Está aquí
Home > Anécdotas y Curiosidades > LA REALIDAD SUPERA LA FICCION, UNA VEZ MAS

LA REALIDAD SUPERA LA FICCION, UNA VEZ MAS

En la Unidad Penitenciaria de Azul se golpearon entre policías para ocultar agresiones que había sufrido una interna. La recordada Correccional de Mujeres que lanzo a la fama a Edda Bustamante es una tira cómica al lado de esto.

El grave suceso se remonta a febrero de 2007, y por causas que hacen al sistema judicial, el debate oral y público se fue dilatando hasta estos días. Más precisamente el caso seguirá indefinido, porque el juez Carlos Pocorena debió posponer también la audiencia fijada para ayer, a partir del “llamativo” parte médico de una de las imputadas que daba cuenta de su imposibilidad de participar del juicio y, así, pedir la suspensión del proceso hasta nuevo aviso.

Se denuncia a cuatro guardiacárceles de la mencionada unidad penitenciaria, quienes -según consta en la acusación- pergeñaron una coartada para tapar un grave suceso ocurrido con una interna.

Se habla que las mujeres del servicio penitenciario golpearon a una detenida y luego, frente al cuadro de situación, agredieron a dos guardiacárceles para fingir una pelea con la interna y adelantar una denuncia sobre el ficticio episodio. Todo quedó desmantelado con la denuncia de la presa como de las guardiacérceles agredidas que se arrepintieron de lo que primeramente habían expuesto. Una sórdida historia que alude a vejaciones, violaciones y corrupción dentro del sistema penitenciario.

LA HISTORIA

La historia se remonta al 28 de febrero de 2007, y según la acusación del ministerio público aproximadamente a las 11.30 la interna Claudia Aguirre, tras un presunto incidente fue trasladada a una celda del sector de admisión, donde una de las empleadas del servicio penitenciario cometió vejaciones contra la humanidad de la detenida, aplicándole golpes en distintas partes del cuerpo mientras la presa se encontraba tirada en el piso.

Según los dichos de la detenida, en el patio, también estaba presente personal penitenciario masculino, presencia que no está contemplado dentro del pabellón de mujeres.

Para la fiscal interviniente, también se da por acreditado, que tras aquel incidente, dos oficiales de guardia del mismo servicio penitenciario agredieron físicamente a sus compañeras de trabajo Rosa Edith Alonso y María Eugenia Cervino, provocando lesiones. Agresiones éstas causadas con el fin de colocar a Cervino y Alonso en estado de víctimas por parte de la interna, a quien el personal del penal había golpeado previamente pretendiendo así -denuncia de por medio- ocultar el ilícito que habían cometido.

A la vez, la acusación también le llega a la que en esos momentos ocupaba el cargo de Subjefa de la Unidad penitenciaria, dado que no obstante tomar conocimiento de la golpiza sufrida por la interna como así también del posterior intento de ocultar tal acontecimiento, omitió ilegalmente denunciarlo ante las autoridades correspondientes, incumpliendo así con un acto propio de su función.

Por los hechos descriptos, la acusación a cargo de la fiscal Neli Edith Rosas, caratuló los hechos como “Gallegara Paola Natalia- Newbery María José- Marianache Fabiana- Fernández Estefanía, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público. Encubrimiento, lesiones leves. Severidades, vejaciones y/o apremios ilegales, Azul”.

La postergación

Sobre la postergación del debate de ayer, evidentes gestos de fastidio y enfado de parte de integrantes de la APDH de Azul, abogados, testigos varios, entre ellas las guardiacárceles que denunciaron lo padecido y que allí a la fecha siguen trabajando bajo la desconfiada mirada de sus pares por considerarlas “traidoras” a los intereses de actores penitenciarios que flaco favor le hacen al sistema de seguridad en su conjunto.

Las nuevas razones de la dilación, ahora devino cuando el juez Pocorena se notificó sobre la situación de una de coimputadas, María José Newbery, quien solicitó la suspensión del debate a primera hora, acompañando un certificado médico donde consta una operación quirúrgica y la imposibilidad de movilizarse por el plazo de 15 días.

Según se informó desde el juzgado, se consultó telefónicamente el destacamento policial de Sierra Chica, localidad donde vive la imputada, y allí se respondió que no se cuenta con médico, mientras que la Asesoría Pericial de Azul no pudo tampoco corroborar la circunstancia.

Además hubo un pedido del particular damnificado que fue rechazado, dado que desnaturaliza el proceso.

La resolución judicial textualmente rezó: “Téngase presente lo informado por Licenciado Gabriel Silveri, Jefe Interino a cargo de la Asesoría Pericial de Azul, a fs. 1013, de las presentes actuaciones.

En cuanto a lo solicitado por el particular damnificado, destaco que en el caso no procede la aplicación del art. 345 del C.P.P., que invoca dado que en ningún momento la coimputada María José Newbery, ha solicitado se la exima de estar presente al inicio del debate, y menos aún tal circunstancia puede colegirse, del plazo fijado en el certificado médico acompañado –quince días–, ni de su concreto pedido de suspensión realizado con el asesoramiento de su letrada defensora.

Respecto de la alegada frustración del debate anterior, advierto que se planteó un pedido de recusación que fuera resuelto por el Juez, rechazándolo aunque excusándose de seguir interviniendo, siendo que dicha resolución, se encuentra firme.

Finalmente, y en relación a la recepción de la prueba del debate, como si fuera de instrucción suplementaria o como un anticipo extraordinario de prueba, en los términos del art. 274 del C.P.P. y luego la incorporación por lectura al debate, sostengo que tal solicitud, es improcedente dado que desnaturaliza tanto la esencia del proceso oral, como conculca los derechos de defensa de la coimputada.

En consecuencia, suspéndese el debate ordenado en la causa y en cuanto a su fijación estése a lo que surja del informe médico que realizará la Asesoría Pericial. Notifíquese a las partes”.

Deja un comentario

LA REALIDAD SUPERA LA FICCION, UNA VEZ MAS

En la Unidad Penitenciaria de Azul se golpearon entre policías para ocultar agresiones que había sufrido una interna. La recordada Correccional de Mujeres que lanzo a la fama a Edda Bustamante es una tira cómica al lado de esto.

El grave suceso se remonta a febrero de 2007, y por causas que hacen al sistema judicial, el debate oral y público se fue dilatando hasta estos días. Más precisamente el caso seguirá indefinido, porque el juez Carlos Pocorena debió posponer también la audiencia fijada para ayer, a partir del “llamativo” parte médico de una de las imputadas que daba cuenta de su imposibilidad de participar del juicio y, así, pedir la suspensión del proceso hasta nuevo aviso.

Se denuncia a cuatro guardiacárceles de la mencionada unidad penitenciaria, quienes -según consta en la acusación- pergeñaron una coartada para tapar un grave suceso ocurrido con una interna.

Se habla que las mujeres del servicio penitenciario golpearon a una detenida y luego, frente al cuadro de situación, agredieron a dos guardiacárceles para fingir una pelea con la interna y adelantar una denuncia sobre el ficticio episodio. Todo quedó desmantelado con la denuncia de la presa como de las guardiacérceles agredidas que se arrepintieron de lo que primeramente habían expuesto. Una sórdida historia que alude a vejaciones, violaciones y corrupción dentro del sistema penitenciario.

LA HISTORIA

La historia se remonta al 28 de febrero de 2007, y según la acusación del ministerio público aproximadamente a las 11.30 la interna Claudia Aguirre, tras un presunto incidente fue trasladada a una celda del sector de admisión, donde una de las empleadas del servicio penitenciario cometió vejaciones contra la humanidad de la detenida, aplicándole golpes en distintas partes del cuerpo mientras la presa se encontraba tirada en el piso.

Según los dichos de la detenida, en el patio, también estaba presente personal penitenciario masculino, presencia que no está contemplado dentro del pabellón de mujeres.

Para la fiscal interviniente, también se da por acreditado, que tras aquel incidente, dos oficiales de guardia del mismo servicio penitenciario agredieron físicamente a sus compañeras de trabajo Rosa Edith Alonso y María Eugenia Cervino, provocando lesiones. Agresiones éstas causadas con el fin de colocar a Cervino y Alonso en estado de víctimas por parte de la interna, a quien el personal del penal había golpeado previamente pretendiendo así -denuncia de por medio- ocultar el ilícito que habían cometido.

A la vez, la acusación también le llega a la que en esos momentos ocupaba el cargo de Subjefa de la Unidad penitenciaria, dado que no obstante tomar conocimiento de la golpiza sufrida por la interna como así también del posterior intento de ocultar tal acontecimiento, omitió ilegalmente denunciarlo ante las autoridades correspondientes, incumpliendo así con un acto propio de su función.

Por los hechos descriptos, la acusación a cargo de la fiscal Neli Edith Rosas, caratuló los hechos como “Gallegara Paola Natalia- Newbery María José- Marianache Fabiana- Fernández Estefanía, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público. Encubrimiento, lesiones leves. Severidades, vejaciones y/o apremios ilegales, Azul”.

La postergación

Sobre la postergación del debate de ayer, evidentes gestos de fastidio y enfado de parte de integrantes de la APDH de Azul, abogados, testigos varios, entre ellas las guardiacárceles que denunciaron lo padecido y que allí a la fecha siguen trabajando bajo la desconfiada mirada de sus pares por considerarlas “traidoras” a los intereses de actores penitenciarios que flaco favor le hacen al sistema de seguridad en su conjunto.

Las nuevas razones de la dilación, ahora devino cuando el juez Pocorena se notificó sobre la situación de una de coimputadas, María José Newbery, quien solicitó la suspensión del debate a primera hora, acompañando un certificado médico donde consta una operación quirúrgica y la imposibilidad de movilizarse por el plazo de 15 días.

Según se informó desde el juzgado, se consultó telefónicamente el destacamento policial de Sierra Chica, localidad donde vive la imputada, y allí se respondió que no se cuenta con médico, mientras que la Asesoría Pericial de Azul no pudo tampoco corroborar la circunstancia.

Además hubo un pedido del particular damnificado que fue rechazado, dado que desnaturaliza el proceso.

La resolución judicial textualmente rezó: “Téngase presente lo informado por Licenciado Gabriel Silveri, Jefe Interino a cargo de la Asesoría Pericial de Azul, a fs. 1013, de las presentes actuaciones.

En cuanto a lo solicitado por el particular damnificado, destaco que en el caso no procede la aplicación del art. 345 del C.P.P., que invoca dado que en ningún momento la coimputada María José Newbery, ha solicitado se la exima de estar presente al inicio del debate, y menos aún tal circunstancia puede colegirse, del plazo fijado en el certificado médico acompañado –quince días–, ni de su concreto pedido de suspensión realizado con el asesoramiento de su letrada defensora.

Respecto de la alegada frustración del debate anterior, advierto que se planteó un pedido de recusación que fuera resuelto por el Juez, rechazándolo aunque excusándose de seguir interviniendo, siendo que dicha resolución, se encuentra firme.

Finalmente, y en relación a la recepción de la prueba del debate, como si fuera de instrucción suplementaria o como un anticipo extraordinario de prueba, en los términos del art. 274 del C.P.P. y luego la incorporación por lectura al debate, sostengo que tal solicitud, es improcedente dado que desnaturaliza tanto la esencia del proceso oral, como conculca los derechos de defensa de la coimputada.

En consecuencia, suspéndese el debate ordenado en la causa y en cuanto a su fijación estése a lo que surja del informe médico que realizará la Asesoría Pericial. Notifíquese a las partes”.

Deja un comentario

LA REALIDAD SUPERA LA FICCION, UNA VEZ MAS

En la Unidad Penitenciaria de Azul se golpearon entre policías para ocultar agresiones que había sufrido una interna. La recordada Correccional de Mujeres que lanzo a la fama a Edda Bustamante es una tira cómica al lado de esto.

El grave suceso se remonta a febrero de 2007, y por causas que hacen al sistema judicial, el debate oral y público se fue dilatando hasta estos días. Más precisamente el caso seguirá indefinido, porque el juez Carlos Pocorena debió posponer también la audiencia fijada para ayer, a partir del “llamativo” parte médico de una de las imputadas que daba cuenta de su imposibilidad de participar del juicio y, así, pedir la suspensión del proceso hasta nuevo aviso.

Se denuncia a cuatro guardiacárceles de la mencionada unidad penitenciaria, quienes -según consta en la acusación- pergeñaron una coartada para tapar un grave suceso ocurrido con una interna.

Se habla que las mujeres del servicio penitenciario golpearon a una detenida y luego, frente al cuadro de situación, agredieron a dos guardiacárceles para fingir una pelea con la interna y adelantar una denuncia sobre el ficticio episodio. Todo quedó desmantelado con la denuncia de la presa como de las guardiacérceles agredidas que se arrepintieron de lo que primeramente habían expuesto. Una sórdida historia que alude a vejaciones, violaciones y corrupción dentro del sistema penitenciario.

LA HISTORIA

La historia se remonta al 28 de febrero de 2007, y según la acusación del ministerio público aproximadamente a las 11.30 la interna Claudia Aguirre, tras un presunto incidente fue trasladada a una celda del sector de admisión, donde una de las empleadas del servicio penitenciario cometió vejaciones contra la humanidad de la detenida, aplicándole golpes en distintas partes del cuerpo mientras la presa se encontraba tirada en el piso.

Según los dichos de la detenida, en el patio, también estaba presente personal penitenciario masculino, presencia que no está contemplado dentro del pabellón de mujeres.

Para la fiscal interviniente, también se da por acreditado, que tras aquel incidente, dos oficiales de guardia del mismo servicio penitenciario agredieron físicamente a sus compañeras de trabajo Rosa Edith Alonso y María Eugenia Cervino, provocando lesiones. Agresiones éstas causadas con el fin de colocar a Cervino y Alonso en estado de víctimas por parte de la interna, a quien el personal del penal había golpeado previamente pretendiendo así -denuncia de por medio- ocultar el ilícito que habían cometido.

A la vez, la acusación también le llega a la que en esos momentos ocupaba el cargo de Subjefa de la Unidad penitenciaria, dado que no obstante tomar conocimiento de la golpiza sufrida por la interna como así también del posterior intento de ocultar tal acontecimiento, omitió ilegalmente denunciarlo ante las autoridades correspondientes, incumpliendo así con un acto propio de su función.

Por los hechos descriptos, la acusación a cargo de la fiscal Neli Edith Rosas, caratuló los hechos como “Gallegara Paola Natalia- Newbery María José- Marianache Fabiana- Fernández Estefanía, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público. Encubrimiento, lesiones leves. Severidades, vejaciones y/o apremios ilegales, Azul”.

La postergación

Sobre la postergación del debate de ayer, evidentes gestos de fastidio y enfado de parte de integrantes de la APDH de Azul, abogados, testigos varios, entre ellas las guardiacárceles que denunciaron lo padecido y que allí a la fecha siguen trabajando bajo la desconfiada mirada de sus pares por considerarlas “traidoras” a los intereses de actores penitenciarios que flaco favor le hacen al sistema de seguridad en su conjunto.

Las nuevas razones de la dilación, ahora devino cuando el juez Pocorena se notificó sobre la situación de una de coimputadas, María José Newbery, quien solicitó la suspensión del debate a primera hora, acompañando un certificado médico donde consta una operación quirúrgica y la imposibilidad de movilizarse por el plazo de 15 días.

Según se informó desde el juzgado, se consultó telefónicamente el destacamento policial de Sierra Chica, localidad donde vive la imputada, y allí se respondió que no se cuenta con médico, mientras que la Asesoría Pericial de Azul no pudo tampoco corroborar la circunstancia.

Además hubo un pedido del particular damnificado que fue rechazado, dado que desnaturaliza el proceso.

La resolución judicial textualmente rezó: “Téngase presente lo informado por Licenciado Gabriel Silveri, Jefe Interino a cargo de la Asesoría Pericial de Azul, a fs. 1013, de las presentes actuaciones.

En cuanto a lo solicitado por el particular damnificado, destaco que en el caso no procede la aplicación del art. 345 del C.P.P., que invoca dado que en ningún momento la coimputada María José Newbery, ha solicitado se la exima de estar presente al inicio del debate, y menos aún tal circunstancia puede colegirse, del plazo fijado en el certificado médico acompañado –quince días–, ni de su concreto pedido de suspensión realizado con el asesoramiento de su letrada defensora.

Respecto de la alegada frustración del debate anterior, advierto que se planteó un pedido de recusación que fuera resuelto por el Juez, rechazándolo aunque excusándose de seguir interviniendo, siendo que dicha resolución, se encuentra firme.

Finalmente, y en relación a la recepción de la prueba del debate, como si fuera de instrucción suplementaria o como un anticipo extraordinario de prueba, en los términos del art. 274 del C.P.P. y luego la incorporación por lectura al debate, sostengo que tal solicitud, es improcedente dado que desnaturaliza tanto la esencia del proceso oral, como conculca los derechos de defensa de la coimputada.

En consecuencia, suspéndese el debate ordenado en la causa y en cuanto a su fijación estése a lo que surja del informe médico que realizará la Asesoría Pericial. Notifíquese a las partes”.

Deja un comentario

Top