de habernos acostado cerca de las 8 de la mañana, a las 10 todo el plantel debió levantarse porque había que abandonar el bunker, el cual había quedado maltrecho, con claros signos de deterioro.

Las pocas horas de sueño obligaron a la banda a ir a un monte de pinos a dormir un rato, un pequeño desayuno y tratar de pegar un ojo, fue imposible, volaban los proyectiles, un calor insoportable y los efectos del alcohol todavía hacían mella en los soldados.

Se venía una jornada deportiva sin igual, el primer rival fue Unión Del Sur A, un duro escollo que el equipo paso con autoridad, 12 a 0 y otra vez el ingoal invicto, la hinchada afuera de la cancha se hacía sentir, mucho cotillón, cantito y todo el aguante.

Entre partido y partido, salía un clásico refresco, algo de mar para recuperar fuerzas y mucho baile, para esta altura ya había coreografía y copamos la parada.

No importo que las aguas vivas ataquen a la delegación, ni que este complicado bañarse, la onda positiva estaba instalada, pasaban los rivales y el quipo seguía solido, defendiendo y tackleando, así se fue construyendo este equipo que quedará en la historia del club, el primer campeón de oro en Claromecó luego de tantos viajes, muchas veces habíamos estado cerca pero no se había podido lograr.

Luego de la final con Náutico se desató el festejo loco, la entrega de copas y el plantel no se iba de la cancha, sin dudas Los 50 copó la parada en el Seven de Claromecó, ganadores de Copa de Oro y el mejor jugador del certamen, claramente la noche tuvo un correlato con el rugby.

Al grito de paupas paupas paupas, Los 50 dejó un sello en la costa atlántica.

Algunos videos:

Previa en la Costa  http://www.youtube.com/watch?v=IkXd5kdI-5M

Fragmento del Seven http://www.youtube.com/watch?v=9IGXAaTQII8

Boludeando en la Arena 1 http://www.youtube.com/watch?v=c3jchlJd6so

Boludeando en la Arena 2 http://www.youtube.com/watch?v=0PPRrRdOiGg

Deja un comentario

LOS 50 EN CLAROMECO, EL LADO B DE LA HISTORIA

Ayer publicamos la consagración del club en el Seven Playero de Claromecó, un logro muy importante que sirve de antesala para el Fernando Varela que los tendrá como anfitriones. Ahora voy a contarles el lado oculto del viaje, el mas divertido y bizarro…..

Fueron tres días compartiendo un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades pero muy compacto en lo grupal, donde todos fueron con el mismo propósito, divertirse y tratar de competir lo mejor posible en el Seven, con el objetivo de traerse la Copa de Oro. Días atrás el capitán Guille Perazzone sostenía “si mantenemos el equipo de Miramar (ganaron Copa de Plata) podemos traernos la de oro de Claromecó”, y su pedido se hizo realidad, se mantuvo la base del equipo que esta representando al club en este verano 2011, y se agregó a toda una banda que hizo mucho apoyo desde afuera, que cuidó a los jugadores y alentó sin parar, se podía ver a Pau Pau durmiendo sobre cartones para darle el colchón más cómodo a algún compañero, gestos como ese se repitieron todo el fin de semana en la costa.

Primer Acto, armando el grupo:

Desde el mediodía los integrantes iban llegando a la ciudad balnearia, algunos en auto, otros en camioneta y el resto en bondi, había que llegar como sea a la tierra prometida.

La agenda marcaba que había que inscribirse en el torneo, jugar el primer partido y buscar alojamiento, la llegada de todo el grupo era inminente.

Paso a paso se fueron cumpliendo los objetivos, primer match con victoria ante el último campeón, Náutico de Necochea, bromas y diversión en la arena (ver videos) y sobre el filo de la noche se consiguió el flamante bunker, casa tiroteada y con condiciones particulares, pero techo al fin.

El equipo estaba muy mentalizado en la competencia, pero la diversión es un pilar de este tipo de eventos y más en este grupo que siempre tiró para arriba, el viernes comenzamos la previa en el bunker cincuentero ubicado en la gloriosa calle 40, a medida que iba llegando desde Tandil la gente se iban incrementando las botellas, algunas de cerve, varias de fernet, un ron perdido que duró lo que puede durar y el infaltable tintillo, una perfecta y eficaz damajuana que la dupla “Wachichorra” no paró de besar, Tombo y Pistolita nunca se quedaron con la copa vacía.

Luego la banda de 25 serranos cincuenteros se dirigió a la costanera para seguir la parranda, algunos drinks más y mucha cumbia de fondo, cotillón, bailecito y mucho encare a las damas que deambulaban por la zona de La Barra (ver video). La noche de verano acompañaba y los chicos se ponían mimosos.

Por ahora solo puedo adelantar que fue una gran noche, con muchas pilas de todo el plantel, salvo el capitán que estaba con un estado febril y guardo los colmillos para la siguiente noche.

Entrada la mañana el grupo fue cayendo al bunker, unos con más sonrisas que otros, algunos castigados y otros enteros, es la ley de Claromecó, acomodarse para dormir fue complicado, 25 personas y solo 3 camas, la ecuación no resulta sencilla.

Segundo Acto, ni pasado ni futuro:

El sábado comenzó demasiado temprano, llegaron los últimos integrantes del grupo ni bien comenzada la mañana y algunos no habían ni podido cerrar los ojos, la casa fue ganando en ebullición y se hacía imposible dormir, arriba y a meterle bala, algunos optaron por salir a comer, otros fueron a la playa, los menos trataron de seguir durmiendo pese al ruido.

El día de playa fue excelente, sol radiante, mar hermoso, agua calentita, lo único negativo fue la presencia de las clásicas aguas vivas de la zona que no dejaban tranquilo a los veraneantes.

Ni bien arrancada la tarde vino el segundo partido del seven que el equipo sorteó sin problemas, con una defensa muy fuerte no sufrió puntos en contra y pudo marcar grandes diferencias, en el equipo contrario había un ‘Fijiano’ que fue atendido en reiteradas ocasiones por Tombo Lasarte, durísimo en la marca.

Ya con la certeza de que competiríamos por la Copa de Oro, solo quedó empezar a hacer relaciones y descansar para una noche que se adelantaba como salvaje.

El Gran Tiburón Blanco enseguida hizo contacto con su ‘futura victima’, un nutrido grupo de chicas que no bajaba ninguna de los 8 puntos, nivel de exportación. Los más chicos de la comitiva no se quedaron atrás y también hicieron las veces de RRPP, el Manza acercó otro grupete de niñas, bastante menores (pero esa es otra historia), las redes ya se habían tirado para la noche, estaban cursadas todas las invitaciones y algunos seguían haciendo lobby con las chicas mas lindas, un integrante de la comitiva se puso a jugar a la pelota a paleta con una de las chicas, para mi que el sonso buscaba algo más….

La delegación se separó para la cena, los que jugaban el seven fueron al tercer tiempo y el resto optó por menús diferentes, la gran previa del sábado fue en la playa, el grupo de 25 wachichorros y 4 grupos de chicas/niñas que sumaban un total de 30 aproximadamente, ahí ya era la ley de la selva, la ley del más fuerte y sepan que valió cualquier artimaña para poder ‘comer’ algo, más de uno puede tener problemas con la ley si se develan las identidades, ni hablar de problemas con las novias que quedaron acá en la serrana.

La noche explotó en los boliches, algunos en La Barra y otros en Sinatra, mucho pirata, mucho tiburón y algún que otro viejo lobo de mar que tampoco quiso ser menos, en la cancha se vieron los pingos y el MVP del Seven también fue el amplio ganador en la noche, una rubia que podría ser del staff de Pancho Dotto tranquilamente, palmas para N.F que la rompió adentro y afuera de la cancha.

Hay mucho para contar, mucho para relatar pero como dijo Nico Homps, “todo queda en Claromecó, ni pasado ni futuro, todo concluye ahí”.

Tercer acto, la fiesta fue toda de Los 50:

A pesar de habernos acostado cerca de las 8 de la mañana, a las 10 todo el plantel debió levantarse porque había que abandonar el bunker, el cual había quedado maltrecho, con claros signos de deterioro.

Las pocas horas de sueño obligaron a la banda a ir a un monte de pinos a dormir un rato, un pequeño desayuno y tratar de pegar un ojo, fue imposible, volaban los proyectiles, un calor insoportable y los efectos del alcohol todavía hacían mella en los soldados.

Se venía una jornada deportiva sin igual, el primer rival fue Unión Del Sur A, un duro escollo que el equipo paso con autoridad, 12 a 0 y otra vez el ingoal invicto, la hinchada afuera de la cancha se hacía sentir, mucho cotillón, cantito y todo el aguante.

Entre partido y partido, salía un clásico refresco, algo de mar para recuperar fuerzas y mucho baile, para esta altura ya había coreografía y copamos la parada.

No importo que las aguas vivas ataquen a la delegación, ni que este complicado bañarse, la onda positiva estaba instalada, pasaban los rivales y el quipo seguía solido, defendiendo y tackleando, así se fue construyendo este equipo que quedará en la historia del club, el primer campeón de oro en Claromecó luego de tantos viajes, muchas veces habíamos estado cerca pero no se había podido lograr.

Luego de la final con Náutico se desató el festejo loco, la entrega de copas y el plantel no se iba de la cancha, sin dudas Los 50 copó la parada en el Seven de Claromecó, ganadores de Copa de Oro y el mejor jugador del certamen, claramente la noche tuvo un correlato con el rugby.

Al grito de paupas paupas paupas, Los 50 dejó un sello en la costa atlántica.

Algunos videos:

Previa en la Costa  http://www.youtube.com/watch?v=IkXd5kdI-5M

Fragmento del Seven http://www.youtube.com/watch?v=9IGXAaTQII8

Boludeando en la Arena 1 http://www.youtube.com/watch?v=c3jchlJd6so

Boludeando en la Arena 2 http://www.youtube.com/watch?v=0PPRrRdOiGg

Deja un comentario

LOS 50 EN CLAROMECO, EL LADO B DE LA HISTORIA

Ayer publicamos la consagración del club en el Seven Playero de Claromecó, un logro muy importante que sirve de antesala para el Fernando Varela que los tendrá como anfitriones. Ahora voy a contarles el lado oculto del viaje, el mas divertido y bizarro…..

Fueron tres días compartiendo un grupo muy heterogéneo en cuanto a edades pero muy compacto en lo grupal, donde todos fueron con el mismo propósito, divertirse y tratar de competir lo mejor posible en el Seven, con el objetivo de traerse la Copa de Oro. Días atrás el capitán Guille Perazzone sostenía “si mantenemos el equipo de Miramar (ganaron Copa de Plata) podemos traernos la de oro de Claromecó”, y su pedido se hizo realidad, se mantuvo la base del equipo que esta representando al club en este verano 2011, y se agregó a toda una banda que hizo mucho apoyo desde afuera, que cuidó a los jugadores y alentó sin parar, se podía ver a Pau Pau durmiendo sobre cartones para darle el colchón más cómodo a algún compañero, gestos como ese se repitieron todo el fin de semana en la costa.

Primer Acto, armando el grupo:

Desde el mediodía los integrantes iban llegando a la ciudad balnearia, algunos en auto, otros en camioneta y el resto en bondi, había que llegar como sea a la tierra prometida.

La agenda marcaba que había que inscribirse en el torneo, jugar el primer partido y buscar alojamiento, la llegada de todo el grupo era inminente.

Paso a paso se fueron cumpliendo los objetivos, primer match con victoria ante el último campeón, Náutico de Necochea, bromas y diversión en la arena (ver videos) y sobre el filo de la noche se consiguió el flamante bunker, casa tiroteada y con condiciones particulares, pero techo al fin.

El equipo estaba muy mentalizado en la competencia, pero la diversión es un pilar de este tipo de eventos y más en este grupo que siempre tiró para arriba, el viernes comenzamos la previa en el bunker cincuentero ubicado en la gloriosa calle 40, a medida que iba llegando desde Tandil la gente se iban incrementando las botellas, algunas de cerve, varias de fernet, un ron perdido que duró lo que puede durar y el infaltable tintillo, una perfecta y eficaz damajuana que la dupla “Wachichorra” no paró de besar, Tombo y Pistolita nunca se quedaron con la copa vacía.

Luego la banda de 25 serranos cincuenteros se dirigió a la costanera para seguir la parranda, algunos drinks más y mucha cumbia de fondo, cotillón, bailecito y mucho encare a las damas que deambulaban por la zona de La Barra (ver video). La noche de verano acompañaba y los chicos se ponían mimosos.

Por ahora solo puedo adelantar que fue una gran noche, con muchas pilas de todo el plantel, salvo el capitán que estaba con un estado febril y guardo los colmillos para la siguiente noche.

Entrada la mañana el grupo fue cayendo al bunker, unos con más sonrisas que otros, algunos castigados y otros enteros, es la ley de Claromecó, acomodarse para dormir fue complicado, 25 personas y solo 3 camas, la ecuación no resulta sencilla.

Segundo Acto, ni pasado ni futuro:

El sábado comenzó demasiado temprano, llegaron los últimos integrantes del grupo ni bien comenzada la mañana y algunos no habían ni podido cerrar los ojos, la casa fue ganando en ebullición y se hacía imposible dormir, arriba y a meterle bala, algunos optaron por salir a comer, otros fueron a la playa, los menos trataron de seguir durmiendo pese al ruido.

El día de playa fue excelente, sol radiante, mar hermoso, agua calentita, lo único negativo fue la presencia de las clásicas aguas vivas de la zona que no dejaban tranquilo a los veraneantes.

Ni bien arrancada la tarde vino el segundo partido del seven que el equipo sorteó sin problemas, con una defensa muy fuerte no sufrió puntos en contra y pudo marcar grandes diferencias, en el equipo contrario había un ‘Fijiano’ que fue atendido en reiteradas ocasiones por Tombo Lasarte, durísimo en la marca.

Ya con la certeza de que competiríamos por la Copa de Oro, solo quedó empezar a hacer relaciones y descansar para una noche que se adelantaba como salvaje.

El Gran Tiburón Blanco enseguida hizo contacto con su ‘futura victima’, un nutrido grupo de chicas que no bajaba ninguna de los 8 puntos, nivel de exportación. Los más chicos de la comitiva no se quedaron atrás y también hicieron las veces de RRPP, el Manza acercó otro grupete de niñas, bastante menores (pero esa es otra historia), las redes ya se habían tirado para la noche, estaban cursadas todas las invitaciones y algunos seguían haciendo lobby con las chicas mas lindas, un integrante de la comitiva se puso a jugar a la pelota a paleta con una de las chicas, para mi que el sonso buscaba algo más….

La delegación se separó para la cena, los que jugaban el seven fueron al tercer tiempo y el resto optó por menús diferentes, la gran previa del sábado fue en la playa, el grupo de 25 wachichorros y 4 grupos de chicas/niñas que sumaban un total de 30 aproximadamente, ahí ya era la ley de la selva, la ley del más fuerte y sepan que valió cualquier artimaña para poder ‘comer’ algo, más de uno puede tener problemas con la ley si se develan las identidades, ni hablar de problemas con las novias que quedaron acá en la serrana.

La noche explotó en los boliches, algunos en La Barra y otros en Sinatra, mucho pirata, mucho tiburón y algún que otro viejo lobo de mar que tampoco quiso ser menos, en la cancha se vieron los pingos y el MVP del Seven también fue el amplio ganador en la noche, una rubia que podría ser del staff de Pancho Dotto tranquilamente, palmas para N.F que la rompió adentro y afuera de la cancha.

Hay mucho para contar, mucho para relatar pero como dijo Nico Homps, “todo queda en Claromecó, ni pasado ni futuro, todo concluye ahí”.

Tercer acto, la fiesta fue toda de Los 50:

A pesar de habernos acostado cerca de las 8 de la mañana, a las 10 todo el plantel debió levantarse porque había que abandonar el bunker, el cual había quedado maltrecho, con claros signos de deterioro.

Las pocas horas de sueño obligaron a la banda a ir a un monte de pinos a dormir un rato, un pequeño desayuno y tratar de pegar un ojo, fue imposible, volaban los proyectiles, un calor insoportable y los efectos del alcohol todavía hacían mella en los soldados.

Se venía una jornada deportiva sin igual, el primer rival fue Unión Del Sur A, un duro escollo que el equipo paso con autoridad, 12 a 0 y otra vez el ingoal invicto, la hinchada afuera de la cancha se hacía sentir, mucho cotillón, cantito y todo el aguante.

Entre partido y partido, salía un clásico refresco, algo de mar para recuperar fuerzas y mucho baile, para esta altura ya había coreografía y copamos la parada.

No importo que las aguas vivas ataquen a la delegación, ni que este complicado bañarse, la onda positiva estaba instalada, pasaban los rivales y el quipo seguía solido, defendiendo y tackleando, así se fue construyendo este equipo que quedará en la historia del club, el primer campeón de oro en Claromecó luego de tantos viajes, muchas veces habíamos estado cerca pero no se había podido lograr.

Luego de la final con Náutico se desató el festejo loco, la entrega de copas y el plantel no se iba de la cancha, sin dudas Los 50 copó la parada en el Seven de Claromecó, ganadores de Copa de Oro y el mejor jugador del certamen, claramente la noche tuvo un correlato con el rugby.

Al grito de paupas paupas paupas, Los 50 dejó un sello en la costa atlántica.

Algunos videos:

Previa en la Costa  http://www.youtube.com/watch?v=IkXd5kdI-5M

Fragmento del Seven http://www.youtube.com/watch?v=9IGXAaTQII8

Boludeando en la Arena 1 http://www.youtube.com/watch?v=c3jchlJd6so

Boludeando en la Arena 2 http://www.youtube.com/watch?v=0PPRrRdOiGg

Deja un comentario

Top